Cripto provincial, entre tentación financiera y trabas regulatorias

Ambito Nacional

Expertos señalan que el desafío es salir de la contradicción: que el Estado regule ceder control de activos.

Las provincias siguen explorando las alternativas de financiación en criptomonedas, en momentos donde el marco regulatoria tiene grises para una economía que se basa en la descentralización.

El distrito pionero en la materia fue Misiones, donde ya se creo este año el “Programa misionero de innovación financiera con tecnología blockchain y criptomoneda”, que busca crear una criptomoneda estable (stablecoin) que le permita a la provincia contar con otra herramienta de financiación en momentos de dificultades para los Estados de acceder al mercado de capitales en condiciones ventajosas y no recurrir al fantasma de las cuasimonedas. En el caso de la administración de Oscar Herrera Ahuad, la criptomoneda estaría atada a un bono o certificado verde. Intentos más tímidos avanzan en Córdoba, Catamarca o La Rioja, mientras que en Salta confirmaron a este medio que exploran aternativas basadas en la economía cripto.

“El potencial que tienen las criptomonedas y la tecnología blockchain es inmenso. En Salta estamos en una etapa de evaluación, dispuestos a innovar. Podríamos, por ejemplo, crear un bien digital, respaldado en regalías mineras, considerando reservas de litio u otro respaldo de relevancia y cotización internacional”, dijo a Ámbito Martín Güemes, secretario de Modernización de Salta. El funcionario de Gustavo Sáenz añadió: “Otra opción sería tokenizar activos con potencial de explotación que distribuyan ganancias en base a su recaudación, como por ejemplo, espacios turísticos”.
“Estos criptoactivos podrían generar la posibilidad de fondear proyectos de infraestructura, de realizar pagos ágiles a proveedores y también ser utilizada como medio de pago local que direccione el consumo”, añadió Güemes.

En tanto, el gobernador catamarqueño Raúl Jalil ya había propuesto a sus pares de Norte Grande avances en la materia, en especial en cuanto al marco regulatorio. La emisión centralizada por parte de un Estado parece entrar en contradicción con la lógica de las criptomonedas, donde Bitcoin es el principal exponente. La experiencia global marca extremos: mientras China prohibió todas las transacciones con criptomonedas, El Salvador estableció al Bitcoin como moneda de curso legal.

Respaldo

“Dependerá de la confianza que se tenga en el emisor, y de las condiciones que se pongan de esa ‘criptomoneda’,entre comillas porque vendría a ser un token”, explicó a Ámbito José Luis Del Palacio, socio de la plataforma Decrypto. “Hay dos modelos: emitir un token de deuda o circulación forzoso, o con respaldo, como puede ser en commodities. Respecto al de deuda, la Comisión Nacional de Valores ya señaló que cualquier emisión de deuda basada en blockchain puede ser considerada como deuda de oferta pública. Y la emisión forzosa es la memoria que tenemos de 2001: un token 1 a 1 con el peso o el dólar, donde la contraparte sea una provincia o un municipio automáticamente nos lleva a pensar en Lecop o Patacones”, agregó. Por eso, para Del Palacio, “los bonos con respaldos sí son viable”, y recordó que sería similar al “token de soja emitido en el sector privado”.

En esa lógica, Rodolfo Andragnes, presidente de la ONG Bitcoin Argentina, también separa la emisión de deuda de la posibilidad de “emitir un token con algún tipo de colateral, como regalías que se puedan poner en concreto y no una deuda futura”. “Lo más importante es cuál es el amparo legal respecto al riesgo del Estado. Si esta criptomoneda representará los lingotes de oro... cómo sé yo que el Estado no tendrá acceso a esos lingotes de oro. ¿Si viene un gobierno nuevo y no lo reconoce?”, se pregunta Andragnes. Justamente, asoma esa contradicción, ya que el desafío de los Estados es regular cómo hacer “para no tener poder sobre esa criptomoneda, cómo dejar de estar en el medio y a lo sumo ser un tenedor”. A diferencia, en el Bitcoin “no hay ninguna ley que pueda ir en contra de un activo subyacente, porque no hay activo subyacente, el Bitcoin no representa nada: esto es justamente lo que le da el valor positivo, y nadie en el mundo puede modificarlo. El estado, en cambio, puede cambiar y vetar la promesa de esa moneda, es el riesgo inherente”, afirmó el titular de la ONG Bitcoin Argentina.

Coincide en esa mirada Del Palacio: “El tema es que se está emitiendo algo que el Estado ya tiene en sus reservas. Jurídicamente hay que ver quién lo audita y que no se venda dos veces, tiene que estar muy bien implementado. Si está atado a un valor concreto, es legal; y las provincias van por ese camino”.

Regulaciones

Por su parte, Güemes se refirió al marco regulatorio: “Las regulaciones no están a la altura de las circunstancias, pero perfectamente se puede hablar de criptoactivos de gobiernos locales cuyo mercado sería el mundo. También existen herramientas como los contratos inteligentes o pensar en generar documentos públicos verificables mediante blockchain como producto y parte de un proceso de agilización de los trámites administrativos del Gobierno”.

En otras provincias siguen tanteando también esa posibilidad. En La Rioja mencionaron “hay conversaciones pero sin avances todavía”. En paralelo, en conjunto con Catamarca, la administración de Ricardo Quintela pidió al Banco Central que controle los negocios realizados con criptomonedas. “Tanto en Catamarca como en La Rioja detectamos empresas que con una habilitación municipal comercial captan ahorros públicos para invertir en criptomonedas con tasas muy altas, 15% mensual. Frente a esto, y como se trata de ahorros públicos, los gobernadores pidieron a Banco Central, que tiene el poder de policía de todo el sistema financiero nacional para que intervenga y revise si están dentro del marco de la ley”, sostuvieron desde despachos riojanos.

Dejá tu comentario