Pocos diputados en reunión kirchnerista anticampo

Política

Los diputados kirchneristas tuvieron ayer su propio acto rural para defender la política del gobierno nacional hacia el sector. De los 140 legisladores que componen el bloque oficialista del Frente para la Victoria apenas diez estuvieron presentes en la charla del actual interventor del Instituto de Colonización chaqueño, Osvaldo Quique Lovey.

El encuentro, organizado por la bonaerense Adela Segarra, comenzó a las 14 y pese a la convocatoria oficial realizada por la bancada del kirchnerismo a todos sus integrantes ni siquiera el jefe del bloque, Agustín Rossi, asistió al encuentro realizado en el microcine del edificio anexo de la Cámara baja.

Apenas los intrépidos diputados Luis Ilarregui, Ariel Pasini y Mariano West ( Buenos Aires), Julia Perié ( Misiones), Adriana García (La Pampa), Patricia Vaca Narvaja (Córdoba), Raúl Solanas (Entre Ríos), Gustavo Marconato (Santa Fe), Claudio Morgado (Capital Federal) y Alberto Cantero (Córdoba) fueron de la partida.

El auditorio se llenó gracias a la presencia de unos 60 legisladores provinciales además de ex intendentes provenientes de Buenos Aires, Santiago del Estero, Misiones, Salta, Santa Fe, Entre Ríos, Río Negro, Tucumán y Corrientes.

«Quisiera dar la opinión que tenemos desde el interior sobre esta problemática; ver un poco la diversidad que encierra este tema del campo, al que se lo ha planteado como un todo, cuando efectivamente no tiene nada que ver un agricultor de cualquiera de las regiones marginales del país con los productores de la Pampa Húmeda, ni mucho menos un productor que produce alimentos a los pooles de siembras vinculados con la soja», fueron las palabras de apertura de Lovey que arrancó los primeros aplausos kirchneristas.

  • Deudas

    «Hay que resolver el problema de las deudas previsionales e impositivas, con una moratoria a largo plazo con estos sectores. Desarrollar un programa de créditos subsidiados para promover la recomposición del capital de trabajo, y poner en marcha un programa de reinserción productiva para todos estos sectores, incentivándolos a que vuelvan a trabajar de forma directa sus tierras. En esta dirección deben estar también enfocados los reintegros de las retenciones, privilegiando a aquellos sectores que trabajan de forma directa su tierra. Y desalentando a aquellos que lo hacen alquilando sus tierras a terceros», arengó el chacarero oficialista ante la atenta mirada de diputados del Frente para la Victoria.

    La escuálida presencia de legisladores del oficialismo tuvo una clara explicación: el kirchnerismo no avala en las provincias la política agropecuariade Cristina de Kirchner y mucho menos la aplicación de las retenciones móviles. Las quejas ya habían detonado el miércoles pasado en la reunión de bloque cuando Felipe Solá y el piquetero Edgardo Depetri se opusieron a votar un proyecto de resolución que condenaba el lock out del campo.

    «El rol de Estado es fundamental porque la economía de mercado es la que nos llevó a esta situación: a que vendamos el alimento de nuestras familias; porque perdimos el autoabastecimiento», se lamentó Lovey en el tramo final de su discurso.
  • Dejá tu comentario