Espionaje ilegal M: ahora la UBA pidió ser querellante porque también espiaban a docentes y alumnos

Política

El escrito hace referencia al espionaje sobre docentes que desempeñan tareas en el Centro Universitario Devoto, y a documentos que demostrarían la presencia de personas infiltradas por el Servicio Penitenciario Federal en charlas organizadas por la Facultad de Derecho relacionadas con posibles reformas al servicio penitenciario.

La Universidad de Buenos Aires pidió ser querellante e impulsar la causa de espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos, ya que las maniobras también se habrían desplegado sobre docentes, no docentes y alumnos, en el marco de charlas organizadas por la Facultad de Derecho de esa casa de estudios.

La presentación fue efectuada por los letrados representantes de la UBA Pablo Lafuente y Valeria Thus ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, que lleva adelante el caso de espionaje en el que está procesada la cúpula de la AFI macrista, del Servicio Penitenciario Federal y otros acusados de espiar a políticos, organizaciones sociales, sindicalistas y detenidos en unidades carcelarias.

El escrito hace referencia al espionaje sobre docentes que desempeñan tareas en el Centro Universitario Devoto, y a documentos que demostrarían la presencia de personas infiltradas por el Servicio Penitenciario Federal en charlas organizadas por la Facultad de Derecho relacionadas con posibles reformas al servicio penitenciario.

Los letrados citaron una nota publicada en “El Cohete a la Luna” que da cuenta de un procedimiento en la calle Varela 266, sede de la Dirección Principal de Análisis de Información del Servicio Penitenciario Federal en el que se secuestraron pendrives con documentos en los que aparece información de inteligencia con fotos de docentes que dan clases en cárceles federales, entre otros Cristina Caamaño, Diana Cañal, Claudia Neira, David Cohen, así como información del ex director del Programa de Estudios en el SPF UBA XXI Leandro Halperín.

Para la UBA, toda la información recolectada sobre alumnos, docentes, y no docentes de la casa de estudios que se desempeñaban en el Programa UBA XXI “además de encontrarse en una absoluta irregularidad…no provenía de ninguna orden judicial”.

“La misma conclusión es aplicable a las maniobras de infiltración y recolección de información por parte de agentes de inteligencia en las charlas que organizaban en la Facultad de Derecho y que guardaban relación con la reforma penitenciaria”, advirtieron los letrados en la presentación.

El pedido de la UBA apunta a determinar si un grupo de funcionarios públicos del Servicio Penitenciario Federal “ha acordado, coordinado y destinado recursos estatales para la obtención, producción, sistematización y análisis de información sobre docentes, y funcionarios de gestión pertenecientes a la Universidad de Buenos Aires, así también como sus acciones privadas y /o actividades lícitas”.

La UBA adjuntó numerosa documentación relacionada con los hechos y pidió ser tenida como querellante para impulsar la investigación.

En el caso, que se investigó primero en Lomas de Zamora, y pasó luego a los tribunales de Comodoro Py, están procesados el extitular de la AFI Gustavo Arribas, su segunda Silvia Majdalani, exespías, el extitular del SPF Emiliano Blanco, entre otros.

La causa actualmente está a estudio de la Cámara Federal, que debe resolver si confirma o no los procesamientos, aunque antes debe definir sobre una serie de recusaciones contra sus miembros planteadas por varios querellantes.

Temas

Dejá tu comentario