Gobierno pide a estatales postergar paritarias pese a pérdida de 35 puntos

Política

El Ejecutivo alegó imposibilidad de momento para atender los planteos de aumento por la caída de la recaudación y la multiplicidad de pagos extra a cargo del Estado a favor de trabajadores, beneficiarios de planes sociales, pequeños empresarios y grandes empleadores por los efectos de la cuarentena.

El Gobierno pidió postergar la discusión salarial y puso en alerta a los gremios estatales a pesar de reconocer que en los últimos cuatro años los trabajadores de la administración pública perdieron un tercio del poder adquisitivo de sus ingresos. Aunque dejó abiertos el diálogo y la comisión paritaria, el Ejecutivo alegó imposibilidad de momento para atender los planteos de aumento por la caída de la recaudación y la multiplicidad de pagos extra a cargo del Estado a favor de trabajadores, beneficiarios de planes sociales, pequeños empresarios y grandes empleadores por los efectos de la cuarentena.

El planteo de diferimiento para negociación de sueldos quedó plasmado en la reunión de la paritaria llevada a cabo ayer, primer día posterior al vencimiento del convenio 2019, con la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). El año pasado la recomposición salarial acordada para los estatales fue de 28% en cinco cuotas contra una inflación que, sólo en los últimos diez meses, acumuló 41 por ciento.

Los funcionarios de la Jefatura de Gabinete aclararon que la discusión podrá mientras tanto centrarse en otros puntos. De hecho ayer se acordaron varios puntos con los gremios relacionados a la continuidad de los premios estímulo por asistencia a los lugares de trabajo, activar los mecanismos para la regularización del empleo en el sector público por áreas y el establecimiento de licencias con perspectiva de género, entre otros puntos, destacó un comunicado de ATE.

Por su parte, UPCN dio a conocer un documento en el que cuestionó la falta de una propuesta salarial por parte del Ejecutivo a pesar de que los empleados públicos mantuvieron su labor con el objetivo de “implementar las decisiones de Gobierno y la continuidad de las políticas públicas” y el desarrollo de actividades esenciales en el contexto de la pandemia del coronavirus. “L@s trabajador@s no somos la variable de ajuste”, advierte en el título el texto del gremio, que exige “una urgente recomposición salarial” que tenga como vectores las revisiones paritarias pendientes de 2019 y un ajuste en función de la inflación prevista para este año.

El único incremento dispuesto por la administración de Alberto Fernández desde que asumió fueron los 4 mil pesos decretados para todos los estatales en dos pagos durante marzo y abril y que pasaron a integrar los sueldos básicos con excepción de los que superan los 60 mil pesos brutos. El diferimiento dejó en una posición más incómoda a UPCN por ser el único de los dos gremios que convalidó con su firma los aumentos de la paritaria 2019 a pesar del desfasaje que luego se produjo contra la inflación acumulada en el período.

Desde el Gobierno explicaron que el pedido para postergar la discusión salarial se hizo sin plazo por la incertidumbre derivada del desarrollo de la pandemia y la continuidad de la cuarentena, con el consecuente impacto en los recursos fiscales. Y dijeron que pese a esas restricciones el Estado acudió en apoyo de los sectores más vulnerables con el refuerzo a la Asignación Universal por Hijo (AUH) y otros planes sociales; el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de 10 mil pesos, y que ahora tendrá un segundo desembolso por mayo; las liquidaciones de la mitad del salario neto a favor de millones de trabajadores por el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) para empresas en crisis, entre otros aportes de urgencia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario