Tramo final en Santa Fe: JxC se entusiasma con ganar y asoma pareja la disputa Rossi-Perotti

Ambito Nacional

Será ajustada la interna del FdT, clave para el gobernador de cara a dos años de gestión. Frente Progresista discute también liderazgos.

Si en algún momento a nivel nacional se cuestionaron las PASO por ser una encuesta cara que no cumplía su principal objetivo (dirimir candidaturas), el caso de Santa Fe tira por la borda esos argumentos. En una provincia donde las internas ya son parte de la tradición -las primarias se instauraron en 2007, cuatro años antes que en Nación-, en estas elecciones los tres espacios que pujan por la hegemonía local presentan más de una lista: dos el oficialismo del Frente de Todos, dos el Frente Progresista que dejó el gobierno en 2019, y cuatro Juntos por el Cambio. Santa Fe pone en juego las tres bancas de senadores y nueve de diputados.

En ese ring, las últimas encuestas marcaron tendencias. Si bien todos los frentes relativizan los sondeos, la alianza PRO-UCR tiene una luz de ventaja en la sumatoria de votos de todas sus nóminas, mientras que en la pelea central entre el mandatario Omar Perotti vs. el exministro de Defensa Agustín Rossi se presenta pareja.

“Tenemos expectativas de ganar la provincia”, señalan desde los comandos centrales de Juntos por el Cambio. En rigor, sería repetir el resultado de las generales nacionales de 2019, cuando la lista amarilla dio vuelta el resultado adverso de las PASO. La imagen del PJ victorioso dos años atrás es estrictamente provincial, cuando Perotti en junio, en fecha anticipada, derrotó al socialista Antonio Bonfatti.

Los relevamientos le dan la razón a ese entusiasmo, y en el escenario asoma una disputa entre las listas que para la Cámara Alta encabezan Federico Angelini y Carolina Losada. Más atrás queda el exintendente capitalino José Corral y el exministro de Seguridad del Frente Progresista, Maximiliano Pullaro. “Angelini tiene buenas posibilidades, porque tiene el respaldo explícito de Mauricio, Patricia y Horacio, que no se da en muchas provincias”, afirmaron desde el PRO. Curioso: en la provincia tanto Macri como Cristina Kirchner tienen una imagen negativa muy alta, sin embargo el piso de apoyos de Macri en Santa Fe, pese a ser relativamente bajo, puede ser vital para Angelini en una interna entre cuatro frentes.

El espadeo con Losada sumó voltaje en estos días, ya que la experiodista cuestionó con críticas a Macri que, de asumir en el Senado, Angelini dejará su banca en Diputados y lo reemplazaría la actual diputada provincial Cesira Arcando, del partido FE, que se mudó al Frente de Todos. Ayer, Bullrich acusó a Losada de mentir y explicó que por la ley de paridad de género el lugar de Angelini en la Cámara Baja lo ocuparía un radical, en referencia a Carlos Rodolfo de Lorenzi.

“Para las generales será otra campaña, habrá que barajar y dar de nuevo”, mencionaron. Es decir, quizás Macri tenga menos protagonismo en una general que en las PASO, donde los ganadores de internas deberán retener los votos de sus rivales. En JxC creen que el de más dispersión será el de Pullaro, identificado con el Frente Progresista. También prefieren que en la interna PJ el ganador sea Rossi, para favorecer la polarización.

Liderazgos

“En 2017 las PASO las ganó el PJ y las generales las ganó Juntos por el Cambio, con Albord Cantard”, mencionan en el peronismo santafesino. Y recalcan la figura de Cantard, un cara poco conocida, que logró llevarse aquella elección. En la provincia circulan varias encuestas: algunas dan victoria para la boleta que para el Senado lleva a Rossi y la vice Alejandra Rodenas, y otras ponen al frente al binomio Marcelo Lewandowski - María de los Ángeles Sacnun, con Perotti como precandidato suplente. Esta última ristra cuenta con el apoyo de la Casa Rosada y de Cristina Kirchner, quien se fotografió incluso con los postulantes (también con Roberto Mirabella, cabeza para Diputados, mano derecha del gobernador) en el Instituto Patria semanas atrás. Lejos de bajarse, Rossi redobló la apuesta ante el confuso episodio en el cual desde el Gobierno nacional lo subieron primero como candidato estrella sobre el cual debía girar la lista de unidad, y luego lo corrieron de la cancha, con pedido de renuncia al Gabinete (y a distancia) incluido.

La máxima inicial que barajaban los estrategas se puso en duda en el sprint final, hecho que lleva a imaginar un score ajustado. La lógica indicaba que Rossi comenzaría la campaña en ventaja por su alto grado de conocimiento en el electorado y que con el correr de los días Lewandowski tendría una estampida en la intención de votos. “Lewandowski creció, pero no explotó. Y Rossi bajó, pero no se hundió”, mencionaron a Ámbito desde la provincia, para graficar la situación. Para Perotti será clave ganar la interna, ya que sin posibilidad de ser reelecto por impedimento constitucional, está en disputa además de las candidaturas el eje de poder del PJ en los próximos dos años de gestión, con la sucesión 2023 a la vista y su relación con Rodenas en un plano transversal.

En tanto, el Frente Progresista está en pleno reacomodamiento tras la muerte de sus principales referencias: los exgobernadores Miguel Lifschitz y Hermes Binner. “Santa Fe es un escenario de tercios, donde siempre uno de los frentes baja un poco. Este año ese espacio será el Frente Progesista”, sostuvieron desde la provincia. En esa reconstrucción que apunta también al 2023, la viuda de Lifschitz, Clara García, encabeza la listas para el Senado que tiene más chances de vencer. García aglutina nombres de la última gestión del socialismo, la de su exesposo. Enfrente estará Rubén Giustiniani, quien de regreso al partido busca discutir los liderazgos de esa alianza que perdió a buena parte del radicalismo en manos de Juntos.

Dejá tu comentario