Boca impugnó al Bolívar y podría ganar los puntos

Deportes

Boca Juniors impugnó ante la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) la participación de dos jugadores de Bolívar, quienes actuaron en el encuentro que ambos equipos igualaron 0 a 0 el miércoles pasado en La Paz.

La impugnación afecta a los futbolistas Juan Doile Vaca y Zackary Flores, según anunció en La Paz Alberto Lozada, funcionario de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y confirmó el departamento de prensa de Boca.

Doile Vaca y Flores están en litigio con el club The Strongest, de La Paz, al igual que Diego Issa, y los tres fueron inscriptos por Bolívar para jugar la Copa Libertadores de este año.

Si se comprobara la irregular habilitación de los jugadores impugnados, Boca sumaría dos puntos más al que obtuvo en la cancha cuando jugó con Bolívar.

The Strongest reclama incumplimiento de contrato de parte de los tres jugadores, quienes a pesar del litigio fueron inscriptos por Bolívar para la edición 2007 de la Copa Libertadores.

Desde Bolívar, sin embargo, el titular del club, Mauro Cuéllar, afirmó que la entidad paceña actuó de acuerdo con los reglamentos.

De todas maneras, deslizó una sutil queja cuando recordó que su club jamás protestó las decisiones de la Conmebol, "ni siquiera cuando le cambiaron la localía alegando un error en la Internet".

El próximo juego de Bolívar será el martes 27 frente a Toluca en México, mientras que Boca Juniors será local el 1ro de marzo ante Cienciano, de Perú.

"A Boca le recomendamos que antes de presentar una protesta de estas características reúna muchas más pruebas", advirtió Cuéllar.

El conflicto de los jugadores está dado porque en una Copa Aerosul, Bolívar había inscripto a esos futbolistas sin documentaciones.

"Esa Copa fue una competencia previa a la Libertadores. Como Aerosul es una compañía sin mayor capacidad organizativa, los anotamos sin más documentos que su voluntad de jugar en Bolívar, pero cuando vino el momento de ir a la Conmebol aportamos toda la papelería necesaria", expresó.

En ese sentido habló de fichas, fotografías, firmas, cartas de intención de los jugadores y otra clase de papelerío exigido por la Conmebol.

"Creo que esta denuncia es una campaña de desprestigio, un intento por internacionalizar el tema", consideró Cuéllar, apuntando presuntamente a las internas del fútbol de su país.

Dejá tu comentario