Cruces entre Gobierno, campo e industria por la política cambiaria

Política

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, salió a defender la política cambiaria de la Casa Rosada al asegurar que el nivel actual del dólar "es bien competitivo" y cuestionó a los sectores que reclamaron una devaluación.

El mandatario bonaerense calificó como "masoquistas" a aquellos sectores que quieren que el dólar suba por encima de los cuatro pesos, ya que precisó que "es bien competitivo el actual tipo de cambio".

"Cuando las cosas están bien encaminadas hay que perseverar", señaló el mandatario bonaerense en declaraciones radiales, rechazando el pedido que habían realizado las patronales agropecuarias nucleadas en la Mesa de Enlace.

"La gente no quiere que sea siempre un volver a empezar. Yo veo una gran responsabilidad por ofrecer a los sectores productivos y al campo un tipo de cambio competitivo, precios de los combustibles razonables, mercados internacionales que cada vez nos abren más posibilidades", enfatizó.

Por su parte, Eduardo Buzzi reclamó que "alguna vez sería bueno" que la presidenta Cristina Kirchner "reciba al sector agropecuario por más que no le guste el mal aliento que podamos tener" y reiteró la necesidad de "corregir el tipo de cambio".

El ruralista viene reclamando un dólar por arriba de los cuatro pesos para mejorar la competitividad, al igual que su socio de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati.

En declaraciones radiales Buzzi se quejó de la reacción del gobierno, luego de sus declaraciones acerca de que una de las vías para corregir el tipo de cambio retrasado es una suba del dólar.

Tras los reclamos de Buzzi, el ministro de Economía, Amado Boudou, salió a ratificar que el Gobierno de Cristina Kirchner no provocará sobresaltos en el valor del dólar, por lo que el Banco Central seguirá con su política de flotación administrada.

El Gobierno prevé llegar a fin de año con un dólar a 3,95 pesos, tal como está fijado en el Presupuesto 2010 aprobado por e el Congreso.

En medio del debate instalado por la patronales agropecuarias, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx dijo que hubo "una depreciación del dólar en el mundo".

"En Argentina hubo alguna erosión de competitividad, respecto a su situación previa y tomando en cuenta los aumentos de costos", agregó.

En ese marco, sostuvo que "parece que hay que mirar también la productividad que se puede lograr, pero más que todo atender a los mercados de manera consistente".

"Lo importante es que el tipo de cambio sea determinado por dos cosas, la oferta y la demanda del corto plazo, con alguna intervención del gobierno que lo corrija", concluyó.

En tanto, el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio De Mendiguren, aseguró que la central fabril no quiere la devaluación del dólar, pero reclamó con fuerza una solución para la inflación.

"Tenemos que poner la atención y trabajar todos juntos en el tema de la inflación. En los últimos tiempos se han proyectado las cifras de los tres primeros meses al resto del año por eso dan cifras muy altas. La inflación alta es preocupante", advirtió.

Asimismo, aclaró que este problema no se soluciona devaluando y se mostró preocupado porque la inflación "termina erosionando cualquier tipo de recuperación económica", cuando el salario es "clave" para mantener un mercado con crecimiento en el tiempo.

"Primero hay que dar un diagnóstico correcto de la inflación. Tenemos que promover la inversión para combatirla. La economía responde, mirando para adelante hay expectativa", afirmó el industrial en declaraciones radiales.

Dejá tu comentario