Congreso: aislamiento en AMBA, coronavirus y cruces políticos empujan descansos en recintos

Política

La nueva cuarentena pondría paños fríos a pujas varias hasta después del 17 de julio. Planes de trabajo chocan por falta de acuerdos. Legisladores de Juntos por el Cambio en ambas cámaras quieren unirse para forzar sesiones presenciales. Sindicato avala cierre y moldea opiniones.

Oficialistas y opositores coincidieron en las últimas 96 horas. El ambiente de sesiones y comisiones con cuestiones de fondo en el Congreso-no las reuniones informativas, o videoconferencias sin guerras discursivas- podría tener un descanso de al menos 20 días, en línea con el aislamiento estricto que se iniciará mañana en la región del AMBA hasta, por ahora, el 17 de julio próximo.

La actividad más importante que tuvo el Congreso ayer fue una nueva desinfección de todos los edificios del Poder Legislativo. En Diputados se encendió el alerta horas atrás, tras la confirmación de coronavirus positivo del legislador macrista Julio Sahad (ver aparte).

En Diputados hay un problema extra con respecto al trabajo de legisladores, debido a que el protocolo para sesionar de manera virtual se venció el viernes pasado, luego de cambiar los días 30 “de corrido” por los “hábiles” para ganar tiempo, cuestión que no había sido especificada en el texto.

Desde su rincón, el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, intenta mostrar algo de voluntad para avanzar con proyectos de consenso junto a la oposición, como por ejemplo, una moratoria para monotributistas, autónomos y pymes. También apunta a beneficios al sector gastronómico y del turismo ante los pocos movimientos del ministro Matías Lammens.

Massa prometió una videoconferencia con los presidentes de los diferentes bloques con el fin de evaluar la continuidad del protocolo para trabajar en modo virtual, que tuvo algunos problemas. No obstante, la oposición comenzó a desconfiar no sólo del tigrense, sino también del presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner. “Lo venden como un hombre de acuerdos y consenso, de la famosa ‘rosca’, pero lejos está de serlo. De a poco, Diputados comienza a parecerse al Senado”, disparó a Ámbito un legislador top de Juntos por el Cambio.

En la Cámara alta, la voluntad de trabajo o descanso está en manos de su titular, Cristina de Kirchner, y del bloque del Frente de Todos. “Se está viendo, pero casi seguro nada en 15 días”, deslizaron desde el entorno de la presidenta de la Cámara alta a este diario con respecto a la agenda de trabajo.

Las últimas semanas fueron complejas allí, con sesiones que tuvieron temas por fuera del protocolo acordado. A diferencia de Diputados, la Cámara alta acordó debatir en el recinto virtual proyectos relacionados con la pandemia del coronavirus. En la realidad, sólo un puñado de iniciativas avanzaron.

De hecho, en la última sesión, el macrismo acusó a Cristina de Kirchner de apagar los micrófonos y dar por finalizada la sesión sin permitir hablar al jefe del Juntos por el Cambio, el radical Luis Naidenoff, quien luego acusó que el oficialismo no había logrado -se dio como aprobado y por mayoría simple, al tratarse de un proyecto de ley común- los dos tercios necesarios para crear una bicameral que investigará -el reglamento habla de dos tercios- el endeudamiento de Vicentin sólo durante los cuatro años de la gestión de Mauricio Macri.

Muchos de los proyectos avalados allí por el kirchnerismo no avanzaron en Diputados, donde el oficialismo necesita de aliados circunstanciales para dar luz verde. De allí en la diferencia de velocidad que se da en la Cámara alta con respecto a la baja, y las diferencias que de manera muy sutil deslizan legisladores del Frente de Todos con respecto a la agenda del Senado, que ayuda a la oposición a blindarse de cara a un pedido para todo el Congreso: el regreso de sesiones presenciales.

Como si fuera poco, apareció el gremio APL para rechazar este punto y direccionó la mira hacia legisladores macristas, como por ejemplo, el diputado Fernando Iglesias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario