Vialidad: guerra entre peritos por “sobreprecios”

Política

Tensión y cruces entre expertos a los que se sumó la fiscalía. “Los valores estaban a precio de mercado”, contradijo ingeniera a sus colegas, que se basaron en una revista para hacer cálculos y en una visita vacacional.

“¿Usted dejó de asistir a las reuniones del Colegio Pericial? Faltó a quince reuniones”. “¿Por qué se ausentó?” “¿Se interiorizó en lo que pasó en las reuniones a las que no asistió?”.

Con este tono de preguntas el fiscal Diego Luciani buscó deslegitimar el trabajo de la perita de parte de Cristina de Kirchner. Al contrario de lo que firmaron el perito oficial Pablo Eloy Bona y el que representó al Ministerio Público Fiscal Roberto Panizza, Adriana Alperovich concluyó que no hubo sobreprecios ni irregularidades en las obras otorgadas a las empresas de Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015.

En la tercera semana consecutiva de exposición de los peritos bajo juramento, la ingeniera reiteró que las metodologías utilizadas fueron diferentes y fue muy crítica de la utilizada por Bona y Panizza, quienes se basaron en los valores de la revista “El Constructor” para comparar precios. Según ella, ese método equivocado los llevó a conclusiones equivocadas sobre beneficios extras a Austral Construcciones.

Visiblemente ofuscado, el presidente del Tribunal Oral Federal N°2 pidió no reeditar la discusión por la metodología elegida por cada uno de los peritos.

“Lo valores estaban a precio de mercado”, afirmó Alperovich una y otra vez.

En tanto, ante el embate de Luciani sobre las veces en las que faltó a las reuniones del Cuerpo Pericial, la ingeniera explicó: “No siempre estuvimos todos juntos. Hubo una primera labor de relevamiento de información. Alguna vez no fui porque tenía médico, otra vez porque estaba de vacaciones, pero en líneas generales he asistido a todas las reuniones convocadas formalmente. La primera etapa fue sólo de relevamiento de los expedientes”.

“¿Y se interiorizó de lo que pasó en las reuniones a las que no fue?”, insistió el fiscal.

“Hay actas que están firmadas solamente por Bona, otras fueron porque Bona fue a solo Vialidad y nunca me convocó. En general he ido a la mayoría de las reuniones”, retrucó Alperovich. Y agregó: “Por ejemplo, yo recién hoy me entero que el ingeniero Panizza había viajado a ver las obras”, en referencia a que Panizza contó que fue a medir en forma ocular -sin técnicos ni la participación de los otros profesionales- las obras cuestionadas cuando estuvo de vacaciones en la Patagonia.

Panizza trató de explicar aquel periplo: “Yo todo lo hice en función de que quería tener un conocimiento pleno. El viaje no tenía nada que ver con la pericia”. Y reconoció que “estaba trabajando en forma separada” porque “me llamaba la atención los grados de incumplimiento y me pareció que era importante reconocer el lugar, y así lo hice. No hice ninguna medición, solamente recorrí las obras”, dijo entonces.

“Desde mi punto de vista, lo que se denomina discusión profesional, no hubo”, prosiguió Alperovich. Es decir, que señaló que no se trabajó de manera consensuada entre los tres. Esto generó un fuerte cruce entre ellos que debió ser mediado por el Tribunal. “Discrepo con lo que dice la ingeniera”, respondieron al unísono Bona y Panizza.

El debate continuará con el punto B de la pericia. Se trata del punto sobre la capacidad técnica de Austral Construcciones y en el que tampoco los peritos arribaron a una conclusión unánime.

Dejá tu comentario