¿Comprar ahora y esperar un rebote rápido?

Opiniones

Si bien el Gobierno logró reestructurar exitosamente la deuda soberana, luego complicó a las empresas limitando su acceso al mercado cambiario para pagar sus deudas con vencimientos próximos. Varias de ellas perdieron otra vez la mitad de su valor en apenas dos meses. ¿Conviene comprar y esperar rebote rápido?

El mercado argentino está en pánico. Varias empresas perdieron (nuevamente) la mitad de su valor en menos de dos meses. Si bien el Gobierno logró reestructurar exitosamente la deuda soberana, luego complicó a las empresas limitando su acceso al mercado cambiario para pagar sus deudas con vencimientos próximos. La lista de medidas que dañaron la confianza del mercado es larga.

Ahora bien, los precios podrían haber reaccionado exageradamente y experimentar una recuperación rápida para nivelarse con la realidad. Vamos a los datos para ver qué pasó históricamente en casos de pánico.

El pánico o sobreventa se puede medir con el índice de fuerza relativa, también llamado RSI por sus siglas en inglés (Relative Strength Index). Este indicador, que oscila entre 0 y 100 puntos, toma datos de precios de los últimos 14 días para calcular si una acción está sobrevendida o sobre comprada.

Cuando da por debajo de 20 puntos se interpreta como sobreventa. En este caso la acción cayó de forma demasiado abrupta y es candidata a un rebote. Por el contrario, cuando da por encima de 80 sugiere sobrecompra.

Vamos a analizar los bancos por ser más volátiles. Los precios y retornos son en dólares y las series de precios corren desde que cotizan en Nueva York. Hoy los RSI son los siguientes:

BMA = 18,7

GGAL = 16,9

BBAR = 20,4

SUPV = 23,6

La estrategia consiste en comprar estas acciones cuando su RSI perfora los 20 puntos y vender una vez que el RSI llega a los 40 puntos. De esta forma estaríamos captando el potencial rebote rápido, que bien podría ser transitorio.

La serie de precios se toma desde que cada banco comenzó a cotizar en Nueva York, de esta forma busco la mayor cantidad de datos posibles. BBAR cotiza desde 1993, GGAL desde 2000, BMA desde 2006 y Supervielle desde 2016.

El resultado luce alentador. Sin contar el momento actual, esta situación se dio en 29 casos. El 76% de las veces terminó en una ganancia, el 24% restante en pérdidas. La ganancia máxima fue de 56,8% y la pérdida máxima al cierre de la operación fue de 14,7%. No obstante, en el medio de la estrategia se llegó a perder hasta 29,5% en el peor caso.

El resultado es una ganancia promedio de 10,5% en dólares con una desviación estándar de 16% y un tiempo promedio de 16 días hasta cerrar la operación. El trade más corto duró 4 días y el más largo 35 días.

Siempre que los bancos llegaron a RSI de 20 fue en momentos de crisis, con similar incertidumbre que la actual sobre el futuro del país.

La estrategia tiene sus riesgos expresados en la volatilidad del resultado y las pérdidas máximas. Hay que tenerlos en cuenta. Habiendo dicho esto, el mercado está en pánico y la historia nos dice que desde estos niveles las probabilidades se inclinan por un rebote rápido, que puede o no ser transitorio.

(*) Estratega en Grupo Cohen

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario