Edición Impresa

Retocan leyes electorales para potenciar chances de reelección en 2019

Fricciones legislativas sobre el filo del año anticipan un verano signado por frenético ritmo de campaña en todo el país.

A poco más de un mes del inicio de un 2019 que redefinirá el mapa del poder en el país, gobernadores que buscan su reelección intensificaron las estrategias para potenciar sus chances en las urnas y avanzan para ello -en medio de quejas de la oposición- en retoques de leyes electorales en los Parlamentos locales.

Esa ingeniería incluye dos movidas parlamentarias hoy en torno a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) provinciales -una derogación en Río Negro, y una potencial suspensión en Catamarca- y el aval el 12 de diciembre para una modificación del Código Electoral de Córdoba, que permitirá anticipar aún más los comicios locales.

En Catamarca, la peronista Lucía Corpacci apuesta a que la Cámara de Diputados convierta hoy en ley -en sesión especial- un proyecto que le da la posibilidad de suspender por única vez las PASO.

La iniciativa -que ya cuenta con el aval del Senado- sería el paso previo a una inminente convocatoria a comicios anticipados en marzo, en los que Corpacci buscará su reelección.

Estratégicos, en el oficialismo provincial argumentan la conveniencia de ahorrarse el gasto de una primaria. Pero en los hechos compl4ican a Cambiemos (que amenaza con ir a la Justicia), al dejarlos sin esa herramienta para dirimir su pulseada interna entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica. Y aíslan además al PJ y al kirchnerismo locales de una incómoda contaminación derivada de la aún irresuelta campaña presidencial.

En Río Negro, en sintonía, Alberto Weretilneck (Juntos Río Negro) -quien no oculta su sueño reeleccionista, aunque tiene a priori con obstáculos legales- buscará la sanción hoy de la derogación de las PASO, que le permitirá este año ahorrar unos $30 millones. Una alquimia que se ganó el rechazo del FpV y del ARI-Cambiemos, por quitarles herramientas para definir postulaciones internas.

En Córdoba, en tanto, el peronista Juan Schiaretti envió ayer a la Legislatura un proyecto para suspender por única vez un tramo del Código Electoral que le impedía que la compulsa se desarrolle antes del 16 de junio, para poder así convocarla para el 12 de mayo y alejarla aún más de la contienda presidencial de octubre.

La estrategia beneficia en varios flancos a Schiaretti, que apuesta a buscar su reelección: provincializa la puja en las urnas y la despega de las incertidumbres peronistas de la definición presidencial, descoloca a Cambiemos en medio de su dura compulsa intestina e, incluso, le deja (eventualmente) al mandatario la posibilidad de coquetear con alguna postulación nacional, al fijar la votación antes de las primarias nacionales.

“El cronograma electoral nacional el año que viene comienza el 12 de junio y con ello el debate nacional por candidaturas y modelos políticos para el país. Nadie puede hacerse el distraído y no observar que elegir el gobernador y vice en esa situación estará sesgada por el debate nacional; argumentaron ayer desde la oficialista Unión por Córdoba.

La avanzada movió los cimientos políticos y desató fuertes críticas desde Cambiemos, que se vio obligado ayer a anunciar apresuradamente internas el 24 de febrero para dirimir las aspiraciones a la gobernación de dos radicales –el intendente capitalino Ramón Mestre y el diputado nacional Mario Negri (que ayer fue asaltado por motochorros en Córdoba)-, del macrista Héctor Baldassi y de Luis Juez (Frente Cívico). Aunque intentarán previamente arribar a un acuerdo y, de no lograrlo, desembocarán en la pulseada del 24-F, que tomaría la forma de una interna abierta y cruzada, para unir el candidato a gobernador de un partido con el vice de otro.

El acuerdo en torno a las internas fue sellado ayer por Mestre -presidente de la UCR-; Darío Capitani, del PRO; Ernesto Martínez, del juecista Frente Cívico, y Gregorio Hernández Maqueda, de la Coalición Cívica. Ayer Mestre no ocultó su malestar. Comparó la estrategia del oficialismo con las del kirchnerismo, que “pisoteaba las instituciones”, y a Schiaretti con “el presidente de la Conmebol”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario