13 de junio 2005 - 00:00

Conurbano: analizan crear 10 municipios

Conurbano: analizan crear 10 municipios
Vasto y superpoblado, el conurbano bonaerense podría ingresar en un proceso de desmenuzamiento. En los próximos días, en la Legislatura provincial se presentará un paquete de proyectos para crear al menos diez municipios nuevos a partir de la división de los distritos más populosos.

El viernes pasado, movimientos pro autonomía de Buenos Aires acordaron apurar los intentos secesionista que sólo estaban en proceso de gestación. Ahora, con respaldo legislativo, se volcarán en papel como parte de una avanzada más pretenciosa.

Lomas de Zamora, búnker político de Eduardo Duhalde, es uno de los municipios donde los planes de división son más explosivos: la idea es partir en cuatro Lomas y crear los municipios de Banfield, de Temperley -o de «La Franja»- y el denominado Cuartel Noveno.

Cerca toma fuerza otra secesión. En Almirante Brown, tres localidades -Glew, Longchamps y Ministro Rivadavia- aspiran a debutar como espacio autónomo. Ya tienen nombre registrado: Municipio de los Altos del Sur y proyecto en el Parlamento bonaerense, rubricado por el diputado Daniel Filloy.

Hasta ahora, la embestida suma además un intento de Hudson -que depende de Berazategui- y un movimiento con base en Gerli, ciudad que se extiende, desgajada, entre los distritos de Lanús y de Avellaneda.

• Rupturistas

En la otra punta del conurbano, florecen divisionismos en Merlo y Pilar. En este último, la avanzada rupturista se promueve desde Derqui mientras que en el distrito que conduce Raúl Othacehé se gestan dos divisiones: por un lado, Pontevedra y Libertad, y por el otro, Mariano Acosta.

La lista se completa con Moreno: allí, Paso del Rey pretende su autonomía y tiene redactado un texto que lleva la firma del diputado peronista
Juan Zitti.

El viernes pasado, referentes de cada uno de esos grupos definieron dar un paso más. En 10 o 15 días tendrán completada la redacción de los proyectos y, a más tardar, según informaron a este diario, en un mes presentarán una avalancha de pedidos en la Legislatura provincial.

La política, que siempre mete la cola, no es ajena a esas maniobras. El gobierno de
Néstor Kirchner mira pasivamente: no empuja, pero deja hacer. La administración de Felipe Solá es, en cambio, mucho más activa frente a las aventuras autonomistas.

Hubo, incluso, contactos entre los impulsores de las divisiones y el subsecretario de Asuntos Municipales,
Juan Felipe Rodríguez Laguens, mano derecha del ministro de Gobierno, Florencio Randazzo.

La historia enseña; o, al menos, ofrece ideas.

En 1994, como jefe todopoderoso del PJ bonaerense, Duhalde tenía
dos manchas en el mapa del conurbano que quería dominar de punta a punta. En Morón y General Sarmiento gobernaban Juan Carlos Rousselot y Luis Ortega, estrechamente ligados a Carlos Menem.

• Festejo

Por aquellos días, el entonces gobernador hizo propio el lema divide y conquistarás: partió en tres cada uno de los distritos, y en las elecciones de 1995 se permitió festejar porque en cinco de los seis nuevos municipios ganaron candidatos del duhaldismo.

General Sarmiento -con casi un millón de habitantes- desapareció como unidad para convertirse en San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas. Y Morón -donde Duhalde, al menos en las urnas, no pudo con Rousselot, que cayó años después cedió parte del territorio a Ituzaingó y Hurlingham.

¿Usarán Kirchner y Solá la misma estrategia con Lomas de Zamora?
 

Por lo pronto, diputados bonaerenses pondrán -varios ya lo hicieron- su firma en favor de las divisiones. En rigor, se pliegan a tendencias arraigadas que no se agotan al conurbano. De hecho, el interior de la provincia ofrece hechos paradigmáticos.

Tres casos para citar: en Quequén (Necochea), Darregueira (Puán) y Huanguelén (repartido en tres distritos) hubo plebiscitos en los que los habitantes votaron abrumadoramente a favor de la autonomía. En esa experiencia,
el Sí a la división superó 90%.

En Quequén, por caso, el primer intento autonomista se remonta a 1932. La ciudad Huanguelén -que con fronteras virtuales está dividida entre Coronel Suárez, Guaminí, Lamadrid y Daireaux- tambiénmuestra una larga tradiciónautonomista.

Otros pudieron avanzar más. Lezama, que depende de Chascomús, logró que el Concejo Deliberante del distrito empiece a
discutir los futuros límites de la división. En noviembre de este año estarían definidos con lo que luego se avanzaría en la partición legal.

En tanto, las localidades de Norberto de la Riestra, Pedregales y La Ernestina realizaron un informe de factibilidad para aislarse de 25 de Mayo, y 30 de Agosto (en Trenque Lauquen) tiene su proyecto terminado, con la firma del diputado
Jorge Rubén (PJ).

Otros movimientos están en desarrollo. Santa Clara del Mar quiere independizarse de Mar Chiquita, Lenadro Alem para separarse de Vedia ( partido de Alem) y empezó a tomar cuerpo la intentona de Mayor Buratovich y Pedro Luro para no aislarse de Villarino.

Así y todo, hay territorios que sobreviven. No hay, todavía, ningún armado sólido para desmenuzar el mayor distrito del país: La Matanza, que con su millón y medio de habitantes es, en términos de población, la «sexta» provincia argentina.

Duhalde lo planeó cuando, a fines de los '90, había perdido el control del planeta La Matanza, controlado por
Alberto Pierri. Pero luego lo recuperó de la mano de Alberto Balestrini y nunca más: su idea de fragmentar en cuatro o cinco esa inmensidad entró en un sueño profundo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar