Hombres de Macri tientan a los rebeldes hombres de El General

Política

Hay convulsión en los partidos. Fugas, acercamientos y fracturas alteran por estos días el clima de la política argentina, donde abundan los cambios de piel, emulando al trasvasado Eduardo Lorenzo Borocotó. En algunos casos, el salto es efecto retardado por los pésimos resultados en las elecciones de octubre pasado; en otros, por una disputa para seguir viviendo de la política y en la supervivencia política (casi ningún intendente o gobernador puede permitirse estar en contra del gobierno para no quedarse sin fondos). Tanto acomodamiento caracteriza el tono que tendrán los próximos 15 meses que separan de las elecciones de 2007.

La convulsión que generó en el PJ el relanzamiento del grupo El General con staff ampliado no sólo repercutió puertas adentro del ex duhaldismo sino que también generó movimientos en el macrismo, sector que espera ampliar su base incorporando a esa rama peronista.

En la provincia surgieron voces macristas planteando la sintonía con El General y comenzaron a evaluar, inclusive, la posible incorporación de ese espacio como núcleo peronista al conglomerado de bancadas que comparten en el Interbloque Federal.

Es un planteo prematuro pero anticipa uno de los posibles desenlaces de la pulseada que por estas horas se desarrolla en el seno del bloque Peronismo Federal que preside José María Díaz Bancalari y donde conviven con salpullido los prokirchneristas con los críticos de El General.

En esa bancada está en pleno debate el repartode los cargos y, sobre todo, quién ocuparía la vicepresidencia tercera de la Cámara baja.

Hasta diciembre pasado, ese cargo estaba reservado para
Eduardo Camaño pero desde que azotó a Kirchner, ese acuerdo pasó a revisión.

• Empujón

Claro que si no hay botín para el quilmeño ex presidente de Diputados, Camaño podría empujar para forzar la ruptura de un bloque que, desde el punto de vista de la biología política, no puede respirar mucho tiempo más sin doblarse.

En ese clima de tensión extrema interperonista, desde PRO se alentó la posibilidad de un acercamiento con El General que se plantó frente a
Kirchner. En esa dirección se manifestaron el macrista Eugenio Burzaco y el lopezmurphysta Pablo Tonelli, ambos diputados nacionales.

«Estamos abiertos al diálogo y tenemos puntos de entendimiento», dijo Burzaco a este diario.
«Si se van del bloque del PJ, podrían incluso integrarse al Interbloque Federal», arriesgó un poco más Tonelli, quien encabezó la boleta del PRO por la provincia de Buenos Aires.

«Es posible un trabajo en común, pero ése debe ser un proceso progresivo»,
dijo Tonelli a Ambito Financiero, dirigente que proviene de la UCR y quien no duda en elogiar a otros legisladores del peronismo crítico,como Jorge Sarghini, también miembro de El General. Tanto Tonelli como Burzaco aclararon, sin embargo, que se trata de un planteo para analizar con calma durante los próximos meses.

Nunca hasta ahora, desde ese espacio se habían enviado señales tan claras para producir un acercamiento. Pero ocurrió lo inevitable: voceros de El General volvieron a descartar un pacto, como ya lo hicieron durante su lanzamiento y en el mitin de la semana pasada.

En realidad, los ex duhaldistas enfrentados con Kirchner dicen que la Casa Rosada quiere plantear un falso dilema donde las opciones son Kirchner o Macri.
«Tenemos que terminar con la política binaria», explicaban el jueves último los comensales del segundo show rebelde.

Así y todo, son inocultables las preferencias de algunos miembros de El General por Macri. De hecho, de ese grupo participa
Cristian Ritondo, que en su territorio -la Capital Federal- expresa al macrismo. Con otros peronistas, como Camaño, tienen hilación fina con el jefe de Compromiso para el Cambio (CPC).

Pero el mismo Camaño advierte que no es el momento para romper el bloque, por lo cual, operativamente, se vuelve impracticable la propuesta de PRO para iniciar una etapa de colaboración con los ex duhaldistas.

Todo, sin embargo, puede cambiar de un momento a otro: en las últimas horas se suceden las reuniones, formales y no tanto, entre delegados de los dos duhaldismos para ensayar una solución negociada. Ayer, la cita en el bloque fue tórrida.

Si las charlas futuras fracasan podría precipitarse la ruptura y, en ese marco, la tentación deslizada por los macristas podría resultar imposible de rechazar para los díscolos de El General.

A menos, claro, que dispongan de un proyectoque entiendan superador del de Macri. Y, entonces, ¿dónde está ese hombre que los represente?

Dejá tu comentario