Correo Argentino: Boquin ratificó presiones y dice que se "siente perseguida"

Política

La fiscal fue convocada por la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal, que la invitó a "expresarse sobre las denuncias de persecución", en el marco de la causa de Correo Argentino.

La fiscal Gabriela Boquin indicó este miércoles ante el Congreso que "se siente perseguida" y contó que cuando asumió en la causa Correo Argentino violentaron su auto en la puerta de su casa y se llevaron papeles de su trabajo, en el marco de la citación para que explique las presiones que recibió desde que se opuso al acuerdo entre el Correo Argentino y el gobierno de Mauricio Macri.

“Apenas asumí en la causa Correo entraron a mi auto en la puerta de mi casa. Lo violentaron y revisaron y se llevaron papeles. Está filmado y hasta se ve que se ponen guantes para revisar los papeles. Hay una denuncia abierta en la fiscalía de Campagnoli”, relató en la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal, en el marco el pedido de juicio político que los legisladores del Frente de Todos impulsan contra el procurador general interino, Eduardo Casal.

Durante su exposición, la fiscal mantuvo un fuerte cruce con el diputado del PRO, Cristian Ritondo, que la acusó de "perseguir a la familia Macri". “Usted no es perseguida, es persecutora. Usted persiguió a Mauricio Macri y a su familia”, indicó el jefe de la bancada del PRO.

Ante esta acusación, la fiscal respondió: “Usted dijo que yo soy una persecutora de la familia Macri, como dice usted porque yo nunca menciono a la familia Macri (en los dictámenes), menciono al Correo” y agregó: “Esto son resoluciones judiciales. Me preocupa la idea suya de independencia del Poder Judicial, es un poco dudosa”.

Boquin también hizo referencia, en su exposición, al sumario administrativo por supuesto maltrato a empleados que trabajaron con ella en la fiscalía, abierto por el procurador interino Eduardo Casal y expresó que su oficina recibió "coacciones" y distintas presiones por parte de la Procuración.

Gabriela Boquín

“En 23 años de carrera no tuve nunca una denuncia en mi legajo teniendo trabajadores a mi cargo, el único patrimonio que yo tengo es mi honor. Estas difamaciones impactan en mi buen nombre y honor”, indicó la fiscal ante diputados y senadores.

"Me abrieron un sumario para estudiar mis rasgos de personalidad, a ver si era una jefa servera. Esto me pasó por ser mujer. ¿A cuántos hombres le abren un sumario por este tema? Hace 23 años que soy docente en universidades públicas. Nunca tuve una denuncia por maltrato. Ahora soy la empleada loca", describió.

Boquín contó que para la elaboración del sumario, "hubo una elección arbitraria de testigos". "Llamaron a gente de la que yo había pedido el traslado por falta de confianza. Ningún testigo juró decir verdad, a pesar de que eran altos funcionarios, eran secretarios. Cuando yo plantié esto, el procurador Casal dijo que no era grave", señaló.

En este sentido, relató que una de esas testigos es una exempleada de la que pidió el traslado "por falta de confianza". "Descubrí que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli. Y esa documentación que le pasaba, y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli, estaban relacionados con su vinculación en la causa. Luego cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero del Correo Argentino", denunció Boquin.

Además, contó el caso de un segundo trabajador a su cargo, el secretario Gonzalo Rodríguez, que fue "coaccionado" para declarar en su contra. "Él dice en su declarción manipulada que yo no lo dejaba crecer. Escribimos un libro juntos y es el director de la revista que yo dirijo. Esta es nuestra relación, está en el expediente", explicó.

También agregó que ella había pedido el traslado de Rodríguez a pedido suyo, porque el secretario estaba por ser padre en Mar del Plata y que el procurador Eduardo Casal negó ese traslado. "Entonces, yo le pedí (a Rodríguez) que vaya él mismo a la procuración y volvió demudado y me dijo 'para darme el traslado me piden que la denuncie'".

“Esto es todo una farsa”, señaló Boquin y recordó las difamaciones recibidas por diputados nacionales. “(Pablo) Tonelli dijo públicamente que yo decía cualquier cosa en los dictámenes, que no reunía las aptitudes”, dijo.

Además, recordó que el diputado radical Luis Pastori la acusó de “actuar como un elefante en un bazar”. “Decir que no reúno las aptitudes, más que discriminación, son amenazas. Estoy segura que si fuera un hombre, no expresarían estos epítetos”, continuó.

Al tomar la palabra, la senadora de Juntos por el Cambio, Silvia Elías de Pérez, descartó que su sumario se trate de una cuestión de género, al explicar que también se le abrió un sumario a un fiscal. "El tema no pasa por ser mujer o no. Con todas las pruebas que ha recolectado, el comité evaluador ha considerado que ameritaba se le inicie un sumario a Boquín y me pregunto si ella ha recusado al comité", expresó Elías de Pérez.

La fiscal le contestó que en los próximos días va a recusar al Comité Evaluador. “Tengo causales para recusarlo. No tuvieron en cuenta mi defensa y creo que se desempeñaron mal en sus funciones", evaluó.

“Este proceso va avanzando y yo no tengo derecho a defensa. El procurador (Casal) me dice ‘quedese tranquila que usted va a poder ejercer el derecho a defensa’, pero acá hay delitos y no fueron investigados”, continuó Boquin.

"Yo considero que el procurador hoy por hoy me está persiguiendo a mí. Se lo dije a él, se lo puse por escrito", afirmó Boquín durante el intercambio con los diputados y senadores que integran la comisión bicameral.

“Cuando Casal me llamó a mi casa y yo le dije que estaba recibiendo presiones. Me respondió: ‘un fiscal debe tener que saber recibir presiones’ y yo le respondí, ‘sí, pero no de la procuraduría”. “El fiscal durante mucho tiempo no me respondía oficios importantes sobre la gestión”, relató.

"Sé que hay muchos que no me quieren por cómo actué en el caso Correo y en otros casos que no tienen trascendencia mediática. Pero es mi obligación. Un fiscal que no incomoda es un fiscal que no está haciendo bien su trabajo", concluyó la fiscal Boquín.

Para hoy también fue convocada de nuevo la abogada Natalia Salvo, de la Asociación Civil Nace un Derecho, quien en la audiencia pasada fundamentó un pedido de juicio político a Casal en el "doble estándar que daña el Estado de Derecho" del funcionario judicial al comparar el trato que recibió la fiscal Boquin en relación a como se manejó el caso del fiscal Carlos Stornelli, procesado en una causa de espionaje ilegal en la que durante más de medio año se negó a presentarse a declarar.

Para la audiencia virtual también fueron invitados a exponer el presidente de la Asociación Civil Nace un Derecho, Hernán Mirasole, que presentó un pedido de juicio político contra Casal por la supuestamente irregular creación de una secretaría dedicada al análisis de temas vinculados con terrorismo, y Gastón Carrere, presidente de Adejudd, que promueve un juicio político contra el procurador interino por su política de subrogancias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario