Opiniones

Para inversores: cómo proteger los ahorros de un eventual corralito y pesificación

En momentos de mayor incertidumbre y crisis, siempre hay argentinos dispuestos a realizar inversiones fuera del territorio nacional. Pese a que está instalada la creencia de que no es una operación sencilla, invertir en el exterior es más fácil de lo que se cree, e incluso no siempre hace falta sacar el dinero del país.

La economía argentina históricamente opera con importantes niveles de dolarización y, si bien este fenómeno tiene bases estructurales, se acentúa en momentos de mayor incertidumbre y crisis como el actual. Es por esto, que siempre hay argentinos dispuestos a realizar inversiones fuera del territorio nacional, y pese a que está instalada la creencia de que no es una operación sencilla, invertir en el exterior es más fácil de lo que se cree, e incluso no siempre hace falta sacar el dinero del país.

En este sentido, existen alternativas para invertir en el exterior que resultan, en este contexto, una opción más que interesante para todos aquellos que deseen escapar al riesgo argentino.

Fondos Comunes de Inversión (FCI)

Como su nombre lo indica, son instrumentos que se constituyen por el aporte de personas con los mismos objetivos de rentabilidad y riesgo. Dichos aportes son administrados por un profesional de finanzas de acuerdo con un reglamento de gestión. En este sentido, lisa y llanamente, no son otra cosa que “fondos de dinero” de personas y entidades, destinados a invertir en determinados activos y cuya rentabilidad se divide proporcional a los aportes de cada uno, conocidos como “cuotapartes”.

La principal ventaja de este instrumento hoy es que existen fondos locales que invierten en activos del exterior, con liquidez de 48 a 72 horas y cuya inversión de puede suscribir tanto en pesos como en dólares, sin requerir realizar ningún tipo de gestión afuera del país.

Los más rentables del año

Si bien la rentabilidad está asociada al riesgo que uno asume, en el caso particular de los FCI que invierten en el exterior, claramente, han proporcionado grandes rendimientos no por el riesgo en sí sino por estar posicionados en activos valuados en moneda extranjera. Tal es el caso de Compass Crecimiento II, que invierte en acciones de compañías de América Latina, que en 2019 lleva un rendimiento acumulado de +107,68% en pesos. Lo sigue de cerca otro fondo de la misma administradora, Compass Renta Fija que, como su nombre lo indica, invierte en bonos de América Latina y en menor medida de otros mercados, alcanzando un rendimiento +105,67% para el mismo periodo. Y, en tercer lugar, se encuentra Axis Argentina Local Markets, un fondo que invierte parte en bonos del tesoro norteamericano (treasury bill) con un sistema de trading (compra-venta) automatizado a través de la aplicación de un algoritmo, el cual arroja una ganancia de +101,97% en lo que va del año.

Para los que deseen suscribir en moneda dura y dolarizar el rendimiento, los más rentables en 2019 han resultado Galileo Event Driven con una ganancia de 6,5% y Frankin Templeton SBS Latam Fixed Income, en 6,44% en dólares.

Mirar desde afuera el corralito y la pesificación

El carácter cíclico de la economía argentina y, la inestabilidad macroeconómica condujo a una tendencia a la dolarización y formación de activos externos. En este sentido, a medida que crece la deuda externa y se visualiza un problema futuro para su repago, revive con fuerza en los ahorristas el temor de lo ocurrido tras la crisis del 2001. No obstante, muchos desconocen que la Bolsa es el ámbito más seguro para protegerse de un eventual “corralito” y “pesificación”, ya que los activos no son depósitos sino valores negociables bajo titularidad del inversor, y como tal, se pueden transferir a cualquier parte del mundo rellenando un simple formulario de “transferencia de títulos” en la sociedad de bolsa donde uno opere.

A su vez, el ahorrista argentino puede ignorar que desde su cuenta de inversión local también puede invertir en Fondos Comunes de Inversión del exterior. Estos, a diferencia de los anteriormente mencionados, cuentan con la seguridad jurídica extranjera. Dicho de otro modo, no son afectados por los cambios y/o adecuaciones de la legislación local. Para posicionarse en esta clase de activos no hace falta contar con cuenta bancaria en el exterior, pero si se requiere de “dólares cable”, denominados así por obtenerse a través de la compra local de bonos y/o acciones y venta de estos en el exterior, operación conocida como “Contado con Liquidación”.

El inversor simplemente debe solicitar esta operación a su sociedad de bolsa, y esta realiza toda la gestión –de punta a punta– con los brókeres internacionales.

Finalmente, la transacción que se hace en el exterior deja los activos del inversor afuera del país en la cuenta custodia que tiene la sociedad de bolsa en un Depositario Central Internacional de Valores –ICSD por sus siglas en inglés– como Euroclear o Fedwire.

Esta operación, quizás poco conocida pero sumamente sencilla, es legal, transparente y segura, y como tal, también es registrada en Caja de Valores, la entidad encargada de custodiar los títulos y valores negociables en Argentina, razón por la cual el inversor podrá visualizar el estado de su inversión diariamente en su cuenta local.

Costos para tener en cuenta:

- Una cuenta de inversión local en la mayoría de las sociedades de bolsa no tiene costo de apertura ni de mantenimiento.

- Suscribir y rescatar un Fondo Común de Inversión local que invierta en el exterior no tiene costo. No obstante, el fee de administración varía entre 1 y 2 % anual.

- Suscribir y rescatar Fondos Comunes de Inversión del exterior, tiene un costo de u$s 30 que cobra Caja de Valores y se descuentan del capital inicial. No obstante, el fee de administración de estos es similar al de los fondos locales.

- Adquirir el “dólar cable” producto de las restricciones cambiarias actualmente se encuentra alrededor de $68 pesos.

(*) Presidente del Centro Latinoamericano de Inversiones (CELAI). Director de Morales Inversiones. Autor del libro Análisis fundamental: estrategias para invertir en el mercado argentino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario