Senado: obtuvo dictamen de comisión el proyecto sobre Ganancias de empresas

Política

El texto propone una estructura de alícuotas marginales escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancia neta imponible acumulada. 

El proyecto de ley sobre el Impuesto a las Ganancias de empresas, que busca aliviar la carga fiscal para las pequeñas y medianas empresas, obtuvo dictamen esta tarde en la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, con el objetivo de ser tratada en el recinto la próxima semana.

La iniciativa ya fue aprobada por la Cámara de Diputados, por lo que la sanción de los senadores la convertirá en ley, ya que no se le introducirán cambios en su revisión.

El proyecto busca aliviar la carga fiscal para las pequeñas y medianas empresas, al proponer una estructura de alícuotas marginales escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancia neta imponible acumulada de cada sociedad.

El dictamen fue acompañado por los senadores del bloque del Frente de Todos, en tanto que la bancada de Juntos por el Cambio anunció que se opondrá en el recinto de sesiones.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, el peronista cordobés Carlos Caserio, defendió la iniciativa argumentando que "el 90% de las empresas argentinas pagarán menos o el mismo impuesto en 2022". "Las únicas empresas que pagarán más que antes serán las que tengan más de $50 millones de utilidades. Es un sector minoritario. No es real que acá haya un ajuste atroz para las empresas", sentenció.

La comisión también contó con la exposición del Secretario de Política Tributaria del Ministerio de Economía de la Nación, Roberto Arias.

La iniciativa establece un primer escalón de 25 por ciento para ganancias netas acumuladas de hasta 5 millones de pesos, una alícuota que no sólo abarcará a las pymes sino también a la mayoría de las medianas empresas. El segundo escalón -de 30%- es para ganancias netas acumuladas de más de $5 millones y hasta $50 millones, y un último segmento de 35% para ganancias netas acumuladas superiores a $50 millones.

Los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota especial de 7%, a través del impuesto vigente. Los diputados le introdujeron dos cambios que fueron aceptados en el Senado: en primer lugar, se incluyeron incentivos para la incorporación de mujeres, travestis, transexuales y transgéneros como directores y síndicos de las empresas; y en segundo término, se aclaró en la redacción que no se reducirá la alícuota del 41,5% para los juegos de azar.

"Se trata de una modificación del Impuesto a las Ganancias que pagan las sociedades. Le propusimos al Congreso retrotraer la alícuota al 35%, la que estuvo vigente hasta el 2017, pero con un beneficio importante para las empresas de menor nivel de ganancia", explicó Arias.

"A las empresas que estuvieron con dificultades o con caída de niveles de actividad y de ventas obviamente no les va a aumentar este impuesto porque se aplica sobre las ganancias. En ese sentido nos parece justo", indicó el funcionario de Economía.

Al momento de las preguntas, el senador del Frente de Todos, Maurice Closs, cuestionó por qué el criterio de progresividad es por la rentabilidad de la empresa y no por el tamaño de la empresa. "Hay empresas que conocen bien cuáles son las alternativas para generar gastos en un país con mayor tributo y mandar la renta a un país con una menor”, dijo.

Ante esto, Arias respondió que "el impuesto a las ganancias debe gravarse sobre las ganancias, ese esquema nos parece mejor que gravar sobre el tamaño de la empresa. Siempre buscamos la mayor simplicidad posible en todas las leyes y gravar según la ganancia declarada es lo más simple".

A su turno, el senador de Juntos por el Cambio, Víctor Zimmermann, preguntó si se había analizado hacer una actualización semestral y no anual de los mínimos imponibles. "Nos parece que la actualización debe ser anual porque el impuesto a las ganancias a sociedades es anual y surge de balances que son anuales. Nos parece más ordenado y da más certidumbre además", respondió Arias.

Por su parte, la senadora de la UCR, Silvia Elías de Pérez, habló de la necesidad de que las empresas inviertan y generen más puestos de trabajo. "Yo siento que acá vamos al revés, en vez de decir ‘vamos a grabar las utilidades que se distribuyen’, lo que grabamos son las utilidades que se reinvierten”, indicó.

"La alícuota del 35% estuvo vigente de 1999 hasta 2017, creo que hoy estamos volviendo a ese esquema pero mejorado porque le da beneficio a empresas pequeñas. Esperamos se mantenga por años y eso signifique estabilidad", respondió Arias.

En tanto, el oficialista neuquino Oscar Parrilli, consideró que "nos quedamos a mitad de camino con este proyecto". "Deberíamos volver al diez por ciento original y no mantener el siete por ciento del impuesto adicional. A veces hacemos un discurso en beneficio de las PyMEs y, en realidad, estamos beneficiando a las grandes empresas", cuestionó.

Por el contrario, el radical porteño Martín Lousteau declaró que "está claro que esto es un aumento de la presión tributaria y que ese aumento, para poder pasar el filtro político, se ha recargado sobre dos tercios de los generadores de trabajo de la Argentina".

"Eso va a tener impacto en la tasa de inversión -si todo el resto de los factores se mantienen constantes- tanto como en el nivel de precios y en el de generación de empleo", vaticinó.

Dejá tu comentario