El sucesor Sancho, un incondicional

Política

El sucesor Sancho, un incondicional Carlos Alberto Sancho asumirá la gobernación de Santa Cruz una vez que la Legislatura provincial acepte formalmente la renuncia de Sergio Acevedo. El actual vicegobernador y titular de la Cámara de Diputados será acompañado por quien ejerce desde el 9 de este mes la vicepresidencia 1a, Judit Selva Forstmann, quien quedará al frente de la vicegobernación.

La fórmula sucesora quedaría definida protocolarmente hoy, cuando el cuerpo se reúna a las 14 para tratar el pedido de renuncia de Acevedo, pero se terminó de delinear hacia el 1 de este mes: Sancho y Forstmann fueron los nombres elegidos por Néstor Kirchner para conducir el destino político de su provincia.

Los «amigos» políticos de Sancho lo llaman «el Pavo». Es un operador inmobiliario de 48 años que montó su propia empresa hace algunos años con un socio y un empleado «de lujo»: el hijo del Presidente, Máximo Kirchner.

Sancho
fue presidente del Concejo Deliberante de Río Gallegos hasta que Kirchner llegó a la presidencia, y entonces su padrino político lo eligió para integrar la fórmula del Ejecutivo provincial junto con Acevedo -quien a poco de asumir como jefe de los espías en la Side debió retornar a la provincia-.

La mayor aspiración política del vicegobernador era convertirse en intendente de Río Gallegos, una pretensión que deberá repensar de cara al nuevo compromiso político que le impuso
Kirchner que, obviamente, supera holgadamente sus aspiraciones iniciales. Durante toda la jornada de ayer estuvo «atornillado» en su despacho esperando concretar el pasaje institucional.

En mayo pasado,
Sancho debió dar marcha atrás en una decisión política que puso en riesgo su relación con Kirchner: había avalado con su firma una resolución que imponía una mejora de $ 1.500 sobre los ingresos de los diputados provinciales. Su «padrino político» había descalificado como «inmoral» un incremento que poco antes habían dispuesto los diputados provinciales de San Juan. Casi en un mensaje premonitorio, Sancho, como presidente de la Cámara, dijo el 9 de diciembre pasado en su balance anual ante el cuerpo que «es digno de destacar el acompañamiento del gobierno nacional en este emprendimiento que es llevar los destinos de Santa Cruz hasta el 10 de diciembre de 2007».

Probablemente, no pudo mensurar Sancho en esa oportunidad hasta dónde llegaría ese « acompañamiento». Acevedo le había retrucado: «lo que merece ser destacado es la actividad legislativa, con todas las imperfecciones propias de la vida humana». ¿A qué « imperfecciones» se refería entonces Acevedo?

El cargo que dejará vacante Sancho será asumido por Forstmann, de 53 años de edad, casada, con dos hijos. La legisladora es museóloga de profesión -cursó estudios en La Plata- y ayer exhibía conocimientos ante una delegación de la UNESCO, que llegó a la provincia para evaluar desde la localidad de Perito Moreno, al noroeste de Santa Cruz, las bondades de las Cuevas de las Manos, declaradas Patrimonio de la Humanidad. A 950 kilómetros de Río Gallegos, Forstmann no imaginó que su futuro político se precipitaría con tanta velocidad. Su agenda inicial marcaba que estaría allí por casi tres jornadas; su ritmo cardíaco le impuso regresar de urgencia a la capital provincial, donde era inminente un encuentro con el presidente Kirchner.

Para muchos,
Forstmann es casi un miembro vitalicio del Legislativo: estuvo diez años ininterrumpidos ocupando una banca (primer mandato 1993-1997, primera reelección 1997-1999, segunda reelección 1999-2003); en 2003 saltó de la vicepresidencia del cuerpo al Ejecutivo, de la mano de su padrino político. Fue cuando en mayo de 2003 Kirchner dejó la gobernación y asumió como presidente. Para terminar el mandato quedaron Héctor Izcazuriaga, ahora jefe de los espías (SIDE), que subió cuando Acevedo pasó a la provincia, y Forstmann, como vicegobernadora. Con la elección de Acevedo, Forstmann volvió a la Cámara.

La «museóloga», para los amigos, fue seguidora del ex gobernador
Arturo Puricelli (del PJ, antecesor de Kirchner) y se incorporó al Frente para la Victoria (FpV) luego de que su partido, el Movimiento Federal Santacruceño (línea interna de Puricelli), fuera absorbido por éste.

Un dato curioso en el haber de
Forstmann: fue profesora en el Sindicato Unidos Petroleros del Estado, que tras la privatización del sector fue reemplazado por los sindicatos del Petróleo y Gas Privado. Un sector clave para la economía de la provincia y desde donde surgieron los activistas que encabezaron en Las Heras el reclamo por Ganancias, que se cobró el primer muerto político del mandato Kirchner en su provincia.

Dejá tu comentario