Sólo Cristina no debatió

Política

La trastienda de un programa de TV, anoche, abundó en curiosidades, cuando a falta de otros de más vuelo, se realizó un debate entre candidatos a senadores por la Capital Federal. El oficialista Daniel Filmus, por ejemplo, olvidó mencionar al peronismo cuando enumeró cómo el kirchnerismo tiene aliados de diversos colores. El lavagnismo aprovechó la oportunidad para presentar en la espera de la grabación, al vice, Gerardo Morales, con colaboradores que ofertaban a los fotógrafos estampas del radical en la pose que quisieran, un desconocido para los reporteros gráficos allí presentes hasta ese momento. «Este es Morales, el candidato a vice de Roberto Lavagna», repetían como si se tratara de una rareza. De esa lista compitió en el atril de «A dos voces» en el cable TN el radical Ricardo Gil Lavedra, quien llegó acompañado, además de Morales, de otros personajes variados, desde Florentina Gómez Miranda hasta el ex fiscal Julio César Strassera. Por momentos se confundían las barras para los observadores, como un Enrique Olivera que fue por la candidata de Elisa Carrió, María Eugenia Estenssoro, pero que bien podría haber concurrido con el radical. Gil Lavedra se llevó un contador electrónico que puso bajo el atril donde se leía «el ritmo del gasto K sin control, en pesos». Las lucecitas de led rojas corrían por segundos, pero el radical, poco previsor se le agotó la batería del aparato a la mitad del programa, provocando todo tipo de chanzas detrás de cámara. Sorprendió Estenssoro, la única dama, candidata en las boletas de Elisa Carrió, no por sus intervenciones -demasiado acompañadas todas de una sonrisa- sino por contar con un asesor exclusivo en los cortes televisivos: Haroldo Grisantti, su esposo, quien supo ser la mano derecha de Domingo Cavallo. En la tribuna la observaba, en primera fila, Patricia Bullrich ( candidata a diputada nacional por Carrió), quien bromeó con Juan Carlos Dante Gullo (a diputado en las listas de Cristina Fernández). Se dijeron «compañera» y « compañero», y él no pudo responder con certeza cuando Bullrich le preguntó: «¿Vas a ser diputado?». «No se», le dijo el peronista que va tercero en las boletas del oficialismo y se sentó junto a la senadora Vilma Ibarra, segunda en la lista y ésta al lado de Carlos Tomada, quien encabeza la boleta.

  • Otro abrazo

  • También Gullo se confundió en un abrazo con Cristian Ritondo, el diputado del macrismo que asesoraba junto a Avelino Tamargo a Carlos Melconian, el candidato a senador que luce como un actor en ensayo brindando sus explicaciones para atrapar votos. «Yo vendía ramas de olivo en la puerta de la iglesia de Pompeya», musitó el economista en su presentación.

    Filmus había dicho que la carta orgánica de la Policía Federal «es de la época de la Libertadora». «En un 17 de octubre como hoy, para un peronista se dice la fusiladora»,le sopló Ritondo a Gullo en los entreactos. Melconian relató su estilo y se destacó en el tema seguridad también cuando se habló de inflación y dijo que «si no se hace nada llegamos a la híper» y dejó a Filmus en su peor rato. El ministro, en cambio, ganó cuando el tema fue sobre su materia, educación, mientras que Gil Lavedra, con buenas intervenciones fue quizá demasiado respetuoso de los tiempos y dejó explicaciones truncas por no pasarse segundos del reloj.

    El resto es remanido. Los opositores le reclamaron al oficialista el traspaso de la Policía; el oficialista alardeó con la bonanza económica; le replicaron por qué entonces había tantos pobres y el radical dijo que fue «Lavagna el que sacó al país de la crisis». Es decir, repitieron sin sorpresas los discursos de campaña.

    Dejá tu comentario