''Fue una equivocación'', reconoció la Presidente

Política

Cristina de Kirchner tuvo el sábado pasado ante la Asamblea Legislativa un gesto de sinceridad pocas veces visto en un miembro de su familia: reconoció que el gobierno cometió un error al intentar sancionar un impuesto dentro de la Ley de Seguridad Vial sin que antes la Cámara de Diputados hubiera intervenido en el asunto. Fue un gesto desconocido en un gobierno que se caracterizó por no dar el brazo a torcer en materia de leyes, ni siquiera cuando estaban mal redactadas. «Le pedí que eliminara aquellos artículos vinculados con la creación de cargas o contribuciones, que por equivocación habíamos introducido en el proyecto que tuviera origen en el Senado, cuando en rigor de verdad corresponde a la Cámara de Diputados ser la iniciadora de todo aquello que implique cargas o contribuciones, de forma de respetar la institucionalidad que significa que esa Cámara sea la que mantenga esa iniciativa. Y esto no es una concesión de esta presidente, sino una prerrogativa que le otorga la Constitución», dijo Cristina de Kirchner en su discurso. Muchos no podían creer lo que escuchaban.

  • Lección

  • Debería aprender el gobierno de reconocimientos de este tipo: el episodio ahora se desactivó y Diputados deberá resolver cómo financia, reintroduciendo ese impuesto, el nuevo plan de tránsito de la Presidente. Ya nadie podrá criticarla por el apuro, aunque persistan las quejas por la creación de un nuevo impuesto. En ese caso Cristina de Kirchner no criticó a la prensa -de hecho el problema en la Ley de Tránsito había sido advertido por este diario-, pero sí lo hizo con relación a la energía, tema en el que no está dispuesta a tolerar análisis contrarios.

    Se quejó la Presidente de quienes «pronostican, pontifican y, por supuesto, terminan generando comentarios, que creo que no hacen bien a los argentinos». Hablaba de analistas en temas energéticos a quienes acusó de no haber solucionado nada cuando estuvieron cerca del gobierno, «Me parece que la diferencia es notable, entre informar, asustar y preocupar. La obligación es la de informar correctamente».

    El ejemplo que eligió fue precisamente el de Bolivia. Se quejó una vez Cristina de Kirchner de la falta de divulgaciónde cables de agencia: «Hay un cable que curiosamente no fue publicado, razón por la cual no pude verlo en letra de molde en ninguna parte, el titular de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos anunciaba que había dado instrucciones a las empresas productoras de gas en Bolivia -tal cual lo había dicho en la reunión de Olivos-para que el mantenimiento de pozos no se hiciera durante la etapa invernal, que es la oportunidad en que normalmente más gas se demanda, tanto en Brasil, como en la Argentina y en Chile, sino que el mantenimiento se hiciera fuera de la temporada crítica, lo cual permitiría aumentar la producción de 39 a 41 o 42 millones. Esto que apareció en cables no apareció publicado en letra de moldes».

  • Defensa

    Fue el ejemplo del día para con la prensa que luego siguió: «Ni una molécula de gas para la Argentina». Esto sí obtuvo una difusa publicación. No sé si será por pautas culturales de que siempre está todo mal, o alguna otra pauta de alguna importante empresa», cerró.

    Más curiosa fue su intervención cuando lanzó una de las defensas más claras a Guillermo Moreno, a quien alabó sin mencionar. Comparóentonces la curiosidad periodística y popular por conocer cuánto gana un funcionario con la información sobre los costos empresarios: «Cuando quieren saber cuánto ganan, por lo general, vienen al Parlamento, para saber cuánto gana un legislador o cuántos asesores tiene», dijo, «Pero también es bueno, por la transparencia del mercado, que los usuarios y los consumidores sepan cómo se componen las distintas cadenas de valor, porque tienen el derecho como usuarios y consumidores de conocer la racionalidad de precios y de lo que se está pagando».

    Martín Lousteau, cerca de ella en un palco bandeja permaneció inmutable ante esa variante de la interna en el gabinete. De hecho hacía tiempo que no escuchaba una defensa tan abierta de la Presidente sobre el polémico secretario de Comercio Interior.
  • Dejá tu comentario