El Senado sancionará alivios en Ganancias y Monotributo, en un Congreso cada vez más crispado

Política

Oficialismo y oposición ya no pueden disimular las disputas dentro de sus propios bloques. Ley de biocombustibles, agenda judicial, dilema sobre las PASO, vacunas para legisladores y economía en pandemia generaron un combo de reproches y acusaciones. Alerta por sablazo a empresas.

En un trámite exprés, el Senado sancionará esta semana un combo de alivios -parciales, en el mediano plazo- para la clase media a través de la ley que eximirá el pago del Impuesto a las Ganancias hasta $150.000 brutos para trabajadores activos y para jubilaciones equivalentes a ocho haberes mínimos; y con el proyecto que permitirá permanecer a quienes se encuentren en la actualidad en el régimen del Monotributo, salvo los que hayan excedido más de un 25% el límite anual establecido para la categoría máxima.

Detrás del paquete de beneficios que busca activar el Congreso -compensados con el Consenso Fiscal, que avala la suba de tributos locales en las provincias, y la más que cuestionada traba a la baja del porcentaje del pago de Ganancias en empresas- aparecen disputas inter e intrabloques que pincelan un ambiente cada vez más crispado en pleno año electoral.

Quien tiene pocos problemas en el Senado es Cristina de Kirchner, que avanza a paso firme con su agenda real -judicial, en especial- y con los proyectos que pide el Gobierno gracias a una mayoría absoluta propia -no así los dos tercios- y legisladores que responden sin chistar. En Diputados, en tanto, Sergio Massa debe convivir con una primer minoría que necesita aliados para aprobar leyes y que maneja Máximo Kirchner, que suma reclamos de alfiles de gobernadores y supuestos “peronistas” que todavía mantienen el sueño del nunca intentado “albertismo”, y una oposición cansina que hace poco comenzó a descifrar el “no plan” del Gobierno.

Una ley que quiebra la convivencia interna de los bloques -como ocurrió con la interrupción voluntaria del embarazo- es la prórroga de la ley de biocombustibles, que por ahora sólo regala una guerra entre provincias petroleras clásicas versus agrícolas-agroindustriales. El Senado aprobó en modo flash una iniciativa que extiende el régimen hasta 2024 y el tema se bloqueó en Diputados. Sin salida a la vista, se explora un proyecto de Máximo Kirchner que lo único que generó fue la unión de legisladores oficialistas y opositores en contra y a favor del texto no sólo en la Cámara baja, sino también en la alta.

En las próximas horas se empujará otra trifulca que generará problemas en provincias azucareras que responden a la Casa Rosada, con una reunión informativa que habrá en Diputados para analizar la ley de etiquetado de alimentos que ya aprobó el Senado. La acumulación de temas sin respuestas generan tensión en el kirchnerismo y, en la Cámara baja, desde algunos despachos reprochan desde hace meses la poca contención de su jefe de bloque y de la secretaria parlamentaria, la exsciolista y ahora ultra K Cristina Álvarez Rodríguez.

Por su parte, la oposición se divierte con sus posturas a favor o no de la postergación de las PASO, y la eterna disputa entre macristas puros y la otrora “ala política” de peronistas con témpera PRO, como Emilio Monzó. También aparecen las insólitas idas y vueltas de Juntos por el Cambio para votar en conjunto en Diputados y el Senado. Es decir, desentendimientos de una supuesta “unidad” que el oficialismo apalanca cada vez más -a veces, ni hace falta- y celebra.

Con respecto a las PASO, y ante movimientos para postergar o suspender, algunos distritos aliados al oficialismo -como Salta o Misiones- y opositores -Jujuy- deberán explicar cómo votan una ley en ese sentido y avalan que sus provincias hayan adelantado las elecciones entre junio y julio del corriente año. En caso de quedar unidas las PASO con las generales, se gatillarán los virulentos “lemas” con los que el peronismo y kirchnerismo mantuvieron el poder en varios territorios, como Santa Cruz.

Otros temas que generan problemas de convivencia apuntan a medidas económicas más creíbles que solicita la oposición, y las volteretas sobre la vacunación. Hay legisladores que quieren que se inocule a todo el Congreso, como propuso en el recinto Carlos Heller (Frente de Todos). Mientras tanto, el cronograma electoral avanza y desde varios bloques ya solicitan un freno en la actividad para comenzar con las campañas, pese a pedidos del oficialismo para restringir la circulación y los encuentros.

Dejá tu comentario