Salvo Schiaretti, gobernadores buscan acercarse a nuevo jefe

Política

La llegada de Sergio Massa a la Jefatura de Gabinete cosechó un notable respaldo de los gobernadores de la mayoría de las provincias, incluso de aquellos que no referencian al Frente para la Victoria como el socialista de Santa Fe, Hermes Binner.

Esa simpatía por el ex titular de la ANSeS se explica por el reconocimiento que realizó oportunamente de las deudas que la Nación mantiene aún con aquellas provincias que no transfirieron sus cajas jubilatorias. Hasta el propio gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que planea recortar las jubilaciones más altas para poder compensar la abultada deuda previsional, reconoce buena sintonía con el nuevo jefe de ministros.

«Con Massa hay alguna renovada expectativa de que mejore la relación con la provincia», se esperanzó un funcionario cordobés. Se refiere, concretamente, a la posibilidad de avanzar en alguna negociación por las deudas del gobierno nacional, que castigó a la administración de Schiaretti por su desacato durante el conflicto con el campo. «Como titular de la ANSeS mantuvo un cumplimiento 'aceptable' en el envío de fondos y reconocimientos de deudas. Veremos cómo nos va ahora», reconocen en la provincia.

La misma buena sintonía con el ex intendentede Tigre parece tener el santafesino Binner, uno de los pocos mandatarios en comunicarse personalmente con el designado jefe de Gabinete. «Te deseo suerte. Ahora tenemos que encontrarnos y trabajar en común», le dijo por teléfono.

Esa disposición de los gobernadores a aceptar la designación de Massa tiene que ver también con la profusa gestión vinculada a las provincias (especialmente en cuanto al manejo de fondos) que parte de esa cartera. En ese aspecto ha sido casi decorativo el rol del Ministerio del Interior que encabeza Florencio Randazzo, apenas un catalizador y mesa de entrada de los reclamos y las plañideras de los gobernadores.

Los saben bien el jujeño Walter Barrionuevo, la fueguina Fabiana Ríos o el riojano Luis Beder Herrera, que tras mucho peregrinar por los despachos del Patio de las Palmeras de la Casa Rosada terminaron cosechando fondos y partidas extracoparticipación en la antesala presidencial.

  • Elogios

    Ayer, una vez que se confirmó el nombre de Massa como reemplazante de Alberto Fernández, varios gobernadores se esforzaron por elogiar públicamente a su futuro interlocutor. Uno de los primeros fue Mario Das Neves, quien había reclamado en dos oportunidades la renuncia de Fernández por su «incapacidad como negociador» en el conflicto con el campo. «Si fuera mi ministro, yo le pediría la renuncia», dijo el chubutense.

    Por eso, consideró como un «cambio fructífero» la asunción del intendente de Tigre, de quien destacó que su presencia «oxigenará el manejo político del gabinete nacional». Y, como otros, el gobernador recordó la gran « predisposición e interés» de Massa hacia cada una de las provincias.

    En tanto, el salteño Juan Manuel Urtubey, el sanjuanino José Luis Gioja, el tucumano José Alperovich y el entrerriano Sergio Urribarri destacaron a Massa como «un joven con capacidad de gestión demostrada».

    También los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich, y de Buenos Aires, Daniel Scioli, esbozaron su acompañamiento a la salida de Fernández: «La renuncia (de Alberto Fernández) tiene que ver con un ciclo», dijo Capitanich, quien había estado entre los ternados para reemplazarlo.

    Scioli, por su parte, elogió la «capacidad de gestión» de Massa. «Tiene todas las condiciones para ocupar esta gran responsabilidad que le ha confiado la Presidenta», le reconoció el bonaerense, otro de los mandatarios que lo telefonearon para darle ayer la bienvenida.
  • Dejá tu comentario