Gobierno confía en un simulado debate

Política

En el proyecto que hemos enviado no es posible hacer modificaciones, pero se abre una posibilidad de debatir muchas más cosas», dijo ayer el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en relación con la iniciativa que somete al Congreso la aprobación o rechazo de la Resolución 125, que estableció retenciones móviles sobre los principales productos agrarios. Fernández enfatizó que «por la situación política creada, el Poder Ejecutivo ha autorizado que el Congreso revise (la Resolución 125) y si quiere rechazarla, que la rechace, pero no modificarla». Sin embargo, abrió una puerta para el diálogo al sostener que «pueden instrumentar (el Congreso) otras cosas que ellos entiendan oportunas para la solución de los problemas del caso, pero al margen» del proyecto del Ejecutivo.

En sentido contrario, el diputado Agustín Rossi, presidente del bloque oficialista, al ser consultado sobre los dichos del jefe de Gabinete en cuanto a que no puede ser modificado por el Congreso este proyecto, señaló que «nadie dijo eso» y aclaró que «cuando usted manda un proyecto de ley, presupone que el Congreso es un poder independiente y que el Congreso lo va a debatir, y serán las mayorías las que definan en qué sentido van». Más aún, recalcó que «las modificaciones o no de un proyecto dependen de las mayorías que se consigan».

  • Sesión permanente

    El presidente de la Cámarade Diputados, Eduardo Fellner, confirmó que a partir del lunes las dos comisiones de Agricultura del Parlamento van a estar en sesión permanente y no descartó que convoquen a los miembros de la Mesa de Enlace. Al respecto sostuvo:
    «Nosotros vamos a tratar de sostener el proyecto tal cual lo envió el Poder Ejecutivo, sin perjuicio de que analicemos otros temas complementarios, pero no a libro cerrado, lo vamos a discutir como corresponde y escuchandodistintas opiniones».

    En las oficinas de la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, a cargo de Carlos Zannini, también reconocen que el oficialismo está dispuesto a someter a un debate amplio el tema de las retenciones, aunque se muestran confiados en que el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo sea aprobado sin modificaciones. Tan convencidos están del predominio de la bancada oficialista que incluso propician que se incluya en el mismo debate parlamentario la discusión de otros proyectos que tienen incumbencia con el sector agropecuario como, por ejemplo, la cuestión de los arrendamientos. Otros aspectos que preocupan al sector rural, como la política de carnes o la cuestión lechera, serán discutidos una vez que el Congreso trate el tema de las retenciones, según anticipan en fuentes de la Presidencia.

    Ayer la concurrencia de la mayoría de los gobernadores al acto de la Plaza de Mayo sirvió para que funcionarios de la Casa de Gobierno chequearan el nivel de adhesión de las provincias al proyecto de ratificación del esquema de retenciones que, según dejaron trascender, sería aprobado por el Parlamento sin dificultades.
  • Dejá tu comentario