"Ñoquis" dividen en Capital a López Murphy-Bullrich

Política

La sociedad de Patricia Bullrich con Ricardo López Murphy quedó pulverizada, al menos en la Legislatura porteña, donde esos políticos habían logrado conformar un bloque de media docena de bancas. La decisión fue fruto de la rebelión de diputados de López Murphy ante la orden de no votar la designación de 260 empleados más. Los representantes de Recrear (L. Murphy) desobedecieron a su jefe político y los de Unión por Buenos Aires (Bullrich) se separaron entre sí. El detonante fue la votación de un concurso cerrado para dejar en forma permanente a 260 empleados que pertenecían a la planta política de la anterior Legislatura. La votación fue dividida y la titular de la bancada, María Eugenia Estenssoro, decidió renunciar tras una sucesión de desacuerdos.

Especialmente para la ex ministro de Trabajo se complica la representación de su partido, Unión por Todos, al haberle quedada una sola diputada propia en el bloque, quien, además, se separaría, es decir, de los seis harán tres bancadas y o quizá cuatro.

Estenssoro
, quien presidía la bancada societaria de Unión para Recrear Buenos Aires, en realidad nunca fue afiliada partidaria; consistió una elección de la ex candidata a jefe de Gobierno para encabezar la boleta electoral.

Estenssoro
conformará bloque con Juan Manuel Velazco, un ex bullrichista que hace poco más de un mes dio un portazo a su partido y jefa, pero aún permanecía en la bancada de la sociedad política.

Sólo Silvia La Ruffa, ex funcionaria incluso en la cartera de Trabajo durante la gestión de Bullrich en el gobierno, se quedará en Unión por Todos, pero además conformaría un bloque unipersonal, al no conciliar con sus socios de Recrear.

• Representante

Los tres referentes de L. Murphy debieron ayer de apuro resolver quién los representaría en la reunión de Labor Parlamentaria. El grupo que conforman la ex cavallista Fernanda Ferrero, Carlos Araujo y Jorge Sanmartino designó a Ferrero para que oficiara de jefa provisoria del bloque remanente que intentará reunirse hoy para saber qué decisión adoptará la única bullrichista.

Una reciente aparición de
Mauricio Macri con L. Murphy, además, terminó de irritar a los bullrichistas que ven con pocas posibilidades a la ex ministra de presentarse a una candidatura a diputada nacional en 2005 si disuelve definitivamente la sociedad con el ex ministro de Economía. Esa alianza le costó a L.Murphy en las elecciones porteñas que se dividieran sus propios aliados, partiendo los federales a apoyar al titular de Boca Junior y renegando del soporte político que se le brindó a la ex candidata porteña.

L. Murphy
y Bullrich habían comenzado una ronda de visitas a sus legisladores, que ya quedó suspendida. En esa reunión de debut se había hablado de temas generales pero específicamente de una votación: negarse a amparar el ingreso en la planta permanente de 260 empleados nombrados por anteriores legisladores en la planta transitoria.

Ese aumento del plantel de personal se selló el jueves pasado, cuando
Ferrero y Araujo acompañaron a la mayoría en el recinto, mientras que el resto se alió, curiosamente, con el ex ibarrista Ariel Schifrin en contra de la medida.

Hoy los cuatro que quedan prometen presentarse juntos, pero como las relaciones de
La Ruffa con Bullrich tampoco atraviesan episodios de los mejores, esa legisladora anunciaría en breve la retirada a su propia mono bancada y durante un tiempo del trabajo en interbloque con sus socios de Recrear.

Dejá tu comentario