4 de mayo 2020 - 16:15

Larreta define con Nación apertura en la Ciudad desde el lunes

Construcción privada, ventas a través del "take away" y locales comerciales amplios ingresarían en la lista de actividades permitidas.

Horacio Rodríguez Larreta y Eduardo Wado de Pedro analizan como relajar la cuarentena en Ciudad y Nación.

Horacio Rodríguez Larreta y Eduardo "Wado" de Pedro analizan como relajar la cuarentena en Ciudad y Nación.

Imagen: Presidencia de la Nación

El gobierno nacional y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires iniciaron una ronda de interconsultas para definir la apertura de nuevos sectores de la economía a partir del lunes en la Capital Federal. Las actividades recreativas deberán esperar. A fines de esta semana, Horacio Rodríguez Larreta elevará un relevamiento de nuevos permisos para acordar con la Casa Rosada el regreso de la construcción privada, "take away" y determinadas actividades comerciales con horario reducido.

Se trataría, además de la obra privada, de la reapertura de locales comerciales que no generen amontonamiento ni la permanencia prolongada de personas adentro, con ingreso reducido de clientes, como funcionan actualmente supermercados y otros rubros habilitados como panaderías y venta de alimentos. El permiso no incluiría a restaurantes y bares que seguirán cerrados. Sólo se permitiría la modalidad “take away” que se sumaría al delivery que ya ofrecen estos establecimientos gastronómicos. El principal punto de debate entre la Ciudad y la Nación es la habilitación de franjas de horarios o atención permanente. Mientras en el gobierno porteño se inclinan por la reapertura de comercios con horario reducido, desde la Casa Rosada sugieren ampliar la atención para no generar congestión de público en esas franjas horarias.

El escalonamiento horario se aplicaría más bien para determinar el funcionamiento de los distintos rubros comerciales que se habiliten: venta de tecnología, viveros, concesionarias de autos y otras actividades que cuenten con espacios amplios para atender a sus clientes y no generen concentración de personas. Por ahora, sin embargo, está descartado que reabran los shoppings. En análisis permanente está la autorización para que vuelva a trabajar el servicio doméstico. Con ocas chances. Los trenes y colectivos funcionan al límite de la capacidad permitida y la único la posibilidad sería regular el uso escalonado del trasporte público. Un riesgo que ni Nación, ni Ciudad ni provincia de Buenos Aires quieren tomar.

Para los trabajadores de la construcción privada se establecería un horario prioritario para uso de trenes y colectivos a partir de las 6 de la mañana con salida a las 14. Luego de manera escalonada se regularía el ingreso del personal bancario, talleres de autos y otras excepciones que ya están habilitadas. En el caso del servicio doméstico, su horario de ingreso será después de las 10:00 para aplanar la curva de uso del transporte público. Para eso el gobierno nacional también habilitó el funcionamiento de combis desde el conurbano donde deberán viajar todos sentados, con tapaboca y certificado habilitante para circular.

Larreta coordina todos estos aspectos a través de interconsultas permanentes con Eduardo “Wado” de Pedro, ministro del Interior de la Nación, y con Mario Meoni, ministro de Transporte de la Nación. Además Diego Santilli, aseguró que la Ciudad trabaja en "diferentes alternativas" para presentar ante la Nación esta semana, con el objetivo de "ir generando una cierta movilidad gradual de la economía" a partir del próximo lunes. la continuidad del aislamiento social obligatorio en Capital Federal y conurbano bonaerense seguirá estricto. Alberto Fernández, el jefe de gobierno porteño y el gobernador bonaerense Axel Kicillof se encuentran alineados en ese sentido y ninguno quiere exponerse a una espiralización de los contagios en el marco de una cuarentena que, hasta ahora, logró aplanar la curva de casos positivos de coronavirus.

"De acá al 10 de mayo la cuarentena será como está y, en adelante, lo que vamos a hacer es presentarle diferentes alternativas al Presidente (Alberto Fernández), de acá al jueves", detalló Santilli sobre la estrategia del gobierno de Rodríguez Larreta en territorio porteño. El vicejefe de Gobierno se refirió a la posibilidad de flexibilizar algunas actividades a partir de la próxima etapa de la cuarentena obligatoria, siempre que no generen un aumento importante del caudal de circulación. "Estamos analizando sectores profesionales en los que la movilidad no es tan alta", agregó el funcionario. Entre las posibilidades, nombró la autorización para "avanzar en el take away" y en obras de construcción a partir la nueva etapa de la cuarentena. Según explicó, permitir que un pedido se pueda retirar en el negocio "puede mejorar al comerciante gastronómico en el pago de los salarios de su gente, pero no pone más gente en la calle, porque ya está trabajando con delivery, y la cocina ya está abierta".

A la vez, sostuvo que se puede abrir "la construcción en sus diferentes facetas y por metros cuadrados", pero afirmó que podría haber problemas con el aumento de la circulación, porque "el 75% de los obreros de la construcción vive en la provincia de Buenos Aires y su medio de transporte es el tren, el colectivo o el subte". En ese sentido, indicó que se pueden "diferenciar horarios" para evitar aglomeraciones en el transporte público.

Dejá tu comentario

Te puede interesar