Tras allanamiento en el puerto de Rosario, investigan lazos con Vicentín

Política

El jueves pasado, un operativo en el puerto de Rosario encontró un cargamento de más de una tonelada en contenedores, contaminando productos que iban a ser transportados. La Justicia investiga lazos de este hecho con la cerealera Vicentín, que opera allí.

La Terminal Puerto Rosario (TPR), que tiene como uno de los principales accionistas a la cerealera Vicentin, fue allanada el jueves pasado, en el marco de una investigación por la detección de un megacargamento de cocaína de más de una tonelada. La noticia aparece en el peor momento de la terminal portuaria, ante su pérdida de esplendor y potencialidad económica, entre el alejamiento del interés de la política y las denuncias por el avance del narcotráfico en la zona.

La semana pasada estalló la situación en Rosario, al conocerse este operativo antidrogas, en el que encontraron que los cargamentos fueron “contaminados” por transportistas y posiblemente empleados infieles, que ingresaron la cocaína en los buques luego de la inspección de personal Aduana. La causa es desarrollada hace meses por el fiscal federal Claudio Kishimoto y la Procunar.

puerto rosario cocaina 2022.jpg

Según informó el portal Rosario3, el caso más reciente involucró a un contenedor de maní que vino desde General Deheza (Córdoba) hacia Rosario el 21 de junio. Y, según las medidas hechas por el Ministerio Público Fiscal y la Procunar, tuvo dos movimientos internos: uno el 22 de junio a las 23.04, cuando fue retirado de estiba original y fue colocado en el piso, y el otro el 24 de junio a las 22.47, cuando fue retirado y llevado a un lugar entre las calles 2 y 3 del predio. El contenedor fue dejado en un “punto ciego” en el que no puede ser captado por las cámaras de videovigilancia. Y a ese lugar se dirigieron tres camiones, que se retiraron 20 minutos después.

El malestar, entonces, es por el "abandono" de la TPR, que si bien es un puerto chico, no deja de ser un punto clave para el transporte de granos, especialmente. Ligado a la historia de la ciudad, en los últimos años se vio cómo la desidia y el deseinterés, relegaron la central, por lo que los negocios quedaron en manos de otros puntos portuarios con mayor infraestructura (como Santa Fe y Buenos Aires).

Preocupación por la situación del puerto de Rosario

Hoy el puerto de Rosario ya no está vinculado a la idea de desarrollo económico y prosperidad para la ciudad. El escándalo del tráfico de drogas por el puerto local terminó de mostrar el lugar de menor envergadura que la central ocupa dentro del esquema económico de la región.

En el marco de la investigación por vínculos con el narcotráfico, se recabó evidencia y se produjeron al menos tres detenciones. El fiscal Kishimoto no descartó realizar más operativos, donde fuentes judiciales confiaron a Ámbito que se está investigando quiénes son las patas que actuaron desde de menor a mayor jerárquicamente, con lo que no se descarta la eventual participación de personas más altas en la escala de autoridades e incluso el involucramiento posible de accionistas entre los que surgen los dueños de la cerealera Vicentin, cuya operatoria con la empresa en cuanto a créditos y un desfalco millonario ya los habían puesto en el ojo de la tormenta.

Es por eso que Guillermo Miguel, presidente del Ente Administrador Puerto Rosario, anunció que podrían rescindir el contrato de concesión del puerto de acuerdo al avance de la investigación y a los futuros hallazgos.

Kishimoto, según recogió el portal ElCiudadanoWeb indico que existe también una “vinculación” entre el “packaging” de este cargamento, en paquetes con la marca Louis Vuitton con los que se descubrieron en el galpón de Génova al 2400, que corresponde al otro expediente.

Quienes manejan puertos saben que el riesgo de “contaminación” narco es una realidad. Por los puertos pasa mucha gente de día y de noche y hay mucho movimiento de cargas, escenario ideal para este tipo de operatorias. Lo que ocurre en el puerto de Rosario es una repetición de casos, con poca carga sobre las responsabilidades políticas y judiciales del caso.

Investigación por el rol narco del puerto de Rosario

Lo que se pudo reconstruir hasta ahora, es que el contenedor salió de Rosario el 28 de junio, pasó por Zárate el 29 de junio y después llegó al puerto de Santos el 5 de julio, donde fue detectado el cargamento ilícito dentro de un buque Maersk Bermuda.

Del interior se secuestraron bolsos negros con paquetes de droga cuyo logo era “Louis Vuitton” y “Supreme”, similares a los encontrados en un galpón del barrio Empalme Graneros el pasado 26 de agosto, cuando se incautaron 1.658 kilos de cocaína, lo que definitivamente para los investigadores arroja la pista de que hay nexos entre ambos casos.

Los ladrillos de cocaína se encontraban en paquetes “mango” dentro de dos “big bags” y la particularidad de haber hallado también una especie de material viscoso de color rojizo. Ese tipo de bolsos ya había sido detectado en allanamientos previos, el 26 de agosto, en un galpón donde se incautó una mínima parte de los 1.658 kilos de cocaína que fue el saldo final de los operativos de la causa denominada “Rosario-Dubai”. Idénticos bolsos negros fueron detectados en Santos, Brasil, fueron hallados en dos contenedores que llegaron al puerto de Países Bajos. La carga era de 866 kilos de cocaína.

Se investiga si todos los cargamentos corresponden a la misma organización, dada la coincidencia de los empaques, y que ambos cargamentos salieron de la Terminal Puerto Rosario, empresa que tiene a Vicentin como uno de sus principales accionistas junto con la chilena Antares.

Dejá tu comentario