Ambito BIZ

Causas verdes en la Universidad

Techos con paneles solares, campañas de concientización y la creación de una reserva natural son algunas de las acciones que realizan las casas de estudio.

La sustentabilidad en las casas de altos estudios dice presente desde hace tiempo y no es parte de una tendencia de moda. Desde planes de estudios hasta ambiciosos proyectos medioambientales, desde edificios inteligentes hasta prácticas de consumo responsables, así de amplio es el abanico de opciones con las que las universidades exploran el triple impacto.

Uno de los programas insignias de la Universidad de Belgrano es la creación de una reserva natural universitaria a través de biocorredores con el objetivo de contribuir a la conservación de la biodiversidad de la región metropolitana. “La urbanización provoca la fragmentación de los hábitats. Reducirla mediante la conexión es una solución interesante. De este modo surge el concepto de corredor, una matriz territorial de usos de la tierra que conecta fragmentos de hábitat natural a través del paisaje”, apunta Eduardo Haene, investigador de la UB. La idea nació de un estudio en un jardín nativo en el Parque Tres de Febrero en donde se relevaron 65 especies de plantas nativas y 71 especies de insectos y ocho aves en donde se advirtió la riqueza botánica que hay en la Ciudad.

En la UCES adoptan la sustentabilidad desde su oferta académica. No necesariamente con el dictado de especializaciones en RSE, sino en el fomento de planes de estudio que apunten al desarrollo sostenible. En esa línea hace dos años lanzaron las carreras de Agronomía y Veterinaria en Cañuelas, en donde cuentan con extensiones de tierra para agricultura intensiva y extensiva y se construyó un hospital para animales. “La universidad asegura el desarrollo sustentable del país a través no sólo de la formación de profesionales, sino también con investigación en el área y desarrollo y actividades de extensión universitaria”, señala Gastón O’Donnell, el rector de la universidad.

Hay universidades que focalizan sus programas en acciones intramuros con es el caso de la UADE que desarrolló una estrategia sobre la base de cinco tópicos: residuos, agua/aire, energía, movilidad e infraestructura sustentable. Quizás el programa más desarrollado apunta a la gestión responsable de residuos con campañas de concientización y el reciclado de papel y plásticos. También prestan especial atención al reducir el consumo energético. “Vemos las consecuencias de la contaminación, el abuso energético y los trastornos por el cambio climático. Hacemos acciones tendientes a combatir esto y se lo transmitimos a colaboradores, docentes y estudiantes”, sostiene Lucas Martínez, Coordinador de Extensión Universitaria en UADE.

Minimizar el consumo de papel y fomentar el reciclaje es uno de los objetivos verdes de la Universidad Austral. Desde hace más de un año se implantó el cambio de papel y pasaron de imprimir en hojas blancas a las recicladas. Además se implementó un programa en donde en cada unidad de trabajo se dispuso una caja para concentrar el papel y cartón en desuso para luego recolectarlo y donarlo a la Cooperativa de Reciclado del Norte de Derqui, en la que trabajan unos 400 recolectores sociales de la zona. “Los programas de sustentabilidad son, por definición, acciones en desarrollo, nunca pueden darse por concluidos porque siempre se puede ser un poco más amigable con el ambiente, un poco más eficiente en el uso de recursos, un poco mejor humanos”, define Astrid Marta, jefa de Planning y Calidad del IAE.

La Universidad Torcuato Di Tella inauguró en su Edificio Alcorta una terraza verde transitable de 1.970 m² con sectores de jardín y paseos para actividades al aire libre. Además cuenta con un anfiteatro y mirador con vista al Río de la Plata y a la Ciudad. El lugar cuenta con vegetación nativa o adaptada compuesta por árboles, arbustos, herbáceas y cubresuelos de bajo requerimiento hídrico. Por último, destacan que el sistema de riego por goteo minimiza el consumo de agua de red ya que se alimenta del agua de condensado de los equipos de aire acondicionado.

“Nuestro objetivo es reducir el impacto ambiental de las actividades que realizamos en la universidad; para ello hemos desarrollado un plan que cuenta con diferentes iniciativas”, explica Carolina Marro, directora de Comunicación de la San Andrés, y enumera acciones relacionadas con el reciclado, la colaboración con hospitales y el municipio de San Fernando. También el fomento del transporte público de alumnos y empleados a través del uso de combis que los acercan de la estación Victoria al campus. Pero la última apuesta de UDESA es la reciente instalación de paneles solares en el nuevo edificio busca abastecer el 50% del consumo energético de la institución. “Apuntamos a escalar este proyecto para continuar favoreciendo el uso de energías renovables”, concluye Marro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario