Forcejeos en el gabinete para seguir si se gana

Política

Confiada en un triunfo sin ballottage, Cristina de Kirchner estudia congelar la transición del cambio de mando y mantener, temporalmente, a más de la mitad de los ministros de su esposo, Néstor Kirchner, incluso al titular de Planificación Federal, Julio De Vido.

«Inicialmente sigue» es la definición, vaga y sugestiva, que sonó en la Casa Rosada respecto del destino de De Vido. Sin embargo, sería una permanencia breve: la candidata retocaría el gabinete en los primeros meses de 2008, acaso en marzo. Entonces habría cambios de fondo en todo el gabinete.

Ese plan no termina de agradar a la senadora. De todos modos, días atrás, Kirchner le confirmó a un grupo de intendentes del conurbano que José López -secretario de Obras Públicas continuará en su cargo. Fue música celestial para los alcaldes: el secretario es quien les agiliza las obras para sus municipios.

Más tormentoso asoma lo de Ricardo Jaime, de Transporte, que pujó infructuosamente para quedarse con una banca de diputado por Córdoba, aventura que se truncó tras el terremoto que desató la ajustada, y cuestionada, elección de gobernador del 2 de setiembre.

Con De Vido y López hay lógicas distintas. Kirchner suele decir que «hacer un buen ministro» demora dos años -ese tiempo, dice, tarda en aprender la mecánica y en adaptarse a su cargo-. Por eso, López sonó como recambio continuista de De Vido, sin estridencias.

  • Cuestión operativa

    En tanto, la permanencia del ministro de Planificación hasta principios de 2008 respondería a una cuestión operativa: para que cierre el ciclo 2007, que fue prolífico en obras públicas y planes.

    Si ese formato perdura, la primera dama iniciaría su potencial mandato con cinco de los once ministros que escoltan a Kirchner. Se afirma que continuarán Alberto Fernández, Jorge Taiana, Alicia Kirchner y Miguel Peirano. A ese pelotón se sumaría De Vido.

    En tanto, en zona de descenso aparecen Ginés González García, Carlos Tomada y Alberto Iribarne. A los dos primeros los esperan bancas en la Legislatura porteña y el Congresonacional, respectivamente.Al ministro de Justicia lo esperarían meses sabáticos. Daniel Filmus debe integrarse al bloque anterior pero la ansiedad del sindicalista oficial Víctor Santa María obliga a abrir un interrogante: Santa María pronostica que la primera dama podría pedirle a Filmus que continúe al frente de Educación en caso de ganar las elecciones.

    No es pasión por las aulas lo que motiva al jefe del gremio de los porteros sino la ilusión de llegar al Senado nacional: quedó como primer senador suplente en la boleta del FpV porteño y si Filmus no asume, la banca en la Cámara alta le quedaría para él. Un sueño de fueros para el polémico gremialista.

    Los habitantes de las dos áreas que refieren a uniformados -Interior y Defensa-están, siguiendo la metáfora futbolística, para jugar la promoción. Aníbal Fernández aparece fuera de Interior pero se prepara para Trabajo y, también, Defensa.
  • Dejá tu comentario