Se divide hoy el bloque del PJ en el Congreso

Política

Será la primera vez que kirchneristas y duhaldistas se verán la cara, desde que José María Díaz Bancalari se retiró de la jefatura del bloque PJ. En la reunión hoy de la mesa que comanda esa bancada intentarán acordar una conducción que parece imposible. Anoche ambos sectores mantenían sus posiciones: el duhaldismo decidió no aceptar cambios, y los diputados K quieren el control total. En medio de la pelea no existe ánimo de continuar unidos. La ruptura, así, es inevitable. De concretarse -sería mañana en un plenario- perderá Néstor Kirchner la facilidad de votar leyes hasta diciembre.

El duhaldismo ratificó ayer su estrategia de no permitir que haya modificaciones ni incorporaciones en la mesa de conducción del bloque peronista de Diputados. Fue durante un encuentro de ese grupo en la sede del PJ bonaerense en Avenida de Mayo. El sector más duro del kirchnerismo, al mismo tiempo, mantuvo su estrategia impulsado por la decisión de la Casa de Gobierno por hacerse de un bloque propio -esto se reconocía ayer en el Congreso- sin interferencias duhaldistas y que contuviera a transversales y amigos que hoy no se sientan en las bancas peronistas. Así ratificaron también que sólo aceptarán un bloque con conducción colegiada encabezada por mayoría K: Jorge Argüello, Osvaldo Nemirovsci, Carlos Caserio y Juan Manuel Urtubey: «No hay negociación, intentaremos acordar no negociar y si no hay acuerdo el miércoles al plenario de bloque», ratificó una vez más ayer Nemirovsci.

Esas serán las posiciones que llevarán hoy a una reunión de la mesa de conducción de la bancada -hoy integrada también por algunos kirchneristas- y será el momento en que, se presume, quedará definido el futuro del peronismo en el Congreso que ratificará mañana el pleno de la bancada. En estas condiciones el horizonte de una ruptura entre los dos grupos se acercó ayer aún más. (Ver más inf. en Contratapa.)

En las oficinas de Avenida de Mayo se encontró ayer el bloque bonaerense completo. La convocatoria fue hecha directamente como paso previo a definir la estrategia que llevarán a la reunión de mesa y mañana la del bloque.

Salvo
Eduardo Duhalde -se había anunciado su presencia- se sentaron allí todos los involucrados en la pelea: José María Díaz Bancalari, Hilda Chiche Duhalde y Eduardo Camaño. Todos hablaron, incluso Carlos Ruckauf, una presencia que hacía tiempo no se veía en esas reuniones.

• Síntesis

La posición oficial del duhaldismo expresada en esos discursos puede sintetizarse:

• «La idea es mantener la mesa tal como está, con los kirchneristas que hoy la integran incluidos» -Daniel Varizat, Rubén Pruyas, Juan Manuel Irrazábal y Daniel Gallo, y en el medio queda el santafesino Julio Gutiérrez que puede desequilibrar la balanza de acuerdo hacia dónde se incline-. En la presidencia aceptan que asuma el pampeano Manuel Baladrón, un hombre que hoy responde en realidad a Rubén Marín y no a kirchneristaso duhaldistas.

• Cuando ayer se habló de no incorporar a ningún diputado más a la mesa, se hizo una referencia directa al rionegrino
Osvaldo Nemirovsci. Hoy no integra ese cuerpo, y el duhaldismo lo sindica como el más ultra entre todos los kirchneristas.

• Hay duhaldistas, que llegan casi a la mitad de ese grupo, que no están de acuerdo en continuar dentro de un bloque junto al oficialismo de la Casa Rosada. Entre ellos están
Jorge Casanovas y Oscar Rodríguez que ayer plantearon en la sede del PJ la necesidad de romper.

• Esa decisión llega a tal punto de haberle preguntado a
Díaz Bancalari: «¿Nos podés explicar por qué no nos llamaste antes de renunciar? Estábamos todos para seguir con nuestro bloque con vos como presidente. ¿Por qué arrugaste?»

• Son los mismos que ante la estrategia de no contestar agravios del kirchnerismo ayer se plantearon: «¿Hasta cuándo vamos a seguir en esta actitud?»

• «Yo particularmente creo que antes o después de las elecciones el bloque se va a romper. Si no se rompió todavía es porque algunos piensan un poco en la fortaleza del presidente de la Nación, que después de todo es peronista», sintetizó una bonaerense en ese encuentro.

El duhaldismo, más allá de todos esos razonamientos, sabe que la posición que llevará a la mesa y al bloque es inaceptable por el kirchnerismo. Pero juega claramente a que los diputados K rompan la bancada. El punto es que públicamente nunca lo reconocerán.

El kirchnerismo, por su parte, no se diferenció demasiado en la estrategia. De hecho, esta pelea tiene todos los ingredientes de otras que se han visto en la historia de la bancada, aunque ninguna haya llegado tan cerca de la ruptura como ésta, incluso el peligro de golpes personales. Se recordaba ayer la trompada de
Alberto Samid a Felipe Solá en una de esas reuniones de bloque complicadas; o la ocasión en que el sindicalista José Rodríguez le mostró un revólver a otro gremialista, el taxista Roberto García; o incluso cuando Norberto Imbelloni levantó a otro diputado en el aire, lo plantó contra el marco de una puerta y terminó la discusión escupiéndole la cara. Son todos hitos de la colorida historia del bloque PJ.

• Tormentoso

Ahora, la temperatura de la bancada indica que hay tormentas en puerta, que sólo una equilibrada reunión hoy de la mesa de conducción podrá calmar.

El problema es que el kirchnerismo irá a ese encuentro ratificando su posición: un cuarteto que reemplace a
Díaz Bancalari y, si el duhaldismo acepta, que quede el resto de la mesa tal como está o, a lo sumo, que incorpore a Cristian Ritondo para reemplazar a Roque Alvarez de licencia por tener un cargo en su provincia.

Dejá tu comentario