"No hay que darle ninguna prioridad a quienes cometieron delitos de lesa humanidad"

Política

En diálogo con Ámbito, el Secretario de Derechos Humanos de la Nación reflexionó sobre el Día de la Memoria, y cuestionó el pedido de prisión domiciliaria de genocidas en el marco de la expansión del coronavirus.

En diciembre, Horacio Pietragalla Corti ingresaba a sus oficinas de la Secretaría de Derechos Humanos en la ex ESMA. La escena no sorprendió a nadie. Ya había ocupado ese cargo en La Cámpora, fue diputado “de las Abuelas de Plaza de Mayo” (como el mismo se presentó al asumir) en dos mandatos, y extitular del Archivo Nacional de la Memoria por un breve período. Su llegada al cargo materializó el regreso de las organizaciones de derechos humanos al Gobierno.

Hijo de Horacio “Chacho” Pietragalla, asesinado por la Triple A en 1975, y de Liliana Corti, asesinada en 1976 por grupos de tareas, “Horacito” (como lo llaman las Abuelas) fue el primer nieto recuperado en protagonizar el anuncio a la prensa desde la sede central el organismo, en 2003.

En diálogo con Ámbito, el funcionario reflexionó sobre la particularidad de este aniversario del último golpe de Estado cívico militar, que encuentra a los argentinos y argentinas en aislamiento obligatorio ante la expansión del coronavirus. Al momento de publicarse esta entrevista, más de 55 genocidas pidieron el beneficio de la prisión domiciliaria ante el riesgo de contraer la pandemia, entre ellos, Miguel Etchecolatz y Alfredo Astiz. “No hay que darle ninguna prioridad a quienes cometieron delitos de lesa humanidad”, remarcó Pietragalla, al tiempo que compartió estrategias para reflexionar en este día pese a la cuarentena. Porque como bien reza la convocatoria oficial: no tendremos marcha, pero sí memoria.

ALBERTO FERNÁNDEZ.jpg
Este año, los organismos de derechos humanos volvieron a pisar la Casa de Gobierno (la última vez que los había recibido Mauricio Macri fue en febrero de 2016, en Olivos).

Este año, los organismos de derechos humanos volvieron a pisar la Casa de Gobierno (la última vez que los había recibido Mauricio Macri fue en febrero de 2016, en Olivos).

Periodista: Nos toca vivir un Día de la Memoria distinto esta vez, ¿qué sensaciones te trae en lo personal?

Horacio Pietragalla: Es una pena que no se pueda hacer la marcha porque es un punto de encuentro histórico. Nunca se había suspendido una marcha y es parte de nuestra tradición, más para los que somos familiares o tenemos un compromiso especial, pero también para toda la sociedad en general. Es parte de un compromiso y la participación siempre es masiva, y si bien es una lástima hay que entender la situación de vulnerabilidad que se puede llegar a vivir con una concurrencia tan masiva. Sería un acto irresponsable llevarla a cabo, y los organismos de derechos humanos tomaron conciencia de esto, por eso decidieron llevar adelante distintas acciones y nosotros acompañaremos esas iniciativas.

P.: ¿Cómo pensar estrategias para conmemorar esta fecha estando separados físicamente?

H. P.: La situación social que hay, en sí misma, une a los argentinos. Por más que estemos separados estamos todos inmersos viviendo lo mismo. La fecha puntualmente es un día de reflexión y la idea es que todos los ciudadanos y ciudadanas que estén en su domicilio puedan interactuar con distintas herramientas. Hay muchas y distintas alternativas comunicacionales para que este 24 de marzo no pase desapercibido y se pueda interactuar con la familia. Va a haber como todos los años un comunicado de los organismos de derechos humanos y se va a transmitir en múltiples plataformas.

P.: Varios condenados por delitos de lesa humanidad pidieron prisión domiciliaria ante el riesgo de contraer coronavirus, ¿cómo te cayó esto?

H. P.: Creo que hay varias situaciones a las que prestar atención. No hay que darle ninguna prioridad a un caso u otro. La Justicia va a tener que analizar cada caso y definir la situación. Pero hoy hay un montón de presos comunes, por llamarlos de alguna manera, que son mayores de 65 y están en factor de riesgo. En mi criterio no creo que deban darle ninguna prioridad a quienes cometieron delitos de lesa humanidad.

P.: ¿Qué representa para vos el regreso de los organismos de derechos humanos a la Casa Rosada?

H. P.: La verdad es que fue una alegría muy grande poder acompañar ese momento y poder ver la cara de las madres y las abuelas por sobre todo. Ellas sufrieron mucho estos últimos cuatro años donde otra vez volvieron a ser maltratadas y la consigna del gobierno anterior fue “el curro de los derechos humanos”. Que ellas vuelvan a tener un lugar ahí en la Rosada con el símbolo de lo que significa que las reciban y que estén, es una alegría. Hay que pensar que hubo madres y abuelas que se murieron en estos últimos cuatro años con la tristeza de tener de vuelta un gobierno que las ninguneaba, las criticaba y no las reconocía. Entonces pata nosotros es primordial reconocer a nuestras madres y abuelas, porque todas nuestras conquistas en materia de derechos humanos no significarían nada si no fuera por ellas.

P.: ¿Con qué Secretaría te encontraste al asumir?

H. P.: Encontramos la Secretaría en un estado calamitoso, con un abandono edilicio, maltrato del personal y abandono de políticas. La política en materia de derechos humanos dio un giro de 180 grados en la gestión macrista. Hubo un retroceso muy grande en todo lo que fueron los crímenes por delitos de lesa humanidad, las causas se empantanaron, se demoraron, los jueces se sintieron habilitados políticamente para no avanzar en esas causas, se desfinanció al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). También hubo un claro favoritismo a los familiares y a los abogados de los genocidas, que fueron llevados a organismos y tribunales internacionales para que puedan presentar denuncias contra el Estado argentino por supuestas violaciones a los derechos humanos que sufrían los condenados. Desde ahí todo fue distinto a las políticas que queremos volver a recuperar después de tantos años de neoliberalismo. Pero lo que más nos llamó la atención fue el vaciamiento en estos últimos cuatro años, pero esto es algo transversal de Cambiemos en todas las áreas y direcciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario