Irritó privilegio a Santa Cruz

Política

Colmó la paciencia de varias provincias el envío reciente de $ 30 millones a Santa Cruz en concepto de adelantos de la Secretaría de Hacienda para obras viales, financiadas con fondos locales y que Vialidad Nacional aún no reintegró. Se suma el hecho de que la provincia natal de Néstor Kirchner y la Capital Federal recibieron mayores tajadas de recursos para obras que el resto de las provincias. También el enojo radica en los u$s 527 millones que tiene Santa Cruz en el exterior, en una cuenta de Luxemburgo y que no utiliza para cubrir necesidades locales. Con todo, el radicalismo nacionalizó ayer su protesta y sumó quejas de legisladores oficialistas.

La reciente concesión de Néstor Kirchner de un adelanto de $ 30 millones a su natal Santa Cruz -cuando la provincia cuenta con cerca de u$s 530 millones depositados en el exterior- colmó la paciencia en algunos distritos, desde donde reactivaron el fantasma de una supuesta discriminación en el envío de recursos.

En paralelo, el radicalismo nacionalizó el reclamo sobre los fondos que Santa Cruz tiene depositados en dólares en el exterior. Con aval del bloque, el senador nacional santacruceño Carlos Prades decidió trasladar al Banco Central sus inquietudes sobre esos recursos provinciales -producto de la compraventa de acciones de YPF-, que fueron girados hace 11 años fuera del país. Prades pretende saber si la transferencia fue registrada por el BCRA y qué comisiones o gastos se pagaron.

En lo que respecta al envío de fondos a Santa Cruz, si bien en el lote de distritos donde crece el malestar se alistan tanto radicales como justicialistas, fue el bloque de senadores nacionales de la UCR el que comenzó a mirar con lupa las transferencias del gobierno nacional a esa provincia.

De la revisión obtuvieron una conclusión que les resultó inquietante, en lo que respecta a las remesas del primer trimestre del presupuesto de infraestructura. Mientras la mayor parte de las provincias ejecutaron ya en obras entre 18 y 19% de los recursos de todo el año, dos distritos aparecen agraciados en materia de recepción de fondos: la Ciudad de Buenos Aires (Aníbal Ibarra) y Santa Cruz (Sergio Acevedo) ya recibieron 27,3% y 26,9% del monto anual presupuestado, respectivamente.

En rigor, lo habitual es que cada provincia en cada trimestre ejecute 25% de los recursos asignados para todo el año. La buena cosecha de esos dos distritos -alegan los radicales-indican reasignaciones presupuestarias cuyo fundamento quieren conocer.

Por eso los senadores nacionales Ernesto Sanz (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy) redactan un pedido de informes que será presentado la semana entrante, para que el gobierno nacional especifique cuál es la ejecución presupuestaria que le corresponde al conjunto de las provincias y qué anticipos fueron ya otorgados a cada distrito (por caso, el de los $ 30 millones) y con qué motivo.

Un dato que resalta en este tironeo es que desde otras provincias se animan a cuestionar el grado de las transferencias de Kirchner a Santa Cruz, cuando en rigor la experiencia demuestra que los guiños monetarios de los presidentes a su provincia natal fueron en los últimos años una realidad que resistió todos los debates sobre el presupuesto nacional.

Días atrás, el Decreto 551 de Kirchner estipuló un adelanto de la Secretaría de Hacienda nacional de $ 30 millones para Santa Cruz. Se trata de recursos para obras viales -de jurisdicción nacional, pero que asumió el gobierno provincial con fondos propios- que el gobierno nacional adelantó a la provincia ante la demora deVialidad Nacional en reintegrar ese monto. «Hay provincias que asumieron obras de jurisdicción nacional con recursos propios, y que tienen más urgencias para el reintegro que Santa Cruz, que tiene fondos en el exterior», dijo Sanz.

«Según el decreto, el dinero se otorga debido a que el gobierno provincial se ve imposibilitado de asumir compromisos urgentes de gastos», pero eso «
es una mentira y una hipocresía total porque todos sabemos que la provincia del Presidente cuenta con fondos líquidos en el exterior», se quejó esta semana el diputado nacional Guillermo Cantini (Unión por Argentina-Capital). Por su parte, para Morales se trata de « una discriminación para el resto de las provincias; un premio que da el Presidente a Santa Cruz como lo hacía (Carlos) Menem con La Rioja», se quejó el senador jujeño. Desde otros puntos del país, en muchos casos por lo bajo, también hicieron conocer su malestar e instaron a que el gobierno nacional atienda «en forma equitativa» las necesidades de todas las provincias.

Dejá tu comentario