29 de junio 2005 - 00:00

Kirchner anotará mañana a Cristina

• Será como candidata a senadora bonaerense. • Acata la fecha que rechazó el duhaldismo. • Duhalde recién anota su lista el 7 de julio. • Igual ambas serían aceptadas por el juez. • Sigue la puja pero queda la posibilidad de unirse en alianza. Plazo el 24 de agosto. • Kirchner incluirá a los de Felipe Solá.

Néstor Kirchner apuró ayer la confección de listas de candidatos bonaerenses, que anticipa una ruptura con Eduardo Duhalde. También el Presidente se dio tiempo para recibir al Gran Rabino de Israel, Iona Merzguer, quien reclamó por las investigaciones de los atentados a la AMIA y la Embajada de Israel.
Néstor Kirchner apuró ayer la confección de listas de candidatos bonaerenses, que anticipa una ruptura con Eduardo Duhalde. También el Presidente se dio tiempo para recibir al Gran Rabino de Israel, Iona Merzguer, quien reclamó por las investigaciones de los atentados a la AMIA y la Embajada de Israel.
Néstor Kirchner resolvió anoche dar dos pasos más hacia la ruptura con Eduardo Duhalde. Mañana, antes de la medianoche, inscribirá las listas del Frente para la Victoria (FpV) y el 7 de julio presentará a su esposa, Cristina Fernández, como candidata a senadora, con un megaacto en La Plata.

A partir de esa determinación, sólo queda por delante un puñado de horas para que el Presidente y el ex ensayen, contrarreloj, un acuerdo electoral que evite que el peronismo llegue, con boletas enfrentadas, a las legislativas del 23 de octubre próximo.

Anoche, luego de una larga y agitada serie de reuniones en la Casa Rosada, Kirchner tomó la decisión: respetará lo dispuesto por el juez federal de La Plata, Manuel Humberto Blanco que fijó la medianoche de mañana como último plazo para la inscripción de candidatos nacionales.

En paralelo, decidió ponerle fecha y lugar -el 7 de julio, en La Plata- al lanzamiento oficial de la candidatura de su esposa. Con eso, el Presidente envía otro mensaje a Chiche Duhalde para intentar que se baje de su virtual candidatura a senadora nacional por el PJ.

Por su parte, Duhalde apuró anoche su regreso de Uruguay adonde había partido la noche de lunes -luego de viajar a Bolivia- para encarar el tramo final de una negociación que sigue empantanada. «Todavía quedan esperanzas», dijo, auspicioso, un operador del gobierno.

Un movimiento del ex presidente precipitó la tensión. Cuando
Duhalde, a través del Consejo del PJ, resolvió no acatarla resolución de Blanco lo que hizo fue patear al terreno de Kirchner la decisión de mantener abierta y viva la opción de un pacto interperonista.

Pero, al mismo tiempo, oxigenó la alternativa acuerdista. En rigor, si
Duhalde estuviese decidido a lanzar a su esposa Chiche y romper con Kirchner, ¿para qué, pagando un costo político por su desafío a la Justicia, postergar el registro de las listas?

No existe, por tanto, indicio más firme de que la voluntad del bonaerense es lograr un entendimiento lo que no implica que renuncie a sus demandas -ahora limitadas a tener al menos 50% de las listas provinciales- para poder enhebrar el acuerdo que desea.

Los que lo cruzaron o hablaron por teléfono con él en las últimas horas -entre su regreso de Bolivia el lunes a la noche y su viaje hacia Uruguay, de donde volvió anoche- escucharon su viejo rap:
«El límite es mantener la dignidad, si no vamos a la pelea», avisó.

Pero, al mismo tiempo, empujó a la Casa Rosada a una posición incómoda: si -como decidió anoche
Kirchner- el jueves el Frente para la Victoria (FpV) anota sus boletas clausura la opción del pacto; si no lo hiciera estaría -al igual que el duhaldismo- desobedeciendo un dictamen judicial.

• Lectura

En el gobierno leían, como Duhalde, que si se anotan los candidatos del FPV se estará anulando la primera instancia de acuerdo -la inscripción de listas- y todo quedará supeditado al segundo tramo: el 24 de agosto, última fecha para establecer alianzas entre los partidos.

Eso implicaría postergar por un mes y medio más la indefinición en torno del PJ. Así y todo, anoche se decidió registrar «todas las listas» -nacionales y provinciales- antes de las 24 de mañana.

Pero, como siempre, sobrevuela una interpretación menos tajante y más benigna. Es la teoría del atajo legal: que el FpV cumpla con
Blanco y entregue una ristra de nombres, pero sin presentar la lista definitiva que podría, luego, someterse al mestizaje con los nombres que presente el PJ.

Es un recurso mañero que nadie debe descartar.

Brota, en el medio, un detalle más. La resolución del juez Federal
Manuel Humberto Blanco de apurar el cierre de listas, genera una complicación adicional: las boletas nacionales deben anotarse el jueves 30 mientras las provinciales deben inscribirse 24 horas después.

Es decir: la resolución de
Blanco modificó bruscamente el orden del calendario con el que se venían guiando duhaldistas, kirchneristas y felipistas para definir los repartos locales y seccionales.

Por esto, ayer, en todas las secciones -y en todos las tribus del peronismo- se encarnizaban las pulseadas por el armado de las boletas de diputados y senadores provinciales que deben inscribirse ante la Junta Electoral provincial la medianoche del viernes.

Es sólo el primer ensamble:
a kirchneristas y felipistas les cuesta unificar sus boletas compartidas por lo que con sólo imaginar que de ésas deberá cederse una porción, eventualmente, a los candidatos del duhaldismo pronostica un torrente de heridos.

Esa es la «Puerta Doce», como bautizó el PJ el cierre de las listas cuando son tantos los grupos que intervienen que, necesariamente, siempre quedan bandas y personajes fuera del reparto.

Un caso para seguir es La Plata -que es la Babel del peronismo- un capítulo siempre ardiente. Hay cuatro fragmentos definidos:
felipismo kirchnerista puro, kirchnerismo alakista, duhaldismo puro y duhaldismo alakista. ¿Cómo juntar a todos en una misma bolsa?

Tampoco es fácil la disputa en el duhaldismo. Ayer, por caso, seguía latente un toreo en el conurbano sur: mayoritariamente, todos los caciques señalaban a Osvaldo Mércuri como primero de la lista, pero Mabel Müller seguía pujando para que ese sitio se lo cedan a ella.

En paralelo, aparecen otros actores. Un caso sintomático es del de los piqueteros que aportaron la primera estructura poderosa -al margen del duhaldismo- en respaldo de Néstor
Kirchner. D'Elía «cobrará» en la Tercera (¿irá como diputado nacional?), De Petris en la Primera y Pérsico en la Octava.

Para
Jorge «Huevo» Ceballos, jefe de Barrios de Pie, no hay nada agendado. «Tiene hace más de un año una dirección nacional con varios millones de presupuesto ¿no se da por bien pagado?», se preguntan sus primos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar