Política

Revival 2015: Vidal vs. Aníbal Fernández en cumbre de "sororas" PRO

La gobernadora junta hoy a más de mil mujeres en San Fernando. Réplica a la misoginia del excandidato a gobernador kirchnerista y ofensiva sobre el massismo de la primera sección.

“Es nuestro mejor jefe de campaña”. Un funcionario de primera línea del Gobierno de María Eugenia Vidal todavía se mofaba anoche del exabrupto de Aníbal Fernández. El exceso verbal del último candidato a gobernador de Buenos Aires del kirchnerismo, quien comparó a la gobernadora con el femicida Ricardo Barreda, habilitó a Juntos por el Cambio a abrir una nueva ventana de votos en el tramo final de la campaña para la PASO del 11 de agosto.

El choque Vidal-Aníbal se convertirá hoy en San Fernando en un revival de la campaña 2015. En ese municipio de la primera sección electoral donde gobierna el massismo se reunirán hoy unas mil mujeres referentes del macrismo. Además de la gobernadora se espera la presencia de Elisa Carrió -quien hasta anoche no había confirmado su presencia-, de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, de las diputadas nacionales Graciela Ocaña y Silvia Lospenatto, y de las candidatas a legisladora María Luján Rey y Claudia Rucci, entre otras.

El acto, convocado antes del exabrupto de Aníbal Fernández, es organizado por la funcionaria de Desarrollo Social y candidata a intendenta del macrismo, Agustina Ciarletta. El evento se potenció porque servirá de tribuna para responderle al exjefe de Gabinete de Cristina de Kirchner, quien alteró la campaña de Axel Kicillof en el principal distrito electoral del país. El candidato a gobernador del Frente de Todos se despegó de las declaraciones de Aníbal: “La comparación con un femicida me resultó penosa. Desde el primer día mi campaña se trata de proponer y discutir ideas y prioridades. No quiero una campaña sucia ni de agresiones. No es mi forma de hacer política”. Pero algunas referentes mujeres de ese espacio no le perdonaron la agresión a Aníbal Fernández. Fue el caso de la candidata a legisladora porteña Ofelia Fernández, quien calificó al exfuncionario kirchnerista de “imbécil”. El fuego amigo en el panperonismo escaló de tal manera que María Teresa García y Graciana Peñafort salieron a reprocharle a la joven postulante porteña su reacción contra Aníbal. “Mire, Ofelia Fernández, en el peronismo no nos tratamos de imbéciles”, fue el cruce de García a Ofelia. La doctora Peñafort optó por otra metáfora: “Propios y ajenos me tienen las bolas al plato con discutir lo que dijo Aníbal”.

El fin de semana en Mar del Plata, junto a Mauricio Macri y Miguel Pichetto, la gobernadora recibió el apoyo de su propia tropa. El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio fue el primero en responderle a Fernández. Abrazó a Vidal en un acto y le dijo: “Yo s{i te confiaría a mis chicos”.

Para compensar la previsible derrota de la boleta Macri-Vidal en la tercera sección electoral, con epicentro en La Matanza y Lomas de Zamora, el macrismo intenta levantar en la primera sección donde la ventaja que tiene en Vicente López (Jorge Macri) y San Isidro (Gustavo Posse) se empareja con la supremacía del massimo en Tigre (donde Julio Zamora lanzó esta fin de semana su candidatura a la reelección) y en San Fernando. Además de Ciarletta, en la tierra del massista Luis Andreotti opera el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, quien maneja el vínculo de Vidal con los intendentes peronistas. La primera sección se convirtió, al igual que Córdoba, en un territorio clave para la campaña del kirchnerismo. En Ituzaingó, Alberto Descalzo prepara la inauguración del Hospital del Bicentenario, que podría contar con la presencia de Cristina. Además, la expresidenta y compañera de fórmula de Alberto F. estará el próximo sábado en Tigre junto a Sergio Massa para presentar su libro.

A pesar de la supremacía peronista, la provincia de Buenos Aires es todavía un botín electoral en disputa. En los comandos de campaña de Federico Salvai, jefe de Gabinete bonaerense, ubican a la fórmula Fernández-Fernández nueve puntos por encima del ticket Macri-Pichetto. Pero las mediciones disparan la incertidumbre en los dos bandos. En Juntos por el Cambio no creen que se plasme un corte de boleta histórico a favor de Vidal como muestran las encuestas. Mientras que en el Frente de Todos asisten a un repunte de más de 10 puntos en la imagen presidencial que no saben hasta dónde impactará el día de los comicios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora