Legislatura porteña también abrirá sesiones con protestas de Cromañón

Política

Anibal Ibarra salió ayer a fustigar a los diputados que actúan de fiscales en el juicio político que le sigue la Legislatura porteña por supuesto mal desempeño en el caso Cromañón. Es que mañana tendrán lugar los alegatos y luego comenzarán a definirse las voluntades, mientras que el jefe de Gobierno se dedicará hasta la votación a actividades públicas en busca de apoyo para volver a su cargo.

Con las señales del gobierno a su favor, el ibarrismo inspira un aire de festejo, que aún no se anima a desatar. De uno y otro lado consideran que esta semana es clave. Será la última que precede a las votaciones. Mañana es el día de los alegatos de la fiscalía y la defensa, jornada que coronará con un discurso del suspendido jefe de Gobierno porteño. Ibarra sostuvo ayer que «el papel de los legisladores que hicieron de fiscales (Jorge Enríquez, Jorge San Martino y Rubén Devoto) fue lamentable, patético y hasta morboso, y son conscientes de que no hay ni un solo testimonio que justifique la destitución de un jefe de Gobierno». Consideró además que «se trata de un hecho gravísimo que a poco de terminar el juicio político no se pueda saber con claridad cuántos cargos» se le imputan.

Además pidió que «terminen con esta carnicería política», como un anticipo del cruce verbal que serán los alegatos de la fiscalía y luego los de la defensa (ver nota aparte).

El miércoles primero de marzo será otro clima. Por un lado los familiares de las víctimas del local Cromañón llevarán adelante la habitual marcha que realizan cada mes desde que ocurrió la tragedia. También será el inicio a la apertura de sesiones ordinarias en la Legislatura, si bien no coincidirán en horario los actos. La marcha de los familiares arrancará a las 18 desde el lugar donde ocurrió el accidente hacia la Plaza de Mayo, mientras que los legisladores darán por iniciado su año de tareas en forma no habitual. Inaugurará el período el jefe de Gobierno a cargo, Jorge Telerman, pero le han pedido que el informe que suele leerse en la ocasión sólo lo deje por escrito, en función de la particular situación.

• Ibarristas

El jueves será la marcha de los adherentes al retorno del jefe porteño, con un condimento para la jornada que no fue previsto por el ibarrismo: será el recital de U2 y tras los incidentes recientes temen que cualquier desorden, como poco les reste cámaras. La movilizacióncontará con el apoyo formal-esta vez del PJ de la Capital-Federal, que conduce Alberto Fernández y donde es el secretario general, Víctor Santa María, quien maneja las artes de traslado de gente, fundamentalmente por su posición de sindicalista (de los porteros). Anteriormente, cuando Ibarra convocó a un acto similar en contra del desarrollo del juicio apenas resultó suspendido en sus funciones, el sindicato de porteros acompañó esa movida, pero con mayor discreción. Ahora tratarán de demostrar los ibarristas que los manifestantes no sólo parten de los despachos municipales o de gremios amigos, lo han tomado como un desafío que no será fácil de evaluar.

El jueves también será un día clave en la Legislatura porteña, pero no por el efecto que causará la marcha convocada por Ibarra. Por un lado se realizará la primera sesión ordinaria del año, pero además los miembros de la Sala Juzgadora tienen previsto reunirse para definir cómo será la mecánica del voto en el juicio político. No lo parece, pero cuando sólo falta una semana o menos para el veredicto, aún los legisladores no tienen un acuerdo de cómo formularán sus decisiones.

A todo esto, lo que más concentrará la atención de propios y ajenos es cómo se irán definiendo las voluntades. Por ahora-Ibarra cree que contará con los tres votos del kirchnerismo y regresará a su despacho, pero experiencias anteriores --cuando el kirchnerismo definió que sea suspendido para enjuiciarlolo movilizan a encontrar respiro en otras fuerzas políticas, una tarea que le concentrará todo el aliento hasta el último día.

Dejá tu comentario