La caja previsional de uniformados financiará la producción de un avión de entrenamiento militar

Política

Este diario accedió al detalle de la operación. La entidad recupera el monto prestado al 4%.

El Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF), la caja previsional de los uniformados otorgará un crédito a la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) para la producción de un avión biplaza de entrenamiento primario destinado a la Fuerza Aérea Argentina. La novedad está en que es la primera vez que el IAF explora el mercado de préstamos con un tomador que es una empresa pública de producción para la Defensa. Los fondos en juego son 2.5 millón de dólares a aplicarse en el relanzamiento del programa de construcción del prototipo del avión entrenador militar IA-100 Malvinas, a cuatro años del primer vuelo de una aeronave similar que no prosperó.

El primer prototipo del IA-100 diseñado y producido en la planta cordobesa voló entre 2014 y 2015. En 2016 el contrato se suspendió y ahora Agustín Rossi junto a Mirta Iriondo, titular de FAdeA con el aval financiero del IAF que preside el exdiputado mendocino Guillermo Carmona, buscan recuperar el proyecto mediante el crédito concedido por la caja previsional militar. En las redes sociales grupos de militares en retiro criticaron la operación y aducen que desnaturaliza el objeto de los préstamos habituales que para la vivienda o personales. La caja de previsión militar informó que el monto del crédito representa sólo el 5 por ciento de las inversiones previstas para este año y que no afecta las operaciones de créditos personales e hipotecarios ni las inversiones en títulos programadas.

Este diario accedió al detalle de la operación crediticia contratada entre el IAF y FAdeA/Ministerio de Defensa. La entidad recupera el monto prestado a una tasa del 4 por ciento anual, significativa rentabilidad si uno considera que en el mundo el guarismo ronda entre el 0.5 y el 2 por ciento anual. FAdeA pagará 12 cuotas consecutivas mensuales con un año de gracia, para el IAF (sus beneficiarios, los retirados y pensionistas) representa una inversión en corto plazo y recuperará el capital más el interés en un lapso de dos años y medio. En caso de que el tomador no pague, el garante es el Ministerio de Defensa que tiene el 99,9 por ciento del paquete accionario de la empresa aeronáutica cordobesa.

La operación de crédito a FAdeA se encuadra en las disposiciones de la Ley 22.919 que regula las inversiones del IAF y fue evaluada y aprobada por el directorio del IAF por unanimidad de los presentes. El nuevo prototipo a financiar por el IAF tiene características distintas del que voló en 2014, cumplirá con el Requerimiento Operativo emitido por la Fuerza Aérea Argentina que incluye un rediseño para llevar el avión de entrenador básico a entrenador primario, con un motor nuevo, Lycomming de 260 HP y con tren de aterrizaje retráctil.

La empresa evalúa que estará en condiciones de hacer el roll out del nuevo IA-100 a fines de 2021 y avanzar en la certificación FAR 23 Acrobático del avión en 2022. El R. O. de la fuerza contempla características y necesidades de potencia, aerodinámica (para maniobras acrobáticas), aviónica, robustez, vuelo nocturno y otras cualidades que lo hacen apto para el entrenamiento primario.

El alto mando aéreo proyecta que sea reemplazo de las aeronaves Tecnam y Grob TP-120 y aseguran que el costo operativo del IA-100 Malvinas es mucho menor por lo que estiman podrán incrementar las horas de vuelo de los aspirantes a piloto militar.

La institución aeronáutica espera el avance del proyecto para decidir un contrato por 25 aeronaves de serie que dotarán la Escuela de Aviación Militar. La rentabilidad de la operación financiera decidida para el programa IA-100 a través del IAF animó a proyectar el mismo modelo para alguna instancia en la producción del jet Pampa III que ya sale en serie pero la jefatura de gabinete no libera los fondos para su continuidad. El proyecto IA-100 permitió a FAdeA trabajar con materiales compuestos, y es una oportunidad para incorporar proveedores nacionales a la cadena de producción en procesos complejos. En una etapa posterior la empresa planea usar esa misma célula y desarrollar un avión de cuatro plazas para misiones de enlace y con inserción en el mercado civil.

Dejá tu comentario