Scioli quiere 10 mil policías más en calles

Ambito Nacional

Buenos Aires - Daniel Scioli le entregó ayer el mando del Ministerio de Seguridad y Justicia a Ricardo Casal, tras la salida de Carlos Stornelli dispuesta por el gobernador en un intento por revertir la crisis de inseguridad en la que sigue sumergida la provincia de Buenos Aires.

Durante una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno bonaerense -en la que también estuvieron el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y el jefe de la Policía, Juan Carlos Paggi-, Casal afirmó que «la unificación de ambos ministerios tiene contenido de bloque para la seguridad, una nueva estrategia transversal a varios organismos y sistemas públicos».

«Cuando decimos más policías en las calles, lo decimos con un criterio focalizado inteligente, remarcó el flamante ministro y anunció una serie de medidas incluidas en un plan a largo plazo (ver cuadro), que contempla fundamentalmente inundar las calles de efectivos policiales (estiman unos diez mil en 2011) y reforzar la presencia del Estado en las zonas más carenciadas del conurbano.

Por su parte, Scioli aseguró que todavía «hay asignaturas pendientes y expectativas que cumplir», al defender la fusión de los ministerios de Seguridad y Justicia. Justificó las modificaciones en el Gabinete al remarcar que «son etapas» y señalar que está «haciendo una evaluación de las demandas ciudadanas».

El martes, el gobernador sorprendió al anunciar la unificación de los ministerios, lo que implicó el desplazamiento de Stornelli, quien hoy reasumirá su cargo en la Fiscalía Federal 4 de Capital Federal.

El ahora ex ministro de Seguridad venía siendo blanco de una serie de críticas por su errática política para combatir la delincuencia, situación que se acentuó el año pasado con diversos hechos, como los asesinatos de Wilde y el caso de la familia Pomar.

Dejá tu comentario