Sanz asumió la conducción de la UCR y llamó a otras fuerzas afines a "generar una alternativa de gobierno"

Política

Luego de tensas y largas negociaciones, el radicalismo orgánico y el cobismo lograron consensuar esta madrugada una conducción unificada con el senador Ernesto Sanz a la cabeza y las vicepresidencias repartidas entre ambos sectores.

El pacto se firmó luego de una cumbre de casi dos horas en el despacho del vicepresidente Julio Cobos en el Senado, hasta donde se acercaron el saliente presidente radical, Gerardo Morales, y los dirigentes Ricardo Alfonsín y Ángel Rozas, para negociar allí con los cobistas Raúl Baglini, Oscar Aguad y Enrique "Coti" Nosiglia.

A partir de este acuerdo, Sanz fue designado al frente del partido y el ex gobernador chaqueño Rozas en la vicepresidencia primera, en tanto que los cobistas Pablo Verani y Carlos Becerra terminaron en la segunda y tercera vicepresidencia, respectivamente.

Además, la estratégica Secretaría General quedó en manos del porteño Jesús Rodríguez; la Tesorería en las de senador Juan Carlos Marino; la Protestorería fue para el diputado Miguel Ángel Giubergia y, finalmente, el cordobés Mario Negri quedó al frente de la Secretaría de Coordinación.

La asunción de Sanz se produjo a las 3:30 de la madrugada ante 75 delegados presentes -entre ellos los cobistas que antes del acuerdo no se sentaron para dar el quorum- y en ella el mendocino se comprometió a trabajar por un "radicalismo unido", aunque con un mensaje al vicepresidente Cobos.

"Mi primer compromiso es poner todo el esfuerzo para extender el modelo de unidad a todo el país para que el radicalismo tenga potencia de Gobierno para 2011 y la ciudadanía nos premie con su voto", dijo Sanz, aunque también remarcó que la etapa que viene en la UCR "no es de rencores, disputas añejas, de cuidar quintitas o imágenes personales".

En este sentido, el senador nacional reelecto también llamó a fortalecer la alianza con "otras fuerzas afines para generar una alternativa de gobierno" dentro de dos años, para lo que el radicalismo buscará ser "el eje convocante del Acuerdo Cívico y Social (ACyS)".

"No es necesario remover el pasado y revisar conductas. Tenemos una oportunidad histórica y no la podemos desaprovechar por mezquindades y vanidades", advirtió el nuevo presidente radical desde la sede partidaria de Alsina y Entre Ríos.

Y, atento a que ya se habían cumplido 12 horas desde la acreditación de los delegados de las provincias, el mendocino consideró "bienvenidas las peleas" por el
reparto de cargos después de años de crisis "en que nadie quería ocupar lugares" en la UCR.

La elección de autoridades en la UCR nacional reflejó las fuertes diferencias que aún existen entre ambas líneas del radicalismo, aunque cierra un círculo de arduas negociaciones que incluyeron el reparto de lugares en la Cámara de Diputados y en el Senado.

Antes de las palabras de Sanz, el cobista Baglini también ofreció su mensaje: llamó a iniciar la tarea "extraordinariamente difícil" para "recuperar las ramas del tronco radical", para lo cual consideró necesario "abrir las puertas del partido más de lo que ya están abiertas".

"Destaco la pasión que despierta la UCR. Tuvimos horas y horas de discusión porque todos queremos empuñar el palo aunque sabemos que lo importante es llevar la bandera", resumió Baglini, antes de asumir su puesto al frente del Instituto Radical de Políticas Públicas (IRPP), un lugar clave para la futura plataforma política del partido.

Dejá tu comentario