"Esto no le conviene a nadie", Alberto Fernández sostiene a los ministros

Política

El Presidente replegó sobre la mesa chica del gabinete, con Cafiero y Guzmán en la Rosada, ante la oferta de renuncias de los ministros que responden a Cristina. Massa juntó a su tropa y por ahora no retira a sus funcionarios del Gobierno. Llamado de la vice al ministro de Economía. Reuniones en el Congreso.

“Esto no le conviene a nadie”. La máxima presidencial sobre la mini crisis interna del Gabinete apaciguó esta noche a los distintos sectores de la coalición de gobierno. Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa se necesitan mutuamente. Tal vez ahora, tras la derrota electoral, más que nunca. Para el peronismo no habrá 14 de noviembre, y menos aún 2023, con los socios electorales enfrentados y en tensión por las sillas del gabinete. El Presidente resolvió sostener a sus ministros y mantener el equilibrio interno en el Frente de Todos.

Resiste así Alberto al pedido de Cristina Kirchner, quien envió un sinfín de señales previas, para modificar el gabinete luego de la derrota electoral del domingo. El Presidente sostendrá a los ministros “albertistas” en sus cargos, al menos por ahora. La Casa Rosada evalúa qué hacer con la puesta a disposición de las renuncias de Eduardo “Wado” De Pedro (Interior), Martín Soria (Justicia), Juan Cabandié (Medio Ambiente), Roberto Salvarezza (Ciencia y Tecnología), Luana Volnovich (PAMI) y Fernanda Raverta. Esta noche, en la mesa chica presidencial, primaba la postura de mantener el staff de gobierno y sostener la unidad de la coalición de gobierno.

En la reunión entre el Presidente y los Ministros que no ofrecieron sus renuncias estaban Santiago Cafiero, Claudio Moroni, Cecilia Todesca, Matías Kulfas, Martín Guzmán, Matías Lammens, Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta y Vilma Ibarra. Los últimos en llegar fueron la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y el canciller Felipe Solá. El Presidente ratificó a los funcionarios en sus cargos, y aseguró que el problema no son los nombres sino el rumbo. Se analizó la posibilidad de “kirchnerizar la gestión” o apostar a un peronismo más amplio con la actual distribución de poder entre el albertismo, el cristinismo y el massismo. Ministros como Zabaleta y Katopodis, incluido el Presidente, vivenciaron en 2017 los efectos del peronismo dividio. Y mantienen la convicción de que la salida del peronismo es colectiva y en unidad.

El martes, Cafiero había confirmado que el Presidente no haría cambios de Gabinete antes de las legislativas del 14 de noviembre y desencadenó una ola de presión interna en el Frente de Todos. El mismo día, Cristina se había reunido por más de tres horas a solas con Alberto en Olivos. La vicepresidente viene enviando señales desde hace mucho tiempo antes de las PASO. Ya durante la gestión de la pandemia apuntó a los “funcionarios y funcionarias que no funcionan”. La doctrina cristinista de renuncia de ministros se desplegó de manera escalonada. Primer fue Alicia Kirchner quien pasó a disponibilidad a su gabinete en Santa Cruz y luego Axel Kicillof hizo lo mismo en la provincia de Buenos Aires. Esperaba un gesto del Presidente para adherir a esa corriente pero no sucedió.

Uno de los principales apuntados en el gabinete de Alberto parecía ser Martín Guzmán. Ayer esa versión se evaporó a partir de un llamado de Cristina al ministro de Economía para desmentir las versiones. Sin embargo, el Instituto Patria apunta a otros funcionarios. Cafiero tiene el blindaje del Presidente pero es cuestionado desde el kirchnerismo y desde el massismo, los principales socios electorales del Frente de Todos. Matías Kulfas, Matías Lammens y Sabrina Frederic también integran ese lote.

En paralelo a la reunión de Alberto en Rosada con su mesa chica de ministros, Sergio Massa se encontraba con Máximo Kirchner en el Congreso. Son los fundadores, aún antes de la proclamación de Alberto a través de Cristina, del Frente de Todos como esquema de reunificación peronista. Intercambiaron visiones y diagnósticos de la derrota puertas adentro, sin estridencias. En medio de la incertidumbre sobre la solidez política de la coalición de gobierno, en la Cámara de Diputados esperaban el ingreso del Presupuesto 2022. Sin tener certezas sobre quién será el Ministro de Economía en los próximos días o cómo quedará estructurado el staff de gobierno.

Más tarde, pasadas las 17:30, Massa analizó la derrota electoral en la sede del Frente Renovador junto a Raúl Pérez, Alexis Guerrera (Transporte), Martín Marinucci (Trenes Argentinos), Claudio Ambrosini (ENACOM), José Ignacio de Mendiguren (BICE) y Malena Galmarini (AYSA). Hasta anoche no se plegaban a la presentación de renuncias masivas realizadas por los ministros y funcionarios de Cristina. Luego de la derrota del domingo, Alberto ratificó a su gabinete desde lo gestual. Se mostró con Cafiero en Casa Rosada y también en Almirante Brown. Ratificó a Guzmán y lo sentó a su lado ayer en la presentación de la ley de hidrocarburos junto a gobernadores. Desde la derrota elect0ral, el Presidente se rodea por su mesa chica. Kulfas, otro cuestionado del kirchnerismo, lo acompañó en los actos de gestión de las últimas 48 horas. Ayer fue la primera vez que se cruzó con Axel Kicillof desde el domingo.

Por la mañana, Kicillof informaba a través de Teresa García que todos los Ministros bonaerenses pusieron a disposición su renuncia. Lo mismo había ocurrido en Santa Cruz en el gabinete de Alicia Kirchner. Con la crisis interna ya detonada, el Presidente juntó a los ministros “albertistas” en Rosada. En el medio, se reunió con Aníbal Fernández que llegó sólo en auto a la sede del Poder Ejecutivo Nacional. Alberto lo recibió a solas. El ex jefe de gabinete le aconsejó que modifique cuanto antes el gabinete nacional. No fue el único interlocutor de Cristina. Eduardo “Wado” De Pedro también medió en la comunicación entre el Presidente, el Patria y la sede del Frente Renovador en Avenida del Libertador.

Una vez que Aníbal Fernández se retiró de la Rosada, Cristina llamó por teléfono desde el Senado a Guzmán para descomprimir la situación y desmentir las versiones sobre la presión de la vice para cambiar el rumbo económico del gobierno y, también, designar un nuevo funcionario en ese cargo. El gabinete del Presidente por ahora sigue igual a pesar de que no había definiciones oficiales sobre el destino que tendrán las renuncias presentadas por el Ministro del Interior, De Pedro, de Justicia, Martín Soria, de Medio Ambiente, Juan Cabandié, de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, Luana Volnovich (PAMI) y Fernanda Raverta (ANSES), entre otros funcionarios

Dejá tu comentario