Réplica

Política

En la búsqueda de más argumentos para terminar de animar a sus diputados para votar la polémica reforma sobre la Justicia, Kirchner despotricó contra el pacto de Olivos, el mismo que él y su esposa votaron con pasión e interés en los años 90. La convención reformadora de 1994 no sólo contenía la cláusula reeleccionista sino también la creación del Consejo de la Magistratura. Y tanto adhirió el Presidente, que casi simultáneamente replicó y mejoró ambas iniciativas en su provincia con una reforma personal no pactada con nadie, ya que fue impuesta sin debate. Dispuso en Santa Cruz reelección indefinida y la creación de un consejo de jueces con reforzada representación política.

A diferencia de la generalidad de los humanos, que tratan de construir su futuro, Néstor Kirchner siguió ayer armando su pasado, confiado en que el público lo premiará más por su currículum que por sus realizaciones. Visitó el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para inaugurar obras y darles ánimo a sus diputados para que aprobasen, horas más tarde, la polémica reforma al Consejo de la Magistratura. Lo hizo echando mano del desteñido pacto de Olivos, prenda de un acuerdo entre dos facciones políticas hoy inexistentes el peronismo menemista, el radicalismo alfonsinistapara sostener los proyectos de sus respectivos caciques.

En 1994 el actual presidente y su esposa fueron convencionales constituyentes por el oficialismo y apoyaron en la convención reformadora de Santa Fe con entusiasmo impar el llamado núcleo de coincidencias básicas que contenía no sólo la cláusula reeleccionista que buscaba Carlos Menem: también incluyó la creación del Consejo de la Magistratura. Las dos enmiendas fueron respaldadas por el peronismo y el radicalismo -hubo excepciones en este partido, como la de Elisa Carrió-.

No sólo Kirchner apoyó esas reformas sino que las replicó con una convención provincial que sesionó casi al mismo tiempo que la de Santa Fe y que mejoró, visto desde sus intereses, el resultado. Kirchner logró una cláusula para la reelección por tiempo indefinido; también creó un Consejo de la Magistratura en Santa Cruz con reforzada representación política.

  • Justificación
  • Este cuento sirve para darles contexto a las palabras del Presidente de ayer y ex convencional por la mayoría en 1994, quien justificó el reclamo de apoyo de la reforma que votó anoche Diputados en el espurio origen que tuvo en el pacto de Olivos.

    Según Kirchner fue una circunstancia que «tuvimos que soportar los argentinos», como si el actual presidente no hubiera sido uno de los fogoneros de ese acuerdo que muchos consideraron y consideran insoportable. Veamos cómo lo dijo Kirchner en Ezeiza:   

  • «Hay muchos intereses que se mueven para que las cosas no cambien y también en el plano de la calidad institucional es difícil avanzar contra las corporaciones. Siempre la dirigencia política tiene miedo de avanzar contra las corporaciones porque tiene miedo de que las corporaciones presionen, critiquen o les quiten sus favores. En la tarea de volver a una Justicia independiente y que el sistema judicial tenga que responder ante el pueblo, hoy estamos haciendo una reforma que obviamente todas las corporaciones, esas vetustas y viejas, colegios de abogados y demás, la mayoría de ellas están en contra porque tenían ahí la quintita.
  • Hoy espero que el Congreso de la Nación sancione definitivamente el Consejo de la Magistratura que nos permita renovar eso que fue acordado en aquel triste pacto de Olivos, donde los argentinos tuvimos que soportar un acuerdo entre las distintas corporaciones para garantizar los intereses políticos de algunos.
  • Entonces cuando hoy decimos basta a ese sistema que sirvió para darle cobertura a cosas que los argentinos nunca tuvimos que soportar, evidentemente las corporaciones saltan. Yo no les tengo miedo. Diputados: avancen y sancionen el Consejo de la Magistratura, den un ejemplo a la comunidad y a la sociedad de que no tienen miedo; terminen con las ataduras y los acuerdos políticos para mantener intereses que no son los del pueblo. Esto es así.

    Dejá tu comentario