Macrismo no quiere sólo Policía para la Capital

Política

El gobierno recibirá hoy al macrismo, que le llevará cuatro proyectos de ley referidos a aumentar la autonomía de la Capital Federal, de acuerdo con lo que en su momento conversaron Néstor Kirchner y Mauricio Macri tras las elecciones porteñas.

La reunión la mantendrán solamente el macrista Federico Pinedo y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Pinedo llevará los borradores que los diputados de PRO presentaron en el Congreso la semana pasada, referidos a distintos temas relacionados con competencias que tiene hoy la Nación y deberían ser transferidas a la Capital Federal.

Claro que, en cada uno de esos puntos, además de las funciones, el macrismo pedirá el presupuesto correspondiente, como los subsidios que se otorgan a los subterráneos, el costo de la Policía de las 53 comisarías porteñas y Bomberos, y lo que insume la administración del puerto y el fuero judicial penal.

El macrismo dividió sus peticiones en cuatro leyes que a su vez modifican la llamada ley Cafiero cuyo cambio Kirchner prometió a Macri para el 15 de agosto. Es decir, para entonces la modificación de la ley que acota la autonomía porteña debería estar sancionada en Diputados y en el Senado. Al menos Macri tomó con seriedad las promesas del Presidente en aquella charla que para el gobierno quizá resultó de corte más informal, como cuando se habló de modificar la Constitución de la Capital en lo referido al ballottage, pero que para el macrismo implica otros cambios.

  • Pretensión

    Por eso el gobierno, en su delegado hoy, Alberto Fernández, está dispuesto a conversar exclusivamente sobre el traspaso policial, aunque el macrismo pretenda avanzar en otros aspectos que consideran son propios de la autonomía. Pero, Kirchner con Macri hablaron específicamente de las fuerzas de seguridad para el distrito.

    Pinedo llevará igualmenteesos cuatro proyectos que abarcan: puerto, transporte, policía y justicia.

    Con respecto al transporte, los macristas proponen la puesta en funcionamiento del ente tripartito metropolitano -creado pero que no funciona- del que participen la Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, para que controle colectivos y trenes que atraviesan a diario la Capital Federal. Dentro de este rubro, se incluyen además la transferencia de las tierras, dentro de la Capital Federal, que pertenecían a ferrocarriles y que tras su privatización están administradas por el Organismo Nacional de Administración de Bienes (ONABE).

    Son terrenos a la vera de las vías, galpones y otros inmuebles que el organismo viene cediendo para usos específicos y a veces a través de convenios con el Gobierno porteño, como en el caso de la ex usina Italo que fue otorgada para la instalación de la llamada Usina de la Música, un complejo edilicio -entre las calles Benito Pérez Galdós, avenida Pedro de Mendoza y Agustín R. Caffarena, en el barrio de La Boca- compuesto por dos grandes naves, dos cuerpos anexos y una calle interior, inmuebles de 7.462 m² y 2.187 m². Pero hay terrenos aledaños a los ferrocarriles que con frecuencia son usurpados para asentamientos, como ocurre en la zona de Chacarita.

  • Confianza

    Además, el macrismo quiereque se le transfiera a la ciudad la competencia completa sobre las líneas de subterráneos que el Estado nacional concesionó a Metrovías SA y mantiene el control y la fiscalización, cuando las líneas de subte son diagramadas, aprobadas por la Legislatura, y construidas por la Capital Federal.

    Confían los macristas que en ese tema, Kirchner, dijo que era «absurdo» el cruce de competencias. Pero los subtes son subsidiados a la vez por el Estado nacional y el macrismo quiere que ese beneficio continúe, dado que, para eliminarlo también el Congreso debería sancionar una ley especial.

    Sólo en marzo de este año, Metrovías SA recibió alrededor de 2.500.000 pesos otorgados por la Secretaría de Transporte de la Nación.

    Con respecto al Puerto de Buenos Aires, la ley que quiere aprobar el macrismo también habla del pase total de las competencias y la idea allí es la construcción por parte de la ciudad de un puerto turístico para la llegada de cruceros con un despliegue inmobiliario orientado a la llegada de viajeros.

    Los otros proyectos hablan de la transferencia de las 53 comisarías porteñas a la órbita del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, los Bomberos y otras dependencias, como Investigaciones.

    En lo referido a la Justicia, el macrismo quiere la transferencia de la totalidad de las competencias penales.

    Si bien algunas se vienen traspasando a la Ciudad, donde entra en vigencia un Código Procesal propio, el distrito no cuenta con fuero penal, sólo tiene el área contravencional y de faltas y el fuero Contencioso Administrativo y Tributario.
  • Dejá tu comentario