Aislado, Barrionuevo apuntó contra Macri y Cristina

Política

Rodeado de sus leales y sin la compañía política que solía exhibir, el gastronómico Luis Barrionuevo encabezó ayer su clásico asado veraniego de todos los años en Mar del Plata y aprovechó para mascullar bronca contra el Gobierno, en particular hacia Cristina de Kirchner, por la falta de integración de sindicalistas en la estructura del Poder Ejecutivo. El dirigente puso énfasis en la necesidad de recrear la unidad de la CGT con vistas a la renovación de autoridades pautada para agosto próximo.

El mitin se concretó en el hotel Presidente Perón de la Uthgra y representó, como cada año, un acontecimiento por la afluencia de dirigentes sindicales aunque en esta ocasión hubo pocos de primera línea y ninguno del peronismo. Las ausencias más notables quedaron asociadas, entre la dirigencia tradicional, a la apuesta fallida de Barrionuevo por Roberto Lavagna en las últimas elecciones, cuando la inmensa mayoría de gremialistas -más temprano o más tarde- optó por Alberto Fernández. Entre los que acudieron al convite se destacaron el cotitular de la CGT y jefe del gremio de personal de estaciones de servicio, Carlos Acuña, portavoz del sector de Barrionuevo en la central obrera, el judicial Julio Piumato y el núcleo de dirigentes que acompaña al gastronómico desde hace años en la vertiente denominada “Azul y Blanca” de la organización, como Hugo Benítez (textiles y líder de una de las 62 Organizaciones) y Oscar Rojas (maestranza), entre otros. De los gremios del transporte participaron Mario Caligari, número dos de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y Sebastián Maturano, hijo del secretario general de La Fraternidad (maquinistas de trenes), Omar Maturano.

El anfitrión del asado repartió críticas a la gestión presidencial anterior y a la actual: “(Mauricio) Macri ya fue, es un tema terminado, no vuelve más. Si volvieron estos que están ahora, es porque Macri hizo todo mal. El fracaso de Macri ya está escrito y queda en la historia”, le dijo al medio local 0223. Sobre Alberto Fernández, el gastronómico lo acusó de “seguir con el ajuste”. Durante su discurso se ocupó de cuestionar en duros términos la falta de integración de la dirigencia sindical a las líneas del Gabinete nacional. Y apuntó en particular contra la vicepresidenta, Cristina de Kirchner. Además reclamó por la deuda que mantiene el Estado con las obras sociales sindicales y por la vigencia plena de las paritarias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario