9 de abril 2002 - 00:00

Finalmente, Paulón renunció por teléfono

El aumento en las retenciones a los productos agropecuarios, que rige a partir de hoy, terminó de definir oficialmente la renuncia del secretario de Agricultura, el santafesino Miguel Paulón.

Si bien el argumento público, que fue ratificado por quien fuera hombre de confianza del gobernador Carlos Reutemann, se basa en el rechazo a la suba de los derechos de exportación anunciados el viernes por el Ministerio de Economía -con el que no tenía buena relación-, la verdadera razón se fundamenta en cuestiones personales que el mismo Paulón le manifestó ayer temprano y por teléfono al ministro de la Producción, Ignacio de Mendiguren.

No obstante, Paulón quedará como un secretario que se fue cuando se aumentaron las retenciones luego de haber insistido en varias oportunidades en que no aceptaría el nuevo impuesto a las exportaciones del campo; ayer algunos se preguntaban por qué Paulón no renunció con la imposición de las primeras retenciones casi un mes atrás.

Sin soporte político (Reutemann le habría dicho el jueves que le renuncie a Duhalde «porque él es tu jefe»), debilitado desde su asunción (su nombramiento oficial tardó 70 días) y sin peso en decisiones del área (de hecho, no pudo nombrar a ningún funcionario en Agricultura, sólo llegó con un jefe de Gabinete), Paulón habría ejercido su función con «autismo», según definían funcionarios de otras áreas (Presidencia, Economía y hasta de la gobernación santafesina), a quienes ni siquiera les contestaba los llamados.

Apenas conocida la renuncia de Paulón (quien no privó de «sugerir» aumentos de 20% para los tamberos), se sucedieron los rumores sobre el posible reemplazante aunque no hay definiciones y no las habría hasta fines de semana. «Sólo Duhalde decidirá», se afirmaba ayer, mientras se insistía en que, de ser así, Carlos Brown, hoy diputado y ex ministro de la Producción bonaerense, contaría con alguna chance de integrar el listado final. A dicha lista de postulantes se sumaban Bernardo Cané -permanente candidato en un recambio- y Marcelo Quevedo Carrillo, actual subsecretario de la SAGPyA, vinculado al sector tabacalero y apoyado por el grupo federal de gobernadores. En tanto, el representante de COPAL, Roberto Domenech, virtual segundo de Agricultura, sonaba firme, al menos para una titularidad de «transición». La Coordinadora de Productos Alimenticios (COPAL) intentaría, de esta forma, posicionarse en un ministerio con fuerte presencia industrial. Desde Economía se intuía que podía impulsarse la candidatura de Guillermo Nielsen -de activa participación en los temas del campo, como la «cerealización de los insumos». Mientras en Producción no se conocía candidato aunque un dirigente rural recordó que el ex titular del SENASA, Víctor Machinea, reporta hoy en las filas del ministerio que encabeza De Mendiguren.

El nuevo secretario se enfrentará a una Secretaría de Agricultura desdibujada y con una actividad que resulta poco trascendente ante temas que se definen directamente en el Ministerio de Economía o en Producción, con un SENASA que desde hace años no se verticaliza, con un INTA que no tiene quién lo dirija políticamente desde principios de año.

Dejá tu comentario

Te puede interesar