CGT para por cuarta vez contra Macri y para frenar crisis interna

Política

• LA HUELGA SE HARÁ EL 25 DE SEPTIEMBRE SIN MOVILIZACIÓN
El plenario de la central obrera llamó a una nueva medida de fuerza con marcadas ausencias de opositores hoy liderados por Moyano

La CGT convocó para el 25 de septiembre a un paro nacional contra el Gobierno y, de paso, para diferir la crisis interna que atraviesa. La medida fue dispuesta por un plenario de secretarios generales que se reunió ayer en el barrio de Congreso y que, según los organizadores, congregó a poco más de la mitad de las organizaciones que integran la central. La cuarta huelga de la principal organización sindical en la gestión de Mauricio Macri será sin movilización aunque desde el gremialismo disidente se prevén acciones complementarias para darle volumen callejero a la protesta.

La resolución del paro, que este diario anticipó el lunes, estuvo acompañada de un documento con un sombrío panorama de la actualidad económica y social titulado "Una peligrosa deriva" que puntualiza sobre la "curva descendente" del empleo, una "inflación descontrolada" y duros cuestionamientos al esquema tarifario, la reforma previsional, la política de salud pública y las acciones oficiales contra los gremios. En tanto que faculta a la conducción de la CGT a "llevar adelante las mesas de diálogo que considere conducentes, con todos los actores políticos y sociales necesarios" para discutir los reclamos.

El triunvirato y la "mesa chica" de la central precipitaron la medida de fuerza producto de una doble presión: la más obvia, la ejercida por el agravamiento de la crisis económica durante la deliberación de ayer el dólar subió dos pesos- y la falta de reacción por parte del Ejecutivo. Pero también debieron hacerlo por la radicalización de las posturas de los sindicalistas disidentes, entre los que se cuenta el camionero Hugo Moyano, quien la semana pasada retiró a su gremio del Consejo Directivo de la CGT.

El plenario se desarrolló a puertas cerradas durante la mañana en el teatro Empire del gremio de maquinistas de trenes La Fraternidad, en Congreso. Lo presidió el triunvirato de Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña. El vacío que dejaron los gremios disconformes con la actual jefatura se notó. Los organizadores dijeron haber contabilizado a entre 117 y 129 secretarios generales sobre un total cercano a 224 organizaciones confederadas aunque desde la oposición advirtieron que el número estuvo inflado.



Pero incluso de ser cierto el cómputo, ayer estuvieron ausentes sindicatos de peso como Camioneros, los mecánicos del Smata, todos los integrantes del Movimiento de Acción Sindical (MASA, que nuclea una treintena de sellos), así como la mayoría de los referentes de la Corriente Federal (CFT), de la confederación de la energía (Catheda) y de las 62 Organizaciones que encabeza el rural Ramón Ayala. Y hasta el docente Sergio Romero (UDA), ofuscado con la jefatura por un documento sobre el conflicto universitario para el que no fue consultado.

Del sector disidente, que integran entre otros la Asociación Bancaria, los pilotos de APLA y los gráficos, ayer participaron sólo cuatro dirigentes que habían sido designados un día antes para representar al arco opositor con la lectura de un documento crítico al Gobierno y también a la CGT. Hablaron en su representación Víctor Carricarte, de los empleados de farmacias, y el bancario Eduardo Berrozpe, que terminó trenzado en una discusión con ferroviario Omar Maturano. El maquinista, anfitrión del encuentro, lanzó a su turno un discurso encendido con una defensa de la conducción de la CGT y críticas severas a los opositores internos.

En tanto, hubo presentismo casi total en los espacios que respaldan al triunvirato. Estuvieron los "independientes" de diálogo fluido con el Gobierno como Gerardo Martínez (albañiles, Uocra), Andrés Rodríguez (estatales, UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y también referentes de versiones previas de la CGT como el metalúrgico Antonio Caló (UOM) y el gastronómico Luis Barrionuevo. Caló, de hecho, habló para respaldar el llamado al paro y también a la jefatura de la central.

Dejá tu comentario