Duda Filmus de acto de cierre junto a Kirchner

Política

«El Presidente lo pidió», confiaba un grupo de kirchneristas anoche a la salida de un acto de campaña de Daniel Filmus, sobre la decisión de que el candidato haga su cierre de ocasión en el Luna Park, mañana a la noche.

Parte de la improvisación de esa movida se discutía en el lugar. Por ejemplo, en principio no irían ni Néstor Kirchner ni Cristina Fernández, aunque advertían que tal vez el Presidente se tentase finalmente de concurrir. «No lo podemos descartar, no es seguro, pero es una posibilidad que el Presidente participe». Pero lo más endeble era el lugar: «No sabemos si lo podemos reservar», admitieron esos voceros que participan del armado de la puesta en escena para el candidato oficialista a jefe de Gobierno. Que en principio no estaría el matrimonio Kirchner en el acto de cierre del ministropostulante forma parte de un cambio de estrategia que comenzó ayer, en momentos en los cuales el oficialismo palpita al ritmo de los encuestadores que le auguran que el candidato está casi empatado en intención de votos con Jorge Telerman. Es decir, que podría, acceder al ballottage con Mauricio Macri.

  • Apatía

    Creen en el entorno del ministro de Educación en esos sondeos, pero saben que aún los vecinos de la Ciudad están alejados de ese pulso y de los comicios por los que demuestran apatía.

    Al menos a la militancia la han convencido que «lo importante de ganar la elección es para el distrito, no para Néstor Kirchner». Raro que acepten así la excusa con un presidente que se ha volcado de lleno a la campaña, junto a la eventualcandidata Cristina y todo el gabinete en su conjunto.

    Pero, hasta anoche al menos (cambian con las horas los planes del oficialismo), el gobierno estaba dispuesto a arriesgar lo que ha conseguido hasta ahora con un candidato de poca expresividad y dotes para la tribuna, que casi no era conocido cuando se lo lanzó a una carrera inimaginable para él.

    Ese riesgo lo correrá mañana, cuando entreguen al ministro-postulante a un acto de cierre, se diría tradicional, con multitudes privadas de la espontaneidad y plazas reservadas en exclusiva para las tribus del oficialismo en la Capital y quizá, claro, para las de otras latitudes. Raro también: ya trastabilló ese tipo de actos con el propio Kirchner en la tribuna, semanas atrás, en la barriada de Villa Lugano, cuando los micros y toda la estructura de los campamentos porteños del kirchnerismo no logró mostrar 5.000 adherentes ante el escenario callejero.

    Más advertidos tal vez, Telerman y Mauricio Macri, rechazaron ese tipo de puestas y optarán por cierres «no tradicionales». Pero el oficialismo hará lo suyo en el Luna Park a las 19, cuando el tránsito -jaqueca diaria de los porteños- se encuentre quizás en el punto menos apto para el estacionamiento de micros y los conductores más sensibles al rechazo de cualquier atascamiento a esa hora.

    Ayer, Kirchner compartió estrado con Filmus, pero esta vez eludió referirse a la contienda porteña.

  • Paciencia

    Por la mañana, el ministro presentó el Plan Digital para el Bicentenario y por la tarde presidió junto con Kirchner la firma de convenios para la restauración edilicia del Hospital de Clínicas, que queda en la Capital Federal.

    No había euforia sino paciencia entre el kirchnerismo porteño que amasa además otra duda: el aluvión de votos que le han prometido vendrá de la mano de Aníbal Ibarra.

    El destituido mandatario, por cierto, no ha sido exhibido en demasía para la ocasión y la posibilidad de un corte de boletas a favor de ese candidato a legislador mortifica al oficialismo, que requiere de décimas para alcanzar o superar a Telerman, aun cuando los sondeos que encargan muestran a Filmus con unos puntos más que el jefe porteño.

    Ibarra salió a pronunciarse en sintonía con los últimos afiches callejeros del oficialismo: «Macri o Filmus». Dijo el destituido mandatario que «Macri repite como un loro la palabra propuesta, pero al día de hoy es funcionario público y no trabaja nunca, es el peor diputado de la Nación y representa a la Ciudad. Es vergonzoso».

    Hoy, el aliado político de Ibarra y candidato a vice de Filmus, Carlos Heller, ofrendará un acto para la fórmula que integra, en el microestadio de Ferro, donde concentrará a empresarios pymes, mientras que Filmus expondrá por la mañana las 10 obras más importantes que piensa realizar si eventualmente es jefe porteño.

    Por su parte, esos aliados extrakirchneristas planifican un cierre por su cuenta, «más propio» ya que tendrán -salvo Heller- papeles protagónicos en el Luna Park.
  • Dejá tu comentario