Wall Street rebotó casi 4% pero el S&P 500 y el Nasdaq registraron su sexta pérdida semanal al hilo

Los principales índices de la Bolsa de Nueva York cerraron en terreno positivo luego de verse afectados durante la semana por los temores a una política más agresiva por parte de la Fed ante la inflación en Estados Unidos y el posible descrecimiento económico.

Wall Street subió impulasada por las empresas tecnológicas y de megacapitalización poniendo fin a una semana de fuertes oscilaciones en los mercados. Las señales de que la inflación está llegando a su punto máximo compitió con el temor a que el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal pueda llevar a una recesión.

El S&P 500 ganó 94,57 puntos, o un 2,41%, a 4.024,65 unidades, mientras que el Nasdaq subió 436,61 puntos, o un 3,84%, a 11.807,57. El Promedio Industrial Dow Jones subió 466,43 puntos, o un 1,47%, a 32.196,73.

"Las ganancias fueron lideradas por el repunte de los valores tecnológicos y afines, que habían caído en las últimas sesiones debido al alza de los rendimientos del Tesoro y a la posibilidad de que la Reserva Federal eleve las tasas de interés de forma más agresiva de lo previsto", dijeron los operadores.

Pese a esto, el S&P 500 y el Nasdaq registraron su sexta pérdida semanal consecutiva, la racha de caídas más larga desde el otoño de 2012 para el S&P 500 y desde la primavera de 2011 para el Nasdaq. El Dow Jones anotó su séptima caída semanal consecutiva, la serie más larga desde finales del invierno de 1980.

"¿Es un rebote del gato muerto? ¿O se trata de un reconocimiento por parte de los inversores, como yo creo, de que la venta ha sido exagerada?", dijo Oliver Pursche, vicepresidente senior de Wealthspire Advisors, en Nueva York, y añadió: "No me sorprendería ver una o dos semanas más de caídas, pero hay que mirar más allá de los índices y ver los fundamentos del mercado".

En las últimas seis jornadas bursátiles, el Departamento de Trabajo presentó cuatro informes económicos -crecimiento de los salarios, IPC, IPP y precios de las importaciones- que, en conjunto, sugieren que la inflación alcanzó su ápice en marzo.

"La señal es una buena noticia para los agentes del mercado que temen que la Fed pueda desencadenar una recesión con su próxima racha de suba de las tasas de interés para combatir la inflación", dijeron los operadores.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, confirmado el jueves por el Senado estadounidense para un segundo mandato, reiteró la determinación del banco central de luchar contra la inflación, pero dijo que cree que la economía puede evitar una grave recesión.

Powell "demostró humildad y seriedad al mismo tiempo", dijo Peter Tuz, presidente de Chase Investment Counsel en Charlottesville, Virginia. "Se está comprometiendo a controlar la inflación, incluso si admite que va a ser algo doloroso".

Dejá tu comentario