Misiones explora la producción de amoníaco verde con financiamiento de la Unión Europea

Ambito Nacional

Esta iniciativa busca aprovechar el hidrógeno verde, producido por la planta piloto "H2 Hidrógeno Misiones", y llevarlo a una escala comercial con la llegada de socios que incorporen nuevos desarrollos y aplicaciones.

El Parque Industrial y de la Innovación de Posadas (PIIP) explora junto a la Unión Europea -a través del programa Low Carbon and Circular Economy Business Action (LCBA) en Argentina-, la viabilidad de desarrollo de una planta de producción de amoníaco verde a escala comercial en la provincia de Misiones.

Esta iniciativa surge de buscar nuevas vías de aprovechamiento al hidrógeno verde producido por la planta piloto “H2 Hidrógeno Misiones”, un proyecto escalable que busca sumar nuevos socios y colaboradores para incorporar desarrollos y aplicaciones para el uso del hidrógeno generado.

Dentro de sus potencialidades se estudia su uso comercial y doméstico a nivel nacional con redes autónomas de gas, como apuesta de movilidad limpia para vehículos industriales y comerciales y para la generación de subproductos derivados para su uso agroindustrial.

El programa LCBA es una plataforma de negocios B2B de la Unión Europea que apoya proyectos verdes que requieren la incorporación de servicios o tecnología de punta europea, y en este caso, se sumó al proyecto H2 Hidrógeno Misiones en su fase de detección de necesidades y búsqueda de socios tecnológicos.

El amoniaco verde se convirtió en un valioso aliado de la descarbonización, por su proceso de producción renovable, y en un producto de gran atractivo por sus múltiples aplicaciones comerciales y volumen de negocio que puede generar.

Se calcula que el mercado del amoniaco convencional produce industrialmente cada año 180 millones de toneladas, casi la misma cantidad que produce la naturaleza, y reducir las emisiones de CO2 que derivan de su fabricación es esencial para cumplir con las metas climáticas de los países.

En palabras del presidente del PIIP, Christian Piatti “se estima que un 80% del amoniaco producido en el mundo se emplea para la producción de fertilizantes nitrogenados. El apoyo que brinda LCBA permite explorar cómo esta idea genere un triple impacto positivo: social, económico y medioambiental”.

Por su parte, el ministro consejero de la Delegación de la Unión Europea en Argentina, Jorg Weberndorfer, dijo que "es un honor apoyar un proyecto pionero en una alternativa energética incipiente que va a marcar el curso de la descarbonización".

Dejá tu comentario