Política

Pichetto: "No todo está perdido, vamos a dar pelea"

El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, confirmó que Mauricio Macri se comunicará con todos los candidatos de la oposición.

“Esto no terminó, esto ha sido una elección primaria, indudablemente el Frente con Todos tiene un resultado importante, pero Argentina necesita ratificar el proceso electoral y la elección importante es en octubre, dijo el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto para luego agregar: “Estamos convencidos de que hay que hacer un gran esfuerzo para recuperar el espacio electoral y dar pelea”.

El equipo del presidente Mauricio Macri se encuentra deliberando puertas adentro. Recién al mediodía Pichetto admitió en on lo que se escuchaba en off, que “no todo está perdido”.

PICHETTO.mp4

También informó que el presidente Macri se comunicará con todos los candidatos electos en lo que califico “un llamado protocolar”, y que el diálogo apunta a “trasmitirles su responsabilidad y su mesura en orden con el proceso electoral”. El candidato a vicepresidente ratificó que las elecciones primarias “no son las definitivas y que la elección es en octubre” al tiempo que ratificó que “darán pelea”.

“La sociedad está diciendo algo con su voto y esto lo tenemos que analizar”, dijo Pichetto en un dialogo con la sala de periodistas de la Casa Rosada. La decisión del pueblo argentino ha tenido un impacto “altamente negativo en términos de credibilidad, de caída de los valores de las acciones, estos son datos es imprescindible analizar porque también implica un acto de responsabilidad de aquí a diciembre por parte del gobierno y por parte del espectro político”, explicó el senador. De esta manera continuó con el pensamiento manifestado por Macri el domingo por la noche cuando señaló que la inestabilidad de los mercados era responsabilidad también de la oposición.

Ante la pregunta sobre si preocupa la gobernabilidad la respuesta fue contundente: “No. Lo que preocupa es la pérdida de credibilidad del pueblo argentino, lo que preocupa es lo que se está viviendo en términos económicos, el viernes los valores de las empresas después del resultado del domingo han bajado el 40% “, explicó el senador.

Respecto a las posibilidades que pueda tener el oficialismo en octubre Pichetto señaló: “Yo tengo suma confianza que en octubre habrá un proceso de revisión del voto castigo y tenemos que tener la fortaleza y entereza de trabajar con convicción y prepararnos para octubre”.

Descartó de plano que se esté pensando en un proceso de transición: “Es un llamado formal tampoco acá se emprendió ningún proceso de transición, no estamos ante un resultado definitivo, ese resultado se dará en octubre”.

Volviendo de esta manera a reiterar que “la elección definitiva es en octubre”. En otro momento, el senador sostuvo que “la clase media ha reclamado con el voto” de donde se puede especular que el gobierno tendera a pensar en medidas para aliviar la situación de este sector.

Desconfianza

Mientras tanto, los mercados reaccionan con furia. Las cotizaciones de los papeles argentinos en Wall Street registran caídas de hasta 60%, en un derrumbe que tiene pocos antecedentes, según fuentes del mercado neoyorkino. En tal sentido, los inversores en títulos argentinos (los que, lamentablemente para ellos quedaron atrapados) reclaman señales urgentes para llevar calma a los mercados.

Desde Nueva York se considera necesario un entendimiento entre la administración oficial y el Frente de Todos para asegurar una transición ordenada. Piensan en un proceso semejante al que caracterizó al traspaso del gobierno de Fernando Henrique (de centro) a Cardozo a Lula Da Silva (de izquierda) en el que ambos mandatarios acordaron cuestiones mínimas sobre la deuda externa de Brasil que sirvió para contener la fuga de capitales de este país.

CUADRO NOTA PICHETTO.jpg

Hasta el momento esta posibilidad parece descartada. Es más el propio Macri convocó a la oposición a actuar con “responsabilidad” para no generar inestabilidad en los mercados.

Desde el Frente de Todos dicen lo mismo, pero en sentido contrario, es decir que la transición es responsabilidad del Gobierno de Cambiemos.

Es más, según allegados al entorno presidencial, perciben que la intención es “dar pelea”. Es que están convencidos de que el peronismo busca que el gobierno no termine su mandato. “Como siempre ocurrió con los gobiernos no peronistas”, en un análisis que parece olvidar que el voto ciudadano mostro un importante rechazo a Macri.

Por esta razón pensar en un mínimo entendimiento tiene como presupuesto que el Gobierno se siente a negociar con el peronismo, algo que todavía no se observa.

Analistas sostienen que para el Frente de Todos sería conveniente que Macri realice el “trabajo sucio”, como dejar que el dólar suba, para asumir la próxima administración, según ellos esperan, en las mejores condiciones.

Claro está que esto tiene un límite, porque tampoco sería una buena salida para el próximo gobierno (del color que fuera) que iniciara su mandato sin reservas y en un contexto de precios desenfrenados. Tal vez, parafraseando a José Luis Borges, en el espanto, y no en el amor, pueda haber un punto de encuentro.

Mientras tanto, el dólar sigue en la City un derrotero tanto alcista como volátil. Cabe recordar que, según la norma cambiaria, arriba de $51,50 el Banco Central tiene facultades para intervenir con al menos 250 millones de dólares. Esta cifra equivale a cerca de 1% de la base monetaria, de donde la autoridad monetaria tiene posibilidades de secar la plaza aún más de lo que está ahora.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario