Tambalea el juicio a Ibarra por renuncia de legislador

Política

Anunció ayer el zamorista Gerardo Romagnoli su renuncia a integrar la Sala Juzgadora, que sigue el proceso contra Aníbal Ibarra por presunto mal desempeño de sus funciones en el caso Cromañón.

La sorpresiva decisión alteró la siesta de juzgadores y no juzgadores en la Legislatura porteña. Ibarra, aliviado, porque la ausencia le suma un voto (ver nota aparte). Ahora analizan cómo sigue el juicio y hasta aventuran que podría terminar.

Si se tratara de un juicio penal oral, la renuncia de uno de los miembros del tribunal haría terminar el proceso para que se reinicie con nuevos magistrados. Aunque no es el caso del juicio político contra Ibarra, sus defensores pedirán que concluya el proceso, porque la Constitución local impone que la Sala se conforma con 15 miembros y no 14, como quedaría
.

Sin embargo, hasta anoche Romagnoli no había presentado la renuncia formal. El es miembro permanente de la Sala, porque así fue sorteado al integrarsela presente Legislatura, el 10 de diciembrepasado. De todos modos, si presentara una dimisión a integrar la Sala en este caso, la deberá resolver el pleno de la Legislatura y hasta podría rechazarla. En ese caso, Romagnoli podría no concurrir más (poco lo ha hecho).

A pesar de que en el juicio político contra
Ibarra se emplea de manera analógica el Código Procesal Penal, también tiene injerencia el reglamento de la Legislatura, a falta de uno adecuado para el proceso, y los jueces en este caso son quince legisladores porteños.

• Un show

Romagnoli organizó una conferencia de prensaen la sede del partido Autodeterminación y Libertad al que pertenece. Allí -donde también se ubicaron grupos de padres de víctimas de Cromañón, con la idea de hacerle cambiar el rumbo al diputado- dijo que el juicio político era «un show» y que sólo se trataba si «Ibarra sí o Ibarra no».

«No renunciamos a la investigación, al conocimiento de la verdad, a la sanción del conjuntode las responsabilidades políticas por la tragedia de Cromañón, pero con este dispositivo de juicio político, la verdad se pierde, se esfuma»,
aseguró el legislador.

Romagnoli
, quien había sido recusado por Ibarra y se abstuvo cuando se rechazaron las nulidades planteadas por el jefe porteño, aseguró que no quiere «ser cómplice de un circo» y agregó que el juicio político «está muy lejos de dar a conocer la verdad acerca de las responsabilidades políticas» de la tragedia de Cromañón. Agregó, además, que «la Legislatura tendría que haber pedido ser investigada, si se analizan las cadenas de responsabilidades que pudo haber».

«Hay que ver también en la cadena de responsabilidades dónde se ubica la Legislatura porteña»,
señaló Romagnoli en sintonía con su par de bancada, Noemí Oliveto (esposa de Luis Zamora), quien denunció el «mal funcionamiento general de la Legislatura», que dijo que es «una institución armada para corromper».

• Responsabilidades

«Ibarra es responsable por la tragedia de Cromañón, pero toda la Legislatura es responsable también. Hoy pensamos que este juicio es una trampa y la mejor manera de encontrar la verdad es irse de ahí», consideró la diputada, que en su momento, en la Sala Acusadora, votó a favor de abrir el proceso de juicio político.

Dijo que se retiraba de la Sala Juzgadora, pero que no « renuncia» a
«la lucha y al diálogo con los familiares de las víctimas» para «efectivamente» salirse del «circo y del show» y acercarse a la «verdad».

Los familiares de los fallecidos en Cromañón, que siguen el juicio y esperan la destitución de
Ibarra, ya señalaban ayer el caso como «otro Borocotó», en alusión al ex legislador que, el día anterior de la definición sobre si habría o no juicio, emigró del macrismo al kirchnerismo, aunque, ante el bochorno, Eduardo Lorenzo Borocotó terminó votando a favor de la suspensión del jefe de Gobierno.

Dejá tu comentario