Segunda ola: primeros reclamos de gremios para freezar clases

Ambito Nacional

En PBA la exigencia emana de la Feb, de Udocba y de la línea disidente de Suteba. Sindicatos federales monitorean escalada de contagios. Queja también en La Rioja, donde suspendieron dictado en Arauco.

La empinada escalada de contagios en el país con el sello de la segunda ola mantiene en alerta a los gremios docentes, y ya brotan los primeros r eclamos formales -aunque de corte provincial- de suspender el dictado de clases presenciales. Una avanzada sindical que sin embargo hasta ahora está lejos de ser generalizada y que muestra expectantes a las conducciones nacionales, que piden mayores controles y grado de vacunación a los maestros pero sostienen por el momento la apuesta a la mayor “presencialidad cuidada” posible.

Los planteos comenzaron a hacerse sentir con más fuerza, y en boca de los sindicatos de línea más dura, desde la provincia de Buenos Aires, uno de los epicentros del azote de la nueva temporada del coronavirus. Pero también agitan el reclamo de un 100% de virtualidad en filas gremiales de otras provincias, como La Rioja.

En el plano nacional, en tanto, los sindicatos monitorean el avance de este escenario dinámico, aunque sin exigir medidas drásticas.

En esa línea, ayer el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, mantuvo un encuentro con el titular de UDA y secretario de Políticas Educativas de la CGT, Sergio Romero. “Pedimos mayor control en los protocolos, aceleración en la vacunación de los docentes y mejoras en la infraestructura escolar, pero coincidimos en que primero hay otras medidas para tomar en el campo social antes de llegar a la educación”, dijo Romero a Ámbito, respecto de una potencial suspensión de clases. En tanto, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) -que comanda Sonia Alesso- evaluará el escenario esta semana, en una reunión de secretarios generales. Esta semana un relevamiento oficial nacional sobre los casos positivos de covid-19 en los establecimientos del país, vía la plataforma Cuidar Escuelas, determinó que “la incidencia en el sistema educativo es baja”. La radiografía señaló que sobre 5.926 escuelas relevadas, representan el 0,12% de los estudiantes matriculados y el 0,79% del cuerpo de directivos, docentes y auxiliares (y el 0,16% y el 1,03%, respectivamente, si la lupa es puesta sobre los que asisten de manera presencial). Nación y buena parte de los gobernadores apuestan a maximizar las posibilidades de presencialidad de la mano del cumplimiento del protocolo y, de ser necesario, aplicar suspensiones focalizadas “en la mínima unidad geográfica posible”.

“Donde existan zonas o distritos en extremo riesgo se deben suspender temporalmente las clases presenciales”, lanzó en las últimas horas la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (Feb), Mirta Petrocini, con la mirada en enclaves “donde haya necesidad de resguardo por el aumento de contagios o por saturación o colapso del sistema de salud”, más allá del cumplimiento de los protocolos de rigor en las escuelas. Pero Petrocini redobló la apuesta. “Ya existen zonas o distritos de alto riesgo que deben activar y extremar medidas de prevención y resguardo de la salud, como lo es la suspensión de clases presenciales”, aseguró.

Previamente, había incursionado en esa senda la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba), de Miguel Díaz, al enfatizar que están “convencidos de que deben cesar las clases presenciales” porque “la salud de alumnos/as, docentes, auxiliares, y de sus familias se encuentra bajo amenaza” por “la velocidad de los contagios que atraviesan a comunidades educativas enteras”.

En cambio, al menos hasta ayer no se habían expedido Suteba -que lidera Roberto Baradel, de sintonía fina con los gobiernos nacional y bonaerense- ni tampoco el pleno del Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), coalición de colores múltiples que reúne a Suteba, Feb, Udocba, Amet y Sadop. Pero sí lo hicieron líneas disidentes de Suteba, que pasaron a la acción. En Ensenada, por caso, activaron ayer un paro de 48 horas en pos desuspender las clases por “contagios exponenciales”. Una pretensión similar blanden también sus pares de Suteba de Tigre, La Matanza, Escobar, Marcos Paz, Bahía Blanca, General Madariaga y Ensenada.

Desde el NOA, en tanto, el secretario general de la Asociación de Maestros y Profesores de La Rioja, Rogelio De Leonardi, apuntó al peronista Ricardo Quintela al afirmar que “el Gobierno debe suspender las clases presenciales en toda la provincia hasta que se avance con la vacunación”. “La segunda ola vino para quedarse”, advirtió. Como en cuatro departamentos catamarqueños, en el riojano Arauco se suspendieron las clases presenciales entre ayer y mañana por los contagios.

Dejá tu comentario