Apelación y "per saltum" a Corte simultáneos de Bruglia y Bertuzzi para aferrarse a Cámara Federal

Política

Pronóstico reservado para jugada de camaristas: piden que Cámara Contencioso frene que el Senado trate sus pliegos; salto de instancia apurado, antes de due date 4-S.

De forma atípica y simultánea, los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi apelaron el rechazo al amparo que presentaron en la Justicia para quedarse en la Cámara Federal y, a la vez, pidieron que la Corte Suprema intervenga por la vía del “per saltum”. Por un lado, solicitaron que se revoque el fallo de la jueza María Alejandra Biotti en el que buscaba objetar la decisión del Consejo de la Magistratura de que sus traslados sean revisados y deban pasar por el tamiz del Senado para su aval. A última hora también acudieron al máximo Tribunal.

Los camaristas reclamaron que se dicte una medida que impida que sus traslados sean analizados por el Senado, al apelar el fallo de Biotti ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, pero se especulaba con que su suerte sería limitada. Pero la jugada de ir a la Corte fue leída como audaz. Si ambos nombramientos están cuestionados por haber sido realizados a un tribunal estratégico con el auspicio del gobierno de Mauricio Macri sin respetar los procedimientos constitucionales, la expectativa es que su contraataque fuera bien riguroso. Es decir, sin saltear etapa, lo que aparece como una estrategia contradictoria. Sin embargo, sigue una lógica: la Corte puede abrir el recurso por salto de instancia si entiende que existe “gravedad institucional” (como alegan Bruglia y Bertuzzi) y tratarlo, o directamente rechazar el planteo. Esto permitiría continuar jugando en el tablero del amparo ante la Cámara Contencioso y volver a plantear una cuestión federal si cosechan un nuevo revés. Ganarían tiempo en jugar la chance de que la Corte intervenga antes de la fecha del 4 de septiembre, cuando se tiene que llevar a cabo la audiencia pública para los 10 jueces que deben revalidar ante el Senado sus traslados. La duda ayer era si habían recibido algún guiño desde determinadas vocalías para acudir por esa vía. De otra forma consolidarían un mal pronóstico.

Los camaristas denunciaron “un avasallamiento de gravedad institucional”, en su apelación que recayó en la Sala V de la Cámara. “Hoy la embestida inconstitucional contra las garantías de estabilidad e inamovilidad de los jueces la padecemos nosotros, mañana puede ser el turno de la jueza preopinante (por Biotti) y pasado, quién sabe”, sostuvo la presentación redactada por el abogado Alejandro Carrió. En el escrito se advierte que “la sola circunstancia de que el Consejo de la Magistratura, el Poder Ejecutivo y el Senado de la Nación den inicio a un procedimiento que implica cuestionar la inamovilidad y estabilidad de jueces federales en sus cargos mediante mecanismos que no se encuentran expresamente previstos en la Constitución Nacional importa un avasallamiento de extrema gravedad institucional que pone en jaque al sistema republicano de Gobierno”.

Para los jueces trasladados se “está vulnerando actual y concretamente -no potencial ni conjeturalmente- las garantías y derechos constitucionales del cual gozamos como suscriptos como magistrados federales”. Bruglia y Bertuzzi cuestionaron el fallo de Biotti, al considerar que la decisión fue “arbitraria” y “sin fundamento”. Ellos insisten en que sus traslados se encuentran firmes: “La jueza de grado omitió expedirse respecto de un argumento trascendental para la resolución de la presente acción de amparo: los efectos de la cosa juzgada administrativa en el caso concreto y la consecuente vulneración de las garantías e inamovilidad de la cual gozamos los suscriptos”, advirtieron.

“Ni el Consejo de la Magistratura, ni el Poder Ejecutivo, ni el Senado de la Nación tienen facultades legales para revisar actos administrativos consentidos y firmes que se encuentran en ejecución y han generado derechos subjetivos a nuestro favor puesto que una conducta de tal naturaleza encierra una inadmisible intromisión de atribuciones”, concluyeron. Puntualmente, se refieren a la Acordada 7 de la Corte Suprema en la que alegan que se encuentra flexibilizado el requisito constitucional del aval del Senado, cuando se trate de traslados de magistrados dentro del fuero federal. En su caso, de jueces de tribunal oral a camaristas. El antecedente que utilizan es en favor del propio Bruglia. No hay antecedente de que la Corte haya habilitado el tratamiento de un recurso por salto de instancia de características similares.

Dejá tu comentario