Techint anuncia que pagará sólo 50% de los sueldos

Política

El grupo Techint informó a los trabajadores de su controlada Tenaris, que elabora tubos de acero, su intención de pagar sólo el 50 por ciento de los salarios a partir de agosto. El anuncio, que involucra a más de 10 mil operarios de varias plantas de la compañía, promete elevar la tensión con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y se suma a la decisión de la firma de Paolo Rocca de devolver en mayo los subsidios salariales ATP que había gestionado en desacuerdo con las condiciones impuestas por el Gobierno para otorgarlos. Hasta anoche la firma no había contestado las consultas que le hizo este diario desde el martes.

Los responsables de Tenaris en Campana (Siderca, la planta más grande, con unos 5 mil operarios), Valentín Alsina (SIAT), Villa Constitución y Metalmecánica San Luis comunicaron el martes que por falta de producción debería reducirse el pago actual, que alcanza el 86% de los salarios netos para los trabajadores alcanzados por las suspensiones pactadas con la UOM, al 50 por ciento al menos hasta fin de año. En varias de las plantas, incluso, la empresa envió telegramas para dar a conocer que si la rebaja no se concreta a través de un acuerdo con las comisiones internas gremiales el pago para los licenciados será equivalente sólo al salario básico, que representa una porción muy minoritaria del ingreso conformado habitual.

La comunicación de la compañía adquiere especial relevancia si se tiene en cuenta que Techint actuó históricamente a la vanguardia de los lineamientos del empresariado industrial. Por caso fue la primer gran compañía en anunciar despidos masivos a poco de haber sido implantada la cuarentena por el coronavirus. Fueron 1.450 cesantías de obreros de la construcción en tres provincias, que prosperaron a pesar de que el propio Alberto Fernández se refirió en público a decisiones “miserables” de algunos empleadores en la crisis. Y se anticipó a la firma de suspensiones masivas en acuerdo con las filiales de la UOM en los distritos en los que opera. La posible rebaja salarial está prevista en principio sólo para Tenaris, relacionada con la caída estrepitosa de la actividad petrolera (produce tubos de oleoductos) y de la industria automotriz. En cambio Ternium-Siderar, que produce aceros planos, reactivó una parte sustantiva de su ritmo de trabajo en línea con la reapertura gradual de la economía en sectores puntuales dispuesta por el Gobierno nacional. En algunas plantas de Tenaris ya desde principios de año rige un mecanismo de suspensiones masivas con pagos del 70% del salario bruto, equivalente al 86% del neto, y en otras arrancó semanas después del inicio de la cuarentena.

El grupo Techint fue uno de los beneficiarios iniciales de los subsidios Asignación de Emergencia para la Producción y el Trabajo (ATP) que desde abril prevé el pago de hasta la mitad de la nómina salarial de empresas en crisis por las medidas de aislamiento, una vez que el Ejecutivo amplió ese programa a compañías con más de 800 trabajadores. Y también estuvo entre las primeras en renunciar a ese beneficio, y en devolver los montos aportados por la Anses, apenas el Gobierno comunicó que a cambio de otorgar el subsidio las empresas deberían cumplir con algunos requisitos entre los que figuraba no girar dividendos al extranjero (Techint tiene domicilio legal en Luxemburgo) o realizar operatoria de compra de dólares.

En el caso de la UOM el anuncio de Tenaris tiene un agravante: a pesar de los reclamos sindicales la paritaria metalúrgica permanece paralizada desde el 1 de abril, cuando venció el acuerdo salarial firmado en 2019 con las cámaras empresarias Adimra (la de mayor número de compañías asociadas), AFAC, Caiama (aluminio), Fedehogar (electrodomésticos), Afarte (terminales electrónicas fueguinas) y Camima (pyme). Ni siquiera hubo respuesta favorable, hasta ahora, al pedido de los liderados por Antonio Caló de implementar un bono de emergencia no remunerativo con vigencia hasta fin de año para aguardar una eventual salida de la cuarentena y recién entonces cerrar una negociación salarial integral.

De hecho, como anticipó este diario, seccionales como la de La Matanza, Santa Fe y Córdoba arrancaron por su cuenta gestiones con las respectivas empresas de sus distritos para intentar aumentos transitorios y de emergencia a la espera de la definición de la discusión de orden nacional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario